Its Gotta Be You

Era en momentos como ese en los cuales sentía ganas de confesarle todo. Momentos que parecían ser la única y última oportunidad que jamás tendría.

Harry se encontraba semi-desnudo en mis brazos, sólo en boxers, completamente caliente y sudado. Volaba de fiebre. Claro que no era nada grave, sólo una simple gripe de la cual se recuperaría. Pero el verlo tan vulnerable e incapaz de mantenerse en pie o incluso despierto causaba en mí el mismo efecto que apuñalarme en el estómago; ya que me recordaba a mí misma, totalmente desecha, el día que nos habíamos conocido.

25Me gustan
10Comentarios
10834Vistas
AA

12. Capitulo 11

Narra Harry

La paz y el silencio que había en el ambiente resultaba imposible de creer, por lo cual era raro que me hubiera despertado por mi cuenta. Y luego lo recordé; era sábado, nadie se levantaba temprano, nadie se apuraba para llegar al trabajo…
Abrí los ojos y me encontré con Joanna, su rostro a escasos centímetros del mío. Aún seguía dormida profundamente, su respiración lenta y acompasada, mi brazo aún aferrado a su cintura, manteniendo su cuerpo junto al mío. El verla así dormida le daba un aspecto tan vulnerable.. Y aún así hermoso. Me recordaba a las noches que había pasado con ella consolándola, sólo que ya no estaba triste, o por lo menos no lo demostraba.
Di un beso en su mejilla y comencé a alejarme lentamente de ella. Me levanté lo más silenciosamente que pude y me dirigí a la cocina, aún en boxers. La única desventaja de vivir con una chica es que no puedes ir desnudo por la vida.
Miré el reloj de la cocina; las 9.30am. Preparé un poco de café y me lo tomé parado, sentía que si llegaba a ir al sofá me quedaría dormido de nuevo. En cuanto terminé, fui al baño y me di una ducha para poder despejarme. Una vez que terminé, envolví una toalla alrededor de mi cintura y me dispuse a abrir la puerta. Jojo estaba refregándose los ojos, a punto de entrar al baño.

-Buenos días, bella durmiente- sonreí. No pareció escucharme y siguió caminando hasta chocarse conmigo. Me miró confundida.

-Oh, hola… ¿Por qué estás mojado?- preguntó. Reí.

-Acabo de ducharme- dije señalando la toalla. Se sonrojó al verla.

-Lo siento- dio media vuelta para irse. La tomé del brazo.

-No, tú quédate, yo ya terminé- Salí del baño y cerré la puerta detrás de mí. Me fui a la cocina y le serví una taza de café para cuando volviera. Unos minutos más tarde se apareció en la cocina, bostezando. Parecía una niña pequeña que recién se levantaba de su siesta. Le entregué la taza.

-Gracias- sonrió y me dio un beso en la mejilla. 

-¿Ya te orientaste un poco? Parecías un poco confundida- bromeé. Rió.

-Sí, creo que por un instante olvidé que vivía contigo. En realidad esperaba encontrarme con Louis, creo que soñé con algo de cuando era pequeña, aunque no recuerdo exactamente qué… ¿Qué haremos hoy?- mi celular sonó al instante. Era un mensaje de Louis.

-Ya me estoy comenzando a creer lo de la telepatía entre gemelos…- murmuré.


“Salida esta noche, dile a Jojo y si quieres trae amigos. Pasaremos por ustedes a las 11pm. Louis”


-Parece que tu hermano ya nos dio planes para esta noche- dije mostrándole el mensaje. Sonrió.

-De acuerdo, llama a Liam y Zayn y avísales…Oh, y que Liam traiga a Danielle, no me quiero sentir sola- reí y le contesté a Louis.


Louis llamó por la tarde para arreglar detalles. Avisé a Liam y Zayn y quedamos en encontrarnos en el club. Joanna y Danielle decidieron salir de compras para elegir algo que ponerse a la noche, por lo que estuve solo prácticamente toda la tarde. 
A las 11pm en punto, tocaron el timbre. Fui a abrir y allí estaban Louis junto con Niall.

-Hola, pasen…Jojo está cambiándose. Invité a dos amigos, uno de ellos irá con su novia. Nos esperan en el club.

-De acuerdo- dijo Louis, sonriente. No pude evitar notar que se veía exactamente igual a Joanna cuando sonreía. Niall permanecía en silencio, explorando el apartamento con la mirada.

-Por casualidad, ¿les quedó algo de comida?- preguntó de repente. Louis lo fulminó con la mirada.

-Umm, sí, hay pizza en la cocina- contesté. 

-Ten cuidado con la heladera, si tú no estás se servirá sin consultar- me advirtió Louis. Reí.

-Gracias por el consejo- dije sarcásticamente.

Jojo salió de su cuarto, interrumpiendo nuestra conversación. Llevaba un vestido azul eléctrico, corto, muy ceñido al cuerpo, lo que provocaba que resaltara sus cuervas, rematando con un par de tacos altos negros. Su pelo castaño iba completamente suelto y le llegaba hasta la mitad de la espalda aproximadamente; no había notado que, a diferencia de Louis, su pelo no era lacio. Se paró enfrente de nosotros.

-¿Y bien? ¿Qué les parece? Digan algo…- escuché a Niall acercarse desde la cocina y atragantarse al llegar a mi lado.

-¿Esperabas matar a alguien de un infarto esta noche?- comentó Louis. Jojo sonrió ampliamente.

-Gracias- dijo orgullosa.

-Estás preciosa- comentó Niall. Sentía que a mí no me saldrían las palabras ni en un millón de años. 

-Harry, ya cierra la boca. Tengo el presentimiento de que se te desencajará la mandíbula en cualquier momento- bromeó Louis. Niall estalló en carcajadas, yo me limité a hacerle caso a Louis.


Salimos del apartamento en cuanto Joanna estuvo lista. Louis y Niall fueron los primeros en subirse al auto, mientras que Jojo y yo quedamos cerrando el apartamento. Me acerqué a ella cuando estaba trabando lo puerta.

-Qué mal…-comenté casualmente.

-¿Qué sucede?- se dio la vuelta y me miró preocupada. Los tacos hacían que quedara a mi misma altura.

-Tan lindo vestido, en verdad me gustaba…-la acorralé contra la puerta, me acerqué a su oído y susurré- Lo siento, pero no creo que vaya a sobrevivir después de esta noche…

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...