Simona

Imaginar sus caricias me recuerda el olor de su piel, la brisa en las noches frías me recuerda el sabor de sus besos, y los pensamientos en las noches de insomnio me preguntan en cómo podrá ella estar, dónde fue a parar y en lo hermosa que a lo mejor podrá estar.


2Me gustan
1Comentarios
774Vistas
AA

4. Noche Inolvidable

—Se los dije, chicos, era capaz de hacerlo, hasta nos invitaron a la fiesta de esta noche –Hablo Martin mientras esperábamos el ascensor.
—¿Y vas a ir a esa fiesta? –Pregunto Mat.
—Tal vez, si ustedes se animan…
—Yo si me animo, no sé qué digan ustedes –Los mire.
—Todo depende –Musito Angel.
—¿De qué? –Preguntamos Martin y yo al unísono.
—De lo que tengamos que hacer mañana, recuerden que esto es un intercambio, no vinimos de vacaciones –Dijo Nicolas .
—Además, esas chicas solo le hablaron a Martin, ni modo nosotros llegar de metidos. No, ni en un millón de años –Continuo Angel.
—¿Y qué es lo que tenemos que hacer mañana? –Pregunto Liam mientras nos montábamos todos al ascensor.
—No es mucho, es más, no es nada, solo ir a las diferentes facultades de idiomas e inscribirnos –Hable.
—¿Cómo sabes? –Me miro Mat.
—Pablo leyó el portafolio que nos dio la profesora al llegar –Informo Martin y todos guardaron silencio.
—Deberíamos ir a esa fiesta chicos, después de todo si nos dará el tiempo –Dije y todos me miraron, llegamos al piso de Mat y él se bajó de inmediato.
—Procurare dormir un poco, en la noche quizás los llame para ver que hacemos –Hablo Mat.
—Está bien –Dije y el ascensor cerró sus puertas de nuevo - ¿Y ustedes? ¿Pensaran las cosas como Mat? –Pregunte mirando a Angel y a Nicolas.
—Veremos que hacer, Pablo, deja de agobiarnos tanto, apenas llegamos –Rio Angel y Nicolas asintio.
—Como digan –Se encogió de hombros Martin y el ascensor abrió sus puertas, fue entonces cuando nos bajamos.
—Los busco en la noche, adiós –Dije y ellos se despidieron también, seguido de eso abrimos la puerta de nuestra acogedora habitación y sin siquiera pensarlo me tire a la cama.
—No te preocupes,Pablo, si los chicos no van podríamos irnos tú y yo –Sonrió Martin sacando una toalla de su maleta y su asentí.
—En eso estaba pensando, amigo –Dije encendiendo la televisión.
—Estaré en el balcón tomando un poco de sol, si me necesitan allí estaré –Aviso Lucas y yo no le preste mucha atención, cerré mis ojos relajado y en menos de cinco minutos me había quedado dormido.

***

—Tendremos que irnos sin el –Rio una voz femenina y yo abrí mis ojos lentamente ¿Estaba soñando o había una chica en la habitación? Deje de abrir los ojos al ver que ella posos su mirada en mí y luego comenzó a murmurarle algo a su amiga, quien también me miro sonriente y luego asintió –Am Martin, creo que ya despertó –Hablo de nuevo la chica y yo me removí en la cama.
—¿Qué hacen las chicas aquí, Martin? –Pregunte apenado y ellas sonrieron.
—Vinieron a llevarnos a la fiesta, después de todo yo no estaba completamente seguro de donde era –Hablo acercándose a mí.
—Ah –Sacudí mi cabeza para despertarme del todo y las mire de nuevo –Hola –Las salude.
—Hola –Dijeron ambas al unísono y luego sonrieron.
—¿No vas a ir? –pregunto Lucas colocándose un buso. Lo mire extrañado.
—¿Tu si iras? –pregunte.
—Sí, no hace mal un poco de baile, pero esta vez uno civilizado, no como aquel de la playa –Hablo Lucas haciendo reír a las chicas, Martin miro apenado y yo reí al igual que ellas.
—¿Y los chicos? –Pregunte.
—Ellos fueron hace un rato, están allá –Hablo una de las chicas robándose mi mirada.
—Oh –Dije atontado.
—Él era el más animado y ni siquiera está listo –Rio Martin y yo le tire una almohada.
—Estaré en unos minutos, pueden ir yendo si quieren –Dije y ellos asintieron –Oye y… -Mire a las chicas y ambas me miraron - ¿Estará Simona? –Pregunte interesado y ellas se miraron confundidas.
—¿La conoces? –Pregunto una de ellas.
—No, pero oí su nombre en la playa, es…linda –Acepte.
—Ah…si, ella esta allá de hecho –Sonrió la otra chica.
—Pero…tiene novio –Informo la otra y Lucas yMartin comenzaron a reír ¡Imbéciles!
—No te preocupes, Pablo, hay más lindas por ahí –Me consoló Martin aun riendo y yo lo fulmine con la mirada.
—Solo dije que era linda, no es para tanto –Dije fingiendo que no me interesaba pero la verdad de todo es que….mis ilusiones se habían ido al suelo, era de esperarse, una chica tan hermosa como Simona sin novio no sería posible.
—Como digas, te esperamos allá, Pablo –Hablo Lucas tomando de la mano a una de las chicas, y Eric hizo lo mismo pero con la otra ¿Qué rayos había pasado? ¿Ya estaban saliendo sin casi conocerlas? O bueno…así eran casi siempre, los mire salir y cerrar la puerta y al instante de estar pensando, decidí meterme a bañar, entre más rápido estuviera, mas disfrutaría.

