Cartas Desde El Cielo

Nunca puedes buscar un amor eterno
Pues ese no es un amor real
El amor real es igual como la vida
Nace, crece, se desarrolla y finalmente, muere
Esa es la ley de la vida, Pero...
Que harías si el destino te da la oportunidad de estar con la persona que amas mas allá de la vida misma?
Tu aceptas esa oportunidad?

2Me gustan
0Comentarios
470Vistas
AA

21. Sin tu amor no valgo nada

Durante el vuelo a España me sentía mareada, sabía que esa era la razón por la cual la doctora me negó el permiso para viajar, tenía la presión arterial elevada, de eso estaba segura. Al momento de bajar del avión tuve que hacerlo de última para esperar a que “la tierra dejara de moverse” y, es que estaba tan mareada que sentía que me podía caer del planeta y parar en Júpiter sin ninguna dificultad.

Luego, recogí mi equipaje y me subí a un taxi para ir a casa de Cameron, a mi casa. En cuanto llegue, lo primero que vi fue a Damian salir de la casa equipaje en mano, al ver la valija me di cuenta enseguida que eran las cosas de Cameron, por mí mente se cruzo lo peor, así que sin importarme lo mal que me sentía, corrí hacia Damian para preguntar qué había sucedido.

- ¿Dónde está Cameron? ¿Cómo esta Cameron?

- Hola Damian ¿Cómo estás? Ya hace casi cuatro meses que no nos vemos ¿Qué es de tu vida?

- Perdón Damian por ser tan mal educada, pero ¿Dónde está Cameron? ¿Por qué tienes sus cosas? No me digas que…

En ese momento simplemente perdí el conocimiento y me desmaye en los brazos de Damian, muy dentro de mi sabia que el viaje me había hecho daño, no debí haber viajado, pero no podía hacer otra cosa, el corazón me gritaba que debía estar con Cameron, sin que me importara nada más.

Justo cuando Damian estaba tratando de hacer que reaccionara llamándome y dándome pequeñas palmadas en mis mejillas, llego su novia Rose en su auto. Ambos me sujetaron con cuidado y me subieron al automóvil, acostándome en el asiento trasero, durante el camino solo escuchaba su conversación.

- ¿Quién es ella? – Pregunto Rose -

- Es la novia de Cameron.

- ¿La que se había ido a México?

- Claro Rosie, la única novia que tiene Cameron.

-  Y ¿Qué le pasa? ¿Está enferma?

- Solo sé que está embarazada, pero se ve demasiado mal para que solo sea un desmayo por el embarazo.

- Tienes razón. Espera un momento ¿Cameron sabe que ella está embarazada?

-  No. Ella le va a dar la noticia hoy.

- Con razón Cameron esta tan desesperado pues su familia tampoco es compatible con él para donarle la médula  de haber sabido no estaría así.

Aunque no podía abrir los ojos pues no tenía fuerzas ni para hacer eso, me puse feliz, mi hijo, el fruto del amor más puro del mundo, serviría para salvar la vida de la persona que más he amado en la vida, de la única persona por la que no me importaría morir.

Llegamos a la clínica donde Cameron estaba internado y Rose se bajo del auto y se sentó al lado mío en el asiento trasero para despertarme.

- Mariana despierta ¡Ya te vas a reencontrar con tu príncipe!

- ¿Dónde estoy? ¿Quién eres? (dije algo adormilada todavía)

- Estas en la clínica donde está internado Cameron y soy la novia de Damian, mucho gusto, me llamo Rose.

- Si ya sé cómo te llamas, ya Cameron me había hablado de ti, pero no me había dicho que eras alguien tan simpática.

-  ¡Gracias! ¡eres un sol!

- ¿Eres de Argentina? Te pregunto por el acento

- Si, de allá soy.

-  Vaya, al parecer a Damian le gustamos las Latinas - Dije esbozando una sonrisa y recordando cuando Damian me dijo que me amaba-.

