Its Gotta Be You

Era en momentos como ese en los cuales sentía ganas de confesarle todo. Momentos que parecían ser la única y última oportunidad que jamás tendría.

Harry se encontraba semi-desnudo en mis brazos, sólo en boxers, completamente caliente y sudado. Volaba de fiebre. Claro que no era nada grave, sólo una simple gripe de la cual se recuperaría. Pero el verlo tan vulnerable e incapaz de mantenerse en pie o incluso despierto causaba en mí el mismo efecto que apuñalarme en el estómago; ya que me recordaba a mí misma, totalmente desecha, el día que nos habíamos conocido.

25Me gustan
10Comentarios
10942Vistas
AA

22. Capitulo 21

Narra Joanna


Desperté con esa extraña sensación de que algo andaba mal; esa sensación que también suele sentirse al olvidar algo importante, esa sensación de desconcierto y confusión. Desconcierto, porque no tienes idea de qué es lo que va mal.
Estiré los brazos y tanteé el colchón, encontrándome nada más que con sábanas revueltas. Abrí los ojos; Harry no estaba allí. Me dirigí hacia mi mesita de noche en busca de mi móvil –el cual por cierto, mi madre había enviado unas semanas atrás- para revisar la hora; eran las 6am. El sol ni siquiera había aparecido todavía, por lo que la habitación se hallaba en la penumbra. ¿Adónde podría haber ido Harry a esta hora?
Opté por levantarme, decidida a no volver a quedarme dormida, y me dirigí al baño. Luego de pegarme una buena ducha y haber cepillado mis dientes, volví al dormitorio en busca de ropa, aún envuelta en el toallón. Pero el sonido de la puerta de entrada me interrumpió; me di la vuelta. Harry llevaba puesta la misma ropa que el día anterior, y sus ojos no podrían haber lucido más hinchados y cansados de lo que ya lo estaban.

-¿Qué sucedió? ¿Dónde estabas?- pregunté preocupada. Sus ojos se posaron en mí, y sólo se limitó a observarme de arriba abajo. Chasqueé mis dedos a la altura de mi rostro. –Estoy aquí arriba, ¿te encuentras bien?

-Uhh, sí, estoy bien. No había café, pasé por Starbucks..-contestó dubitativo.

-Y, ¿no compraste nada?- pregunté incrédula, notando que no traía nada en sus manos.

-…Estaba cerrado

-Me lo imagino, son las 6am, por si no lo notaste- sonrió débilmente.

-No tuve en cuenta la hora…- Decidí creerle; era eso o carcomerme el cerebro en busca de la verdad. Y la verdad era que, a esa hora de la mañana, ya no me daban las fuerzas para seguir indagando mucho más.

Se acercó a mí, me tomó por la cintura y depositó un corto beso en mis labios.-Ahora ve a cambiarte antes de que me deshaga de esa toalla por ti.-me guiñó un ojo. Reí e ingresé a mi dormitorio.


El resto de la mañana siguió bastante tranquila y agradable. Hasta que llegó la hora del almuerzo y la volví a ver en el patio del campus: Aubrey. Había algo en ella que no me daba muy buena espina; después de todo, Harry había parecido bastante alterado luego de la última vez, y aún no me había explicado el por qué; sólo me había salido con esa enigmática respuesta de que “yo era su problema”. Sólo Dios sabe lo que quiso decirme con eso.


-Hola Aubrey- la saludé amablemente al llegar a su lado. Levantó la mirada y me sonrió.

-Jojo, ¿verdad?- Ugh, ese apodo sonaba extrañamente repulsivo en sus labios, pero no me atreví a decírselo. Me limité a asentir. Divisé a Liam, Harry y Zayn caminando hacia donde nos encontrábamos nosotras, agradeciendo mentalmente el no tener que lidiar con ella yo sola; hice señas con mi mano para llamar su atención.

-Hola chicas- dijo Harry, aunque solo sonriendo en mi dirección. –Chicos, ella es Aubrey- ésta extendió su mano y saludó a Zayn y Liam cordialmente, quienes luego se sentaron a nuestro lado. No pude evitar notar que Zayn no le sacaba los ojos de encima a Aubrey, literalmente. Liam solo conversaba tranquilamente con ella.

-Zayn, sabemos que es linda, ya para o la asustaras- bromeé. Él me miró sobresaltado.

-¿Qué? No, yo…olvídenlo.


Narra Harry


Al ver la cara de Zayn, supe que tendría que haberle advertido. Liam era el único que sabía que Aubrey en realidad era Tanya, se lo había contado todo la noche anterior. Pero olvidé por completo que Zayn no estaba enterado de nada; sólo agradecí el extraño hecho de que decidió seguirnos la corriente y no decir nada.
Pero aún faltaba algo; alejarme de Jojo lo antes posible.

 

-¿No crees que podrías habérmelo dicho? ¿Qué diablos hace aquí y por qué finge ser alguien que no es?- exigió Zayn en un susurro.
Liam me dirigió una mirada apenada. 

La clase de Ingeniería del Sr. Phillips no era la clase más entretenida del día, pero lo bueno es que el profesor parecía ser sordo, lo que facilitaba el conversar durante su clase.

Suspiré. –Lo lamento, Zayn, en serio. Pero es largo y complicado, sólo tienes que mantener la boca cerrada, por el bien de todos. Prometo que te explicaré todo más tarde, sólo….Necesito su ayuda con algo. Tienen que encontrar la manera de que Joanna se olvide de mí, es la única manera de no lastimarla tanto al decirle que no quiero nada con ella. –Ambos me miraron con los ojos como platos.

-A mi no me mires, sabes que salgo con Danielle- se defendió Liam. Miré a Zayn con rostro suplicante y éste me miró incrédulo.

-Debes estar bromeando..

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...