EL CAMINO RECORRIDO...

Se dice que se requiere de mucho valor para enfrentarse al futuro, pero se requiere de más valor reconocer el pasado para continuar hacia el futuro...
En esta novela se cuenta la historia de como pequeños detalles pueden cambiar el futuro para bien o para mal de la humanidad y que además el cambio puede ser producido por una sola persona, siempre y cuando se encuentre en el momento y el lugar adecuado.

0Me gustan
0Comentarios
220Vistas
AA

7. Morir para empezar de nuevo.

Emilia despertó de golpe sentándose en la cama, había estado en coma varios días después de parar su corazón por unos minutos. El tuvo en su garganta la hizo sentir ganas de vomitar. Mario estaba ahí, así que la sostuvo y la acomodó en su cama, después la ayudó para sacarle el tuvo de la garganta. 

- Tranquila, ya todo paso. Tranquila. Te quitaré el tubo y esperaremos un rato a que te estabilices para quitarte el suero-. Le dijo Mario con cariño mientras la limpiaba después de quitarle completamente el tubo. - Estuviste tres días en coma y cuatro minutos muerta, más que la vez anterior, te resucitamos de inmediato y has estado en coma conectada a los aparatos como habíamos acordado. Tu sistema ha sido revisado cada doce horas y todo se encuentra en orden. No te han buscado aun y eso nos ha dado tiempo extra-. Explicó Mario con calma, mientras Emilia lo miraba con atención.

- No entiendo-. Dijo Emilia entrecortado y mostrando en su rostro confusión.

- ¿Qué no entiendes? -. Preguntó Mario al notarla extraña.

- No sé de que hablas... ni quien eres-. Le dijo Emilia mirándolo un poco asustada.

- Soy Mario, ¿qué más no reconoces?-. Preguntó Mario con cautela.

- Nada tiene sentido. En realidad no sé nada, tampoco sé quien soy o qué hago aquí-. Dijo Emilia dudando de lo que estaba a punto de decir.

Mario la miró preocupado, de todas las cosas que creyó que podían pasar, jamás se imaginó que ella perdería la memoria. Era el peor momento para que eso ocurriera porque sin su memoria, tendrían que empezar desde el comienzo y convencerla de lo que estaba pasando no había sido sencillo antes. La abrazó para calmar la frustración que estaba sintiendo. Ella recibió el abrazo un poco confundida, pero esa sensación de tenerlo cerca la hacia sentirse cómoda y segura. 

 

El médico la revisaba con cuidado, mientras Mario observaba con atención. Emilia contestaba confundida, mirándolo, confiaba en él por alguna extraña razón para ella. Finalmente, el médico terminó, volteó hacia él y le sonrió para decirle su diagnostico.

- Todo está bien, sólo está sufriendo de una amnesia temporal que se mejorara en cuanto vuelva a ver las cosas que le hagan recordar. Fue por el tiempo que estuvo en coma, su cerebro aun no ha terminado de acoplarse.

- Gracias, Rodrigo. Nos has ayudado bastante-. Le dijo Mario tocando el hombro del médico. 

- Es lo menos que puedo hacer por ustedes. Debo irme ahora. Cualquier cosa que necesiten no duden en llamarme ante cualquier cosa que noten anormal-. Rodrigo se despidió de Emilia y después de Mario, dejándolos solos en la habitación.

Estaban en una habitación iluminada sólo por lámparas, no había ninguna ventana. El color en las paredes de la habitación era blanco, los únicos muebles en el lugar era la cama, unas máquinas a las cuales estuvo conectada Emilia, una mesilla de noche y una silla. Mario se acercó a la cama de Emilia con la silla.

- Vamos entonces a recuperar tus recuerdos. Quieres salir de aquí o debemos empezar por algo simple como que traiga objetos que te ayuden-. Le dijo Mario a Emilia.

- Salgamos de aquí. Creo que ya descanse bastante y quiero ir a comer algo-. Le dijo Emilia levantándose de la cama y buscando la bata y sus sandalias.

- Emilia, ¿estás segura?-. Le dijo Mario preocupado.

- Sí, no recuerdo nada de lo que está pasando, pero sé que es algo importante que mi memoria vuelva. Anda, ayúdame.

Mario le acercó las sandalias y la ayudó a ponerse la bata. Le ofreció su brazo para que se apoyará para caminar. Le daba gusto que al menos la chica fuerte y valiente aun estuviera ahí, incluso la chica optimista que conoció mucho tiempo atrás era la que acababa de pedirle que salieran de la habitación. La volteó a ver y le besó la frente antes de abrir la puerta. Ella lo miró con cierto desconcierto, pero contenta ante aquel gesto, de alguna manera se le hacia familiar y le agradaba esa sensación.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...