- ¿Qué quieres decir? – Pregunto confundida-

- Nada, yo me entiendo. Vamos a ver a Cameron.

- Esta bien, ¿Podes bajarte del auto sola?

- Creo que sí.- Dije bajándome del auto pero en cuanto estuve de pie, me volví a marear-.

- ¿Te sientes bien? Si quieres te tomo de la mano para ayudarte.

-  Gracias. Eres muy simpática y amable.

-  De nada, tu eres un sol, le alegras la vida a Cameron y eso no tiene precio.

- ¿En serio? ¿Cómo sabes eso? -Dije mientras íbamos caminando-

-  Porque Damian me lo cuenta, él siempre me dice cosas como que “Cameron se estuvo sintiendo mal hoy, pero hablo con Mariana y se sintió mejor” y otras cosas por el estilo.

Solo sonreí y seguimos caminando, entramos a la clínica y buscamos a Damian, estaba parado en la puerta de una habitación, al verlo allí, Rocío me dijo esto:

-  Mariana párate detrás de mí, ¡vamos a sorprender a Cameron!

-  ¿Dónde está él? ¡Me muero por verlo!

- Rocío: Ya se, se te nota a leguas, está allí, en la habitación donde esta Damian parado -Dijo señalando con el dedo-

-Ok.

Rocío se acerco a Damian y le dijo algo al oído, él la miro con cara de duda, pero luego le dijo esto a Cameron

- Cameron, sé que me vas a matar, pero hay alguien que quiere verte.

- ¿Quién quiere verme? ¿Por qué te voy a matar?

Escuchar la voz de Cameron hizo que se me acelerara el corazón, me parecía estúpido que eso pasara, pero era real, estaba a solo unos cuantos pasos del amor de mi vida.

- No lo sé, solo es un presentimiento, mira quién es y después me dices si me matas o no.

Luego de eso Damian y Rose se apartaron para que Cameron me viera, al instante una sonrisa se dibujo en su rostro y en el mío. Luego Cameron le dijo esto a Damian:

- De verdad me dan ganas de matarte ¿Cómo sabe ella que yo estoy aquí?

- Ayer me llamo y fue tanto lo que insistió que tuve que decirle, perdóname hermano

- Esta Bien Damian, esto lo vamos a arreglar con un partido de FIFA. A ver Mariana ¿Cómo es eso que apenas te enteraste ayer y ya estás aquí? -Dijo mirándome serio-

- No podía esperar un segundo más para verte, ¿Por qué no me contaste lo que te estaba pasando?

- Bueno chicos, Damian y yo los dejamos solos para que arreglen sus cosas - Dijo Rose tomando a Damian de la mano -.

Al quedarnos solos, le dije esto a Cameron – Entonces, ¿Me vas a responder o no?

-Si no quería que te enteraras era para no preocuparte.

-  Pensé que confiabas en mí…

- No te pongas así Mariana, perdóname.

- Esta bien, no puedo enojarme contigo, hay una persona que no me permite enojarme contigo - Dije sonriendo -

- ¿Quién?

- Un ser pequeñito que está creciendo dentro mío – Dije acariciando mi vientre –.

Al instante una sonrisa se dibujo en su rostro, sus ojos brillaron y se llenaron de lágrimas, me miro a los ojos y me dijo -  Me he dado cuenta en este instante que tu amor me da la vida, sin ti me siento tan vacío  definitivamente, sin tu amor no valgo nada.

Se levanto de la cama y me abrazo, nos besamos y supe en ese instante que yo sentía lo mismo que él, sin su amor yo no valía nada, y sin importar cuánto riesgo estaba asumiendo al viajar con mi problema de salud, sin importar que tal vez por ese viaje yo podía morir, tenía que estar con él, tenía que estar con él para agradecerle por todo su amor y por estar siempre a mi lado, curando las heridas que me dejo el pasado, y sembrando amor en mi corazón y una vida nueva que era de los dos, algo que nos mantendría unidos