My kind of perfect.

Savannah es la hija única y mimada de sus padres. Es caprichosa, altanera y hermosa pero también es dulce, tierna y sensible. Son las sombras de su pasado las que la persiguen y no la dejan ser feliz, su vida es perfecta pero vacía... Hasta que conoce a Harry Styles.

25Me gustan
17Comentarios
2354Vistas
AA

8. Mejor Regalo.

Sav: ¿Eh? 

Xx: Disculpa mis modales, olvide presentarme, mi nombre es Stefan, Stefan Maddox- ¿QUE? ¿QUE? ¿QUEEEEEEEEEEE?- Y si me permite me gustaría abrazarla hasta sacarle los intestinos señorita Williams -Esto no puede ser cierto, apenas puedo creer que sea Stefan, ES STEFAN, todo este tiempo era el y no me di cuenta ¿Como pude ser tan torpe? Corrí hacia el y lo abracé lo mas fuerte que pude, coloco sus brazos en mi cintura y levanto mi peso para abrazarme y lo supe: estaba en casa. Sus brazos liberaron mi cuerpo... Me miro por un segundo, me sonrió abiertamente y me volvió a abrazar. Mi cabeza quedaba en su pecho y podía oler el exquisito aroma de su loción, me volvió a soltar y tomo mi muñeca. Comenzó a guiarme a los escalones que habían fuera de su casa y yo solo lo seguía, aun no era capaz de decir algo... Si me hubiesen dicho que algo así iba a pasar, jamas lo hubiese creído. Soltó mi mano y abrió la puerta, me dejo entrar a mi primero y despues entro el, sacudiendo su cabello mientras lo hacía. Su casa era impecable y hermosa, colores claros, todo era tan pacifico. Stefan se quito el abrigo negro que usaba y lo colgó en el  perchero junto a la puerta, se acerco a mi otra vez y me miro silenciosamente. 

Stefan: Apenas puedo creer que seas tú... Yo solo te vi y sentí que eras tú, pero sabía que era imposible y luego hablaste con ese acento amercano y mis esperanzas crecieron, y después mire tus ojos y.... -Se quedo en silencio y sacudió su cabeza- Pero cuando me diste la dirección... entonces supe que eras tú... -Su mirada estaba fija a mi rostro, la luz de sus ojos podría iluminar la habitación ¿Como puede ser posible que cambiara tanto? Es decir, su voz suena igual y yo estúpidamente no la reconocí, pero es completamente otro al que existía en mi cabeza, tengo muchos sentimientos encontrados, demasiados para ser exacta- Di algo... -Oh cierto, se supone que debo de hablar- 

Sav: Estoy tan feliz de verte Stefan -Lo abracé otra vez y el respondió a mi abrazo con fuerza- 

Stefan: Yo te imaginaba una y otra vez y ahora que te tengo aquí parece imposible..

Sav: Lo se, luces como un completo desconocido y aun así te conozco como a la palma de mi mano... -Dejo mi cuerpo libre-

Stefan: ¿Tienes hambre? ¿Quieres que pida algo? 

Sav: No, no... Con lo que paso hace rato se me fue cualquier rastro de hambre.

Stefan: ¿Que fue eso? Por cierto -Dijo mientras caminábamos a un sofá en la sala principal- 

Sav: Era el jefe de seguridad de One Direction...

Stefan: O... Harry sabe que estas aquí... ¿Están hablando de nuevo? -Su voz no se escuchaba muy entusiasta que digamos -

Sav: No, no nada de eso, digo creo que quedo claro que lo que buscaba era alejarme de Mike, no acompañarlo a ver a Harry... ¿Sería tonto no crees?

Stefan: Si -Sonrió- Tienes razón, fue una pregunta tonta. Cambiando de tema ¿Cuanto tiempo estarás aquí? ¿Vienes sola? Tengo varias habitaciones desocupadas, sabes que te puedes quedar en cualquiera, bueno mas bien te lo exijo. Te tengo que tener lo mas cerca posible mientras este aquí - Sonrió mostrando sus dientes, Stefan es encantador-

Sav: Stefan por Dios no me puedo quedar aquí, si mi mamá se entera me mata. Me estoy quedando en el Hotel Hamilton, vengo sola y probablemente me quede un par de semanas, aun no lo se.

Stefan: Un par de semanas es muy poco, yo te quiero aquí por siempre.

Sav: Stefan por mas que quisiera estar aquí mas, mi casa esta en NY y la tuya también... 

Stefan: Y a veces creo que nunca regresare... Quisiera regresar, aunque mi vida ya esta hecha aquí y contigo aquí, tengo todo lo que necesito.

Sav: Pero como ya dije, no estaré aquí por siempre Stefan.

Stefan: Bueno entonces tengo tres opciones 1. Dejar todo y regresar sin que mis papas se den cuenta. 2. Hacer ese par de semanas rendir lo mas que pueda, lo que significa que no dormiremos ni comeremos, no podremos desperdiciar el tiempo en esas cosas... 3. Convencerte de que te quedes por siempre.

Sav: Stefan por Dios. 

Stefan: Un mes, quédate al menos un mes... Puedo hacer que mi mamá hable con la tuya, hasta la puede convencer de que te quedes aquí, en mi casa, por favor. Apenas te tengo cerca, no quiero saber que te perderé otra vez en un par de semanas. -Su cara era de suplica, no podía decirle que no a esos ojos, es imposible-

Sav: Okay... Pero me quedo en hotel Stefan, eso no se discute. 

Stefan: Mañana hablaremos de eso... ¿Savannah ?

Sav: ¿Si?

Stefan: ¿Puedo abrazarte? 

Sav: Es la pregunta mas tonta del mundo. -Rodee con mis manos su cintura y el rodeo mi espalda con las suyas, coloco su mentón sobre mi cabeza-

Stefan: No sabes las ganas que tenía de verte... Gracias por venir Savannah.

Sav: Feliz cumpleaños Stefan..

Stefan: Eres el mejor regalo.... Simplemente el mejor.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...