Its Gotta Be You

Era en momentos como ese en los cuales sentía ganas de confesarle todo. Momentos que parecían ser la única y última oportunidad que jamás tendría.

Harry se encontraba semi-desnudo en mis brazos, sólo en boxers, completamente caliente y sudado. Volaba de fiebre. Claro que no era nada grave, sólo una simple gripe de la cual se recuperaría. Pero el verlo tan vulnerable e incapaz de mantenerse en pie o incluso despierto causaba en mí el mismo efecto que apuñalarme en el estómago; ya que me recordaba a mí misma, totalmente desecha, el día que nos habíamos conocido.

25Me gustan
10Comentarios
10833Vistas
AA

17. Capitulo 16

Narra Harry


Salí del salón en cuanto tocó la campana anunciando la hora del almuerzo La primera mañana de vuelta en la universidad se me había hecho insoportable y no me avergonzaba admitir que ya extrañaba las vacaciones. Aún me quedaban un par de horas más de tediosos profesores hasta acabar la jornada.

-¿Camino a encontrarte con la hermosura con la que vives?- Zayn me interceptó en uno de los corredores camino al patio. Reí y puse los ojos en blanco. –Tomaré eso como un sí…

-Descuida, Zayn no le tocará un pelo. –Liam apareció a mi otro costado, palmeándome la espalda.

-Ya basta, chicos. No pasa nada entre nosotros…

-Lo que tú digas, rulitos- contestó Zayn- Iremos a comprar algo a la cafetería, luego los alcanzamos- dijo a medida que ambos se alejaban.


Me dirigí a nuestro punto usual de encuentro en uno de los patios frente al edificio principal, buscando a Jojo con la mirada a mirada que avanzaba. Más de uno se volteaba a observarme cuando pasaba a su lado; muchos de los cuales conocía desde la secundaria y me habían dado la espalda luego de lo sucedido con Tanya. Las vacaciones, de alguna forma u otro, también eran un descanso de las miradas furtivas y susurros chismosos.
La encontré sentada en una banca a unos metros a mi izquierda. Estaba de espaldas a mí, hablando con alguien más, a quien ni siquiera me moleste en reconocer. Mi corazón comenzó a acelerarse solo por el hecho de verla; en realidad no lamentaba haberla besado, para nada, había sido solo una gran mentira para no hacerla sentir incómoda y que, como consecuencia, decidiera mudarse. Sí sentía cosas por ella; cosas que no entendía ni sabía explicar. Cosas que nadie más que yo sabía que sentía. Temía estar enamorándome de ella.

Llegué adonde estaba y me deslicé en la banca, sentándome junto a ella, a la vez que pasaba un brazo por sus hombros.

-Hola- deposité un dulce beso en su mejilla y sonreí ampliamente. Se volteó y me dedicó una hermosa sonrisa.

-Hola, Hazza- dijo. Noté que la chica a su lado nos observaba curiosa. Dirigí mi mirada a ella con el propósito de presentarme; una larga cabellera rubia enmarcaba su rostro de delicadas facciones y piel blanca y tersa. Sus ojos grises me resultaron dolorosamente familiares.


FLASHBACK

Mi móvil se encontraba sobre la pequeña mesita del living, vibrando y sonando a lo loco, impidiéndome liberarme del torrente de pensamientos que se arremolinaban en mi cabeza, dificultándome el sacármela de la cabeza.
Se hizo el silencio, seguido de un corto sonido que indicaba un mensaje entrante. Suspiré, tomé el teléfono y lo abrí.

“Déjame explicarte, sé que podemos superar esto. Llámame, te amo. Tanya xx”

-No- dije en voz alta, aunque sin dirigirme a nadie, puesto que estaba solo- Se acabó, para mí no existes.

FIN FLASHBACK


-Oh, lo siento- dijo Joanna, percatándose de que me había quedado mirando a la chica a su lado. –Ella es Aubrey

¿Aubrey? ¿De qué hablaba? Era Tanya, no tenía dudas.

La chica sonrió amablemente y estiró su mano. La tomé.

-Un gusto en conocerte….Aubrey- pareció darse cuenta de que me había quedado prácticamente helado, su sonrisa se tornó burlona. –Um, Joanna…Liam y Zayn están en la cafetería, ¿podrías alcanzarlos y decirles que necesito…una botella de agua?- dije lo primero que se me vino a la cabeza, tratando de sonar convincente.

-Claro- me sonrió, se levantó y comenzó a alejarse. En cuanto vi que se encontraba a una distancia prudente, fijé mi mirada en Tanya.

-¿Qué demonios haces aquí? Creí que habías dejado los estudios.-susurré. Sonrió e hizo un ademán para acercarse a mi rostro.

-No te me acerques- le advertí. –Contesta mi pregunta- 

Suspiró y me dirigió una mirada inocente. –Te extraño, amor. ¿Es tan difícil creerme?

-Sí- contesté sinceramente. –Lárgate, no te quiero ver. Aléjate de Joanna, ya no le hables, haz tu vida.

Rió amargamente. –Lamento decirte que eso no será posible. Te quiero de vuelta, Harry. –Abrí la boca para protestar pero me frenó.-Déjame terminar. Si tanto te importa esa noviecita tuya, me seguirás la corriente. Creo que ambos sabemos que no tengo muchos límites…
-Le llegas a hacer algo y..

-¿Y qué? ¿Me matarás? Por favor, ¿qué es lo que le viste para querer protegerla de ese modo?- rió burlonamente.

-Todo lo que no vi en ti- mascullé. Esas palabras parecieron herirla.

-Como sea- dijo, tratando de restarle importancia. –Será mejor que vayas pensando en una manera convincente de enamorarte de Aubrey…

Reí sin humor. –Ni lo sueñes, no lo haré.

-¿Prefieres que Joanna se entere de todos los sucios secretos que hay dentro de su familia?

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...