Simona

Imaginar sus caricias me recuerda el olor de su piel, la brisa en las noches frías me recuerda el sabor de sus besos, y los pensamientos en las noches de insomnio me preguntan en cómo podrá ella estar, dónde fue a parar y en lo hermosa que a lo mejor podrá estar.


2Me gustan
1Comentarios
723Vistas
AA

6. Pablo

—Pablo…. Pablo –Hablaba la voz de Lucas con sutileza, y poco a poco su mirada se puso más clara en mis ojos, los cerré de nuevo y suspire cansado, tenía un poco de dolor de cabeza – ¡Pablo!
—Ay pero…-Lo mire sin terminar la oración y Lucas se alejó de mí.
—Debemos ir a escoger las facultades de idiomas. ¿Piensas quedarte? –Pregunto Martin  saliendo del living.
—¿Puedo ir más tarde, acaso? –Pregunte.
—Seguro, no lo sé en realidad –Hablo Lucas acomodando su camisa.
—¿Qué hora es? –Pregunte tocando mi cabeza, me dolía bastante en realidad.
—Las diez de la mañana –Informo Martin abriendo la puerta de la habitación.
—¿Qué? ¡LUCAS! –Grite mirándolo. ¿Cómo se había atrevido a despertarme a esa hora? Estaba completamente loco.
—¿Qué pasa, hombre? –Me miro sin entender mientras Martin lo esperaba aun en la puerta.
—Tengo resaca, hermano ¿Qué son estas horas? –Mire alrededor confundido - ¿Y Simona? 
—Salio esta mañana, dio las gracias y me pidió que te pidiera perdón por todo, que no había estado bien todo lo de anoche –Hablo Lucas con una mirada más confundida que la mia.
—¿Cómo? –Me levante de la cama.
—¿Paso algo ayer? –Pregunto Martin y yo solo lo mire.
—Nada paso –Dije.
—Pablo… -Mire a Lucas quien se cruzó de brazos – Te conozco.
—¿Qué? Solo vinimos a tomar cervezas aquí, ella peleo con su novio y yo decidí acompañarla, nada de lo que se imaginan paso –Aclare y me intimide un poco más con sus dos miradas pensativas y perdidas – Lo juro, solo tomamos.
—Bueno, eso ni nos incumbe, es mejor que salgamos ya Martin –Lucas salió de la Habitación.
—Te vemos en el almuerzo, Pablo–Se despidió Martin y cerró la puerta, mire a mi alrededor, al parecer ellos habían organizado el desastre de latas de cervezas que entre Simona y yo habíamos hecho. Ah, Simona ¿Por qué mierda había mandado disculpas? Ella es malditamente genial, no hizo nada mal.
Salí al balcón de la habitación y mire dese allí todo el campus, estaba lleno de edificios de hospedaje ¿Dónde podría encontrarla ahora? ¡Mierda!

Me metí a la ducha sin esperar más y al salir tome un poco de agua, iría a buscar alguna pastilla, pues aún tenía resaca, me vestí, tome el portafolio del intercambio y Salí de la habitación, tome el ascensor y al salir con la manilla de salida camine rápidamente por el campus hacia la facultad de Francés, tal como le había dicho a Angel que escogería.

—Buenos días –Le hable a la secretaria, la cual me recibió con una cálida sonrisa.
—Buenos días, bienvenido a la facultad de Francés. ¿Necesitas información o vienes a inscribirte? –Pregunto amable.
—Am, vengo a inscribirme –Informe.
—Bueno, solo tienes que darme tu nombre, edad, colegio y numero de carnet –Pidió tecleando en su computadora y yo solo saque mi billetera, pues allí llevaba el carnet del colegio.
—Mi nombre es Pablo, tengo Diecinueve años , estudio en el Junior Mckensie High School y mi número de carnet es 9669
—Gracias, ahora solo…. Debo tomarte una foto –Me miro y yo lo mire aterrado, tenía resaca, no podía tener una cara de colchón peor a la de ese día.
—¿Necesariamente hoy? –Pregunte haciendo una mueca.
—Es ahora o nunca, cariño. Rió la recepcionista y yo suspire.
—¿Tiene algo para peinarme al menos? 
—No, así te ves bien, no puedo esperar mucho –Hablo seria y yo solo rodee los ojos, esto no podía ser peor, me senté donde me indico y mire a la cámara aburrido.
—¿Ya la tomo? –Pregunte.
—Sonríe –Dijo casi tomándola, suspire de nuevo y sonreí sin ganas -¡Genial! –Sonrió y yo me levante de la silla, me pare de nuevo frente a su escritorio y espere a que plastificara el nuevo carnet que haría con la horrible foto que había acabado de tomarme –Aquí tienes, cariño –Dijo sin quitar la sonrisa de sus labios y yo recibí el carnet desanimado.
—Gracias –Dije saliendo de tal facultad y mire el carnet mientras caminaba cabizbajo. ¡Mierda! Había salido con un ojo más pequeño que el otro y, digamos que con esa sonrisa podría ganarme el premio a la más falsa de todo el campus de este intercambio. Sabía que iba a quedar algo similar a eso.

Guarde el carnet después de lamentarme mucho, y luego camine por los pasillos hasta la zona de restaurantes, quería almorzar solo para pensar y organizar mis días, la recepcionista me había dado un recibo con un número al cual debía llamar para que me dieran el horario de clases, así que esperaría hasta después del almuerzo para llamar, ni si quiera había alcanzado el desayuno, y estaba demasiado hambriento.

—¿Qué vas a ordenar? –Pregunto la mesera al lado mío. La mire.
—Unos tacos, por favor -Pedí y ella asintió, lo bueno era que podía pedir lo que quisiese y no tendría que pagarlo, me habían dado una manilla que significaba “Todo pago” o algo así había explicado esa profesora, que por cierto, ya no la había visto en unas horas, tenía también que ir a reportarme.

Comí tranquilamente y observando a la mayoría de chicas que pasaban a esa hora por ahí, unas con sus amigas y otras muy solas, muy solas y hermosas.
Pero Simona, ella me tenía pensativo todavía, lo único que al menos me había dicho era que venía de california, y así podría buscarla pero ¡Hay tanta gente de allí! Y….hay bastantes llamadas Simona  para ser sinceros. Termine de comer y deje mi plato justo en donde estaba, Sali de de la zona de comidas y recibí un mensaje de Louis.
“¿Qué facultad cogiste?”

“La de Francés ¿Y tú?” – Lo envié y guarde mi celular, continúe caminando por los pasillos sin rumbo y recibí la respuesta de Mat en menos de un minuto.

“Inglés e italiano, pero eso no interesa ahora, ven a donde estoy, debo presentarte a alguien. Ando en la zona de picniks” – Leí el mensaje de Mat y guarde el celular de nuevo. Mire a mi alrededor y solo vi chicos y chicas caminando de facultades a otras, unos hacia la playa y otros hacia las piscinas, pero no encontraba la tal zona de picniks.
—Disculpa –Le toque el hombro a una chica que hablaba en un grupo de gente, ella se volteo sonriente y yo solo la mire sin poderlo creer, sonreí al instante y ella me miro de arriba abajo, si no me recordaba iba a odiarla de por vida –Eres….
—Allison –Rio y estrecho mi mano – y tu….¿Pa..? ¿Pam..? 
—Pablo–Reí corrigiéndola y ella se ruborizó – ayer estabas con uno de mis amigos, Martin.
—Claro, lo recuerdo –Sonrió una vez más y acomodo los libros que llevaba en la mano.
—Oye, ¿Has visto a  Simona? –Pregunte interesado –No sé nada de ella desde ayer a las tres de la mañana más o menos –Hice la cuenta y Allison rio.
—¿Simona? Claro ella….
—Allie –Gritaron su nombre y ambos volteamos, un chico se dirija hacia ella, era rubio y tenía un caminado excesivamente gay, su voz también lo defraudaba y, vestía “Muy a la moda”
—Anthony –Sonrió y lo abrazo, el beso su mejilla. Yo guarde silencio y el me miro sonriendo.
—Que tal –Sonrió animado y Allie rio.
—El es Anthony, mi mejor amigo –Sonrió presentándomelo y yo estire mi mano para estrechársela.
—Soy Pablo –Dije, pero antes de que pudiéramos estrechar manos el beso mi mejilla, lo mire algo raro y el aun sonreía.
—Es un gusto, am. ¿Sera que dejas de coquetear un rato con mi mejor amiga y me la prestas un rato? –Pregunto y yo hice un gesto de que podía mientras ella reía.
—No exageres Anthony, solo somos amigos –Dijo ella sin parar de reir mientras Anthony la arrastraba lejos de mi.
—Como digas –Dijo el a lo lejos.
—Te hablo luego Pablo –Se despidió Allison volteándose con su amigo y yo me quede allí parado mirándolos como idiota. Ella era mi única información para encontrar a Simona, pero no, llega su amigo raro y se la lleva interrumpiéndonos por completo, suspire pesado y camine hacia el mapa del intercambio para mirar donde quedaba la zona de picniks, ya que sabia que cuando llegara Mat iba a matarme por tal demora.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...