I'm not what you think about me

Cinco chicas, cinco destinos sin encontrar, cinco caminos diferentes. Irina, la más pequeña pero una de las más rebeldes, Lindsey, responsable y cuidadosa como ninguna, Hilary, la chistosa e inmadura pero la más vieja, Maryon, tierna como ninguna pero siempre tiene el estómago medio lleno y para finalizar esta la chica mala del grupo, Tracy.

Todas ellas tienen mucho en común, que descucbriran en el correr del tiempo, pero que a la vez las enredara en historias problemas en los que nunca se habían sumergido antes, llamadas historias de amor.

8Me gustan
8Comentarios
421Vistas
AA

2. Una historia que contar

Su madre, agh! Que cosa más insoportable que esa mujer de unos cuarenta años sobre protectora como ninguna otra. Ya tenía 14 años, no era más la niña de cinco que se paseaba de un lado a otro de la casa diciendo "Soy Batichica!" como solía hacer.
 

Lindsey ya estaba segura de su decisión . Se iría de su casa. Pero... ¿cómo? Tal y como lo había dicho, tenía 14 años (y tres meses para ser exactos) pero no contaba con la experiencia ni la edad como para mantenerse a si misma en el medio de París.

Ella es Latina de sangre, siempre lo fue, pero a sus cinco años, por motivos económicos, tuvo que mudarse a París, dejando todo lo que amaba y conocía de su ciudad natal. La llegada no le molesto en lo absoluto, el problema fue cuando todos le empezaron a hablar en francés! Ella solo entendía "bla bla bla bla". Por eso conserva el español como su lengua de comunicación.

Esa mañana pensó unas 80 veces como le diría a su madre de manera sutil y dulce que no la soportaba más y que tratara de calmarse de una maldita vez! Pero como dije, quería decírselo sutilmente.

Claramente debía mejorar un poco sus formas de hablar.

Camino lentamente por su casa. Eran más o menos las tres y diez de la tarde en París. Bajo las escaleras de su enorme casa hasta llegar con su nana Adrienne.

- Bonjour (Hola) - la saludó ella.

- Bounjor petit (Hola pequeña) - le devolvió el saludo.

- ¿Qué estas cocinando, Nana? - le sonrió. Lo bueno de Adrienne era que sabía hablar francés y español bien fluido. A Lindsey eso le facilitaba mucho.

- Lo que a ti te gusta, corazón - le devolvió la sonrisa la mujer canosa, enseñándole los panqueques cocinándose.

- ¿Siempre sabes todo, eh? - rió la rubia mirándola y se sentó en una silla cerca de ella.

- Si, de hecho lo se - la miró sonriente, lo cuál impresiono algo a Lindsey.

- ¿Acaso tu sabes algo que yo debo enterarme? - alzó las cejas en modo de pregunta.

- De hecho, pequeña, yo debería formularte esa misma pregunta a ti - la miró sonriente y le extendió una partitura. ¡Shit! La había descubierto con las manos en la masa. Lindsey amaba la música desde pequeña, pero por diferentes motivos nunca pudo dedicarse a ella.

- Nana yo...

- No expliques nada, cariño - sonrió - En realidad yo tengo algo para ti - susurró de forma un poco peculiar. En ese lapso de segundos, Lindsey ya tenía frente a ella un pequeño folleto amarillento, con una famosa banda en el (la cual ella admiraba mucho) y en el medio, cruzando de esquina a esquina, había un cartel en letras dobles que decía "Londres à la recherche de nouveaux talents" (Londres en busca de nuevos Talentos).

- Pero... - la miró nerviosa.

- Ve hermosa, y muestra a todos lo que sabes hacer -.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Volvi!!! Hola!! Espero que les guste el Cap.

Solo quiero decir que no me gustan las lectoras fantasma ):

Nos vemos pronto!!! Hazzi xx

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...