Cartas Desde El Cielo

Nunca puedes buscar un amor eterno
Pues ese no es un amor real
El amor real es igual como la vida
Nace, crece, se desarrolla y finalmente, muere
Esa es la ley de la vida, Pero...
Que harías si el destino te da la oportunidad de estar con la persona que amas mas allá de la vida misma?
Tu aceptas esa oportunidad?

2Me gustan
0Comentarios
481Vistas
AA

4. Sueños extraños

Al cerrar la puerta comencé a saltar de la alegría ¡Había logrado hablar con mi príncipe azul! Y además, él fue tan tierno ¡No cualquiera ayuda a un desconocido así como así! Estaba en medio de mi celebración cuando recibí llamada de Lindsay y recordé que habíamos quedado de vernos esa tarde.

- Aló ¡Hasta que por fin das señales de vida!

- Perdón amiga, no fue mi intención dejarte plantada, lo que pasó fue ¡Que me perdí!

- Sí, ya sé que te perdiste y te volviste irreconocible.

- ¿De qué hablas?

- De lo que le hiciste a Emily ¿Cómo pudiste coquetearle a ese chico sabiendo lo que ella sentía por él?

- ¡Amiga las cosas no son como crees! ¡Él se fijo en mí sin que yo lo provocará te lo juro!

- Ahora cuéntame una de vaqueros Mariana, ¡Ya no eres mi amiga! ¡No vaya a ser que te acerques y me quites a Cory!

- Eh linda, espera...

Me colgó el teléfono, toda la alegría se desvaneció y comencé a llorar. Me acosté en mi cama y me quedé dormida llorando. Esa noche fue la primera en la que comencé a tener sueños extraños.

El sueño comenzaba conmigo caminando por los pasillos de la academia, cuando, sin más ni más, se acercaba Cameron dándome el beso más apasionado del mundo y yo, lejos de rechazarlo, ¡le correspondía muy efusiva! Cuando nos separamos, él estaba llorando y yo también lo hacía mientras veía como se desaparecía como si fuera un fantasma y luego a mi lado aparecía Damian abrazándome y consolándome.

Toda la noche desperté cada vez que el sueño finalizaba para quedarme dormida y volver a soñar lo mismo. Definitivamente estaba enloqueciendo.

A la mañana siguiente estaba cansada y de mal humor pues no había dormido casi nada. Me arreglé y me fui a la estación de trenes. Esperaba ver a Damian pero eso no pasó. Al llegar a la Academia lo primero que hice fue buscar a Emily y a Lindsay para hablar y aclarar las cosas pero ellas me rechazaron.

Tuve que irme resignada al salón donde vería clases y me conseguí con la sorpresa de que allí estaba Cameron, precisamente la última persona con la que quería ver clase. Entre al salón sin saludarlo y me senté bastante alejada de él, pero igual eso no hizo que él no se acercara a mi asiento mientras estaba distraída arreglando mis útiles.

- Buenos días princesa Mariana.

- Precisamente de eso quería hablar.

- Dime

- No quiero que me sigas diciendo esas cosas.

- ¡No Mariana! ¡No me digas que tienes novio justo ahora que termine con Marissa!

- No nada de eso, lo que pasa es que, verás, Emily siente cosas por ti y me parece que sí acepto tus cumplidos la estoy traicionando.

Nos quedamos en silencio durante varios segundos, estaba confundida, sabía que Emily sentía cosas por Cameron y ella era mi amiga, pero por otro lado,  sabía que yo no había hecho nada para que Cameron sintiera cosas por mi. Me quede analizando cada una de las palabras que el me había dicho hasta que caí en cuenta de algo que era muy importante y extraño…

-  Espera ¿Qué dijiste? ¿Cómo es eso que terminaste con Marissa? ¿Por qué lo hiciste?

- Sí termine con ella, y lo hice porque mi relación con ella iba mal y al verte me di cuenta que a quién siempre he esperado es a ti. Me enamoré de ti a primera vista Mariana. Tú sonrisa me deslumbró.

- Lo que me dices es de locos Cameron.

- Sí, lo sé, y es que estoy loco de amor por ti. Por lo de tú amiga no deberías preocuparte además. Sí de verdad te quiere debería entender que yo a quién amo es a ti y que sobre el corazón no se manda.

- ¿No te parece que te estás precipitando? Tú ni siquiera me conoces.

- Sé que eres soltera y sin compromisos, se que eres valiente, se que tú amor hacia tus amigos es incondicional, sé que no toleras las injusticias, ¿Qué más tengo que saber? Yo creo que nada. Ah y se me olvidaba, se que tú sonrisa ilumina mi vida.

-  Es muy lindo eso que dices pero...

No me dejó hablar, callo mis labios con un beso, el más lindo de los besos, el mejor primer beso de la historia. No sé porque, pero comencé a sentir que el sueño que tuve la noche anterior estaba comenzando a cumplirse. 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...