Eternal Dream(Sueño Eterno)

  • por
  • Rating:
  • Publicado: 20 sep 2013
  • Actualizado: 12 dic 2014
  • Estado: In Progress
Emma es una chica con un pequeño secreto,normalmente no le gusta llamar la atencion hasta que un dia...

Espero que les guste,la verdad he pasado mucho tiempo sin escribirla.
Aun no me animaba a publicarlo en algun lugar,por que me daba nervios =S
Bueno disfruten =)

4Me gustan
6Comentarios
512Vistas
AA

5. Capitulo 4

El amanecer

Nos fuimos de ese lugar y nos dirigimos hacia la casa en donde vivía Justin con sus hermanos, al llegar al lugar la casa era inmensa;  aunque por fuera parecía muy antigua por dentro era extremadamente moderna. Al llegar, ambas nos sentíamos mejor pero necesitábamos saber que había ocurrido, pero por el momento lo único que pude hacer fue quedarme dormida en el sofá;  Justin me rodeo con sus brazos, al día siguiente cuando desperté el me estaba acariciando la cabeza y con voz baja me susurro al oído-¡buenos días!-le sonreí y me levante. Los demás estaban complacidos al ver el amanecer y me pude dar cuenta que estábamos en la azotea todos esperando el amanecer, verlo me hacía sentir tan bien, tan reconfortante, el amanecer es algo tan bello por más tonto que parezca. Al llegar a ser mediodía recordé que tenía que regresar a mi casa o si no mi mama se preocuparía demasiado así que le pedí a Justin que me llevara. Me dejo en mi casa me dio un beso en la frente, me dijo que me cuidara  que tuviera cuidado y se fue. Luego en silencio entre a mi cuarto, lo que significo que nadie me escucho entrar.

Al llegar el atardecer Justin, Anabel, Jake, Josh me estaban esperando.

Anabel: ¡hola! ¿Cómo te sientes?

Emma: bien ¿por qué preguntas?

Jake y Josh: miren a quien vemos nuestra bella durmiente ¿cómo amaneciste cuñadita?

Emma: ¿qué?

Josh: ¡claro! Con Justin por supuesto

Jake: ¡shhh! Cállate nadie tiene que saber

Justin: basta déjenla ya

Anabel: ven te diré algo-nos apartamos de los chicos y ella me dijo- sabes tú y Justin hacen una bonita pareja; cuando tú estabas dormida no dejaba de mirarte y pude escuchar que susurraba a tu oído- se acerco mas a mí y me dijo-el dijo que te amaba-mi corazón latía como nunca antes lo había hecho.

En ese momento se me estremeció el corazón pero a la misma vez pude sentir que Justin estaba un poco preocupado así que me anime a preguntarle qué era lo que tenía  el me dijo algo que hizo que mi corazón latiera más rápido, más fuerte y me volviera a preocupar ya que sus palabras eran de sufrimiento, dolor y angustia eso era lo que él me transmitía a través de sus  emociones los cuales en mi, hicieron el mismo efecto; de pronto ya no sentía la misma calidez con mi abrigo comencé a sentir esa misma ráfaga de viento escalofriante, también empecé a tener fuertes dolores de cabeza pero no eran por las palabras mencionadas por Justin, era el mismo sonido agudo y perturbador que habíamos escuchado en el bosque, el no me quería ver sufriendo mas, así que me mando a mi casa , mi mama quería que viajáramos por una semana a visitar a la abuela a que no la habíamos ido a visitar desde hace dos años, pero iba a ser imposible no iba a estar tranquila tan lejos de Justin no lo iba a soportar y no creía que Justin me dejara ir fácilmente, pero no fue así cuando le conté sobre lo que pensaba el me dijo:

Justin: ¡genial! Es mejor que te vayas

Emma: ¿Qué? Nunca creí que alguna vez me dijeras eso

Justin: ¡lo sé!  Y ¡discúlpame! pero te tienes que ir

Emma: ¿por qué?... ¿por qué eres así?

Justin: sabes, porque me tienes hartó; estoy cansándome de tener que estar cuidando de ti todo el tiempo además de siempre estarte diciendo que todo saldrá bien, no más...solo...

Emma: solo ¿qué? Dilo

Justin: solo lárgate

Emma: ¡Esta bien! me iré  ten por seguro que me sentiré mejor al  no tenerte cerca aunque sea esa semana.

Esa tarde me fui furiosa y muy triste ya que no creí que precisamente el mencionara esas palabras, pero sé que él no las quiso decir a propósito ya que el muy bien sabia que el peligro estaba más al acecho que nunca, ya que si yo me quedaba ahi no sobreviviría ni más de dos días.

 

Después de irme Justin miro fijamente el auto mientras se alejaba, la expresión de su rostro era de dolor y angustia ya que para poder mantener a salvo lo que el mas amaba tenía que dejarlo ir, el remordimiento lo hundió donde más pudo, tuvo que ser fuerte pero aun así no se le quitaban las ganas de correr detrás del auto saltar sobre él y no dejarme ir nunca, se resistió y se fue a su casa en donde Anabel presintió que algo había pasado ya que Justin estaba en el techo viendo el atardecer.

Anabel: ¿Qué es lo que tienes?

Justin:  nada

Anabel: sabes que no me engañas

Justin: ¿Qué quieres?