***

Baje por el ascensor pensando un poco en lo que haría al llegar a tal fiesta, y conociendo a los chicos como lo hacía, sabría que ya todos estaban emparejados, o con alguien en plan para besarla esa noche, así eran todos, así era yo, no me tomaba tantas cosas en serio, y mucho menos una chica, y por eso no me preocupaba en el peor de los casos, sabía que alguna en cualquier momento aparecería para pasar un buen rato o….lo que surgiera.

Pregunte en recepción sobre la fiesta y me indicaron donde, camine a paso rápido, y al llegar vi que estaba realmente prendida, me ofrecieron de inmediato un vaso de vodka, lo tome y me adentre en la gente que bailaba, busque en las mesas a mis amigos y en una esquina los vi a cada uno con su chica, tal como lo había pensado. Sonreí y me acerque a ellos.

—Buenas, Buenas –Salude y todos me miraron, todas esas miradas eran conocidas, incluyendo la de Simona, sonrió al verme después de beber un poco de su vaso de vino, supuse que el de su lado era su novio, y le sonreí también mirando como estaba Simona, vestía con unos pantalones cortos, más cortos de lo que pudiese imaginar, y un camisón semitransparente, dejando ver su hermoso cuerpo y el top que llevaba puesto.
—Toma asiento –Pidió una de sus amigas sacándome del trance y eso fue lo que hice, me senté quedando al frente de esa hermosa mirada que en momentos repentinos me penetraba dejándome sin saber a dónde más mirar.
—¿Vamos a bailar? –Le pregunto Angel a su acompañante, la cual desconocía completamente. Ella asintió y ambos se fueron a bailar, al igual que Lucas y la chica, Martin y la chica, Mat y la chica y Nicolas y la chica. Todos tenían pareja excepto yo, eso me estaba irritando, pero tal cosa no era lo peor, estaba ya hasta de violinista junto a Simona y su novio, quienes no habían ido a bailar, yo bebí un poco de vodka y ella me miro, su novio la buscaba para besarla y ella le hacía señas de que no quería ¿Acaso estaban peleando? Todo parecía indicar, mire atento sus escenas sin soltar mi vaso de vodka y un poco divertido, claro…divertido solo hasta el punto de ver que ese marica le cogió la cara a Simona a la fuerza he hizo que lo besara, ella intentaba quitarse pero por lógicas de la vida él tenía mucha más fuerza. No soporte mucho ver eso, así que sin pensarlo tire la mesa contra ambos he hice que el quedara acorralado entre esta y su asiento, Simona  se alejo de inmediato y me miro asustada. 
—Ella no quiere besarte ¿Qué parte de eso no entiendes? –Pregunte serio y el tipo corrió de nuevo la mesa de manera en que pudiera liberarse.
—Es mi novia, no te incumbe –Dijo encendiendo un cigarro.
—Vas ahogarnos a todos aquí –Dijo ella.
—No me interesa –La miro por encima del hombro y le quito la mirada rápidamente, mirando como otras chica bailaban.
—Prometiste que no volverías hacerlo –Dijo.
—Ya te lo dije, no me interesa –Repitió sin siquiera mirarla.  Simona se alejo un poco de él y bajo su mirada a su celular, sentí un poco de rabia, se suponía que el tipo era su novio, no tenía por qué tratarla así, era un completo imbécil. suspiro aburrida, así que decidí sacarla a bailar, y no le veía algo de malo, pues si su novio no lo hacia, tal vez alguien como yo si tendría el derecho de hacerlo.

—¿Bailas? –Le pregunte y ella me miro, al igual que su novio.
—Yo… -Iba a tomar mi mano pero el idiota se la bajo y la acerco a ella.
—No –Respondió por ella.
—Le hice una pregunta a la que haces llamar tu novia, no a ti –Le dije casi sin paciencia.
—Quiero bailar, Samuel, déjame –Pidió y el negó tirándole humo de cigarrillo a la cara.
—He dicho que no, linda –Dijo pasivo mientras ella tosía ahogada.
—¿Qué demonios pasa contigo? –Pare al tipo de la camisa y lo golpee en la cara fuertemente - ¡Es tu novia, hombre! Así no trates a una mujer, nunca en tu vida ¿Escuchaste? –Lo solté contra su asiento y tome a Simona del brazo para luego sacarla de tal lugar, se veía un poco sorprendida, pero en cierto modo sabía que había hecho lo mejor, y el idiota de su novio se lo merecía.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...