Anabel: lo que quiero es que me digas que te está pasando y te conozco muy bien tu no deberías de estar aquí, todos los días te vas por las tardes con Emma para ver el atardecer no es así

 

Al mencionar mi nombre Justin se preocupo y recordó que todo lo que Anabel le estaba diciendo era verdad  así que  la volvió a ver fijamente y Anabel observo que su mirada era vacía y fría como antes, el  volvió su mirada hacia el cielo y Anabel seguía hablando

Anabel: sabes que puedo sentir tu dolor

Justin: cierto se me había olvidado

Anabel: hiciste un sacrificio muy grande

Justin: lo se

Anabel: para poder proteger a la persona que mas quieres tienes que dejarla ir

Justin: ahora ella no puede estar aquí es muy peligroso

Anabel: tú la amas, ella te ama, ella volverá

Justin: eso espero

Anabel: tranquilo ella estará bien

Justin: espero que tengas razón

Anabel: ya veras

Todo  lo que él esperaba era que pasara rápidamente ya que el peligro estaba más al acechó que nunca pero sabía que mientras yo no estuviera en la ciudad al menos no correría ningún peligro.

Después de unos  días  me sentía alejada, aburrida, aislada, tal y como antes de conocer a Justin ya estaba harta me quería largar de ese lugar ya no soportaba estar hay, además extrañaba  a los chicos, la casa, a Anabel, y  los gemelos lo único que quería  era regresar a donde debía estar, mientras que Justin estaba preocupado y Anabel seguía intentando de darle esperanza de que yo volvería sana y salva.

Anabel: ¡ya! ¡Basta!

Justin: ¿Qué?

Anabel: Mira se que la extrañas pero tus sentimientos de preocupación están empezando a afectarme, y eso me frustra mucho

Justin: Pues si es así, entonces lárgate de aquí

Anabel: lo haría pero el problema es que si me largo ahora eres capaz de cometer cualquier estupidez, lo peor es q estoy empezando a creer igual que tu

Justin: ¿Qué es lo que piensas?

Anabel: ¡Sabes la quiero como amiga y no quiero perderla! Pero no da ninguna razón como para ser tan pesimista

Justin: ¡Lo sé! También no se qué haría sin ella

Anabel: Solo tenemos que tener esperanza

Justin: Sabes comienzas a hablar como  un humano

Anabel: ¡Si! ¡Lo sé!

En ese momento Anabel pudo sacarle una pequeña sonrisa, lo que la hizo sentirse un poco aliviada ya que el no estaría tan preocupado y no se le ocurriría hacer algo tonto.

 

Tan solo habían pasado 4 días desde que me había ido pero ya estaba harta, lo único que quería hacer era regresar, volver y nunca irme. Le hable a mi mama y a Adam para que regresáramos pero entonces mi abuela dijo:

Abuela: no quieras sufrir por algo que no vale la pena

Emma: ¿Qué?

Abuela: ¡si! Lo que sientes no es amor

Emma: ¿qué dices?

Abuela: Si  solo es un amor de secundaria

Emma: ¡No! Eso no es cierto. El es diferente.

Abuela: ¡Claro que no! En algún momento el te engañara como me engañaron a mí.

Emma: pues solo porque te hayan hecho eso a ti no quiere decir que me lo hagan a mí.

Abuela: ya verás lo que te digo tú no estás con el ahora.

Emma: ¡Basta!

Eso me dejo tan molesta, triste y decepcionada que mis ojos

Cambiaron de color de un tono café a un dorado pálido, las lagrimas salían de mis ojos como si fuera la primera vez que lo hacían, en eso la marca que estaba en el collar se ilumino, pero esta vez era un signo muy diferente que el de la ultima vez y las marcas que tenía en el cuerpo empezaron a brillar una tras de otra pero esta vez no sentía dolor o enojo en absoluto, ahora lo causaba la tristeza y no lo podía detener .

Al salir la primera lagrima; Justin se sentía deprimido y vacío, el podía de alguna manera saber de mi tristeza así que me llamo, cuando escuche el teléfono respondí rápidamente.

Justin: ¡hola! Emma…

Emma: ¡si! Quien es…. Justin eres tú

Justin: si soy yo….te tengo que decir algo

Emma: entonces dime

Justin: te quiero pedir disculpas

Emma: ¿Cómo dices?

Justin: ¡si! Discúlpame… fui un idiota… nunca debí tratarte así

Emma: sabes que no tenías porque hacerlo

Justin: lo que en verdad deseaba es que no estuvieras aquí durante estos días

Emma: y ¿por qué?

Justin: sabes, no quiero preocuparte…lo único que quería es que te fueras sin ninguna distracción y al parecer lo lograste

Emma: la verdad es que estaba tan furiosa que dije eso

Justin: ¡lo sé! Pero dime una cosa tu voz no se escucha bien… ¿Qué tienes?

Emma: ¡nada! ¿Por qué dices eso?

Justin: te conozco muy bien además, puedo sentir que estas triste por algo y no lo puedes esconder

Emma: ¿Cómo?

Justin: ¡si! Incluso tu voz se escucha afectada…entre mas sufres tu, pero estoy yo

Emma: tu….

Justin: ¿Qué cosa?... Emma

En el momento más importante la línea se interrumpió no tuve la oportunidad de decirle absolutamente nada,  el quedo sorprendido, la llamada se había cortado, el estaba desesperado, no hallaba el momento de salir de su casa, pero comenzar a buscarme no era una buena opción, era peligroso actuar con imprudencia.

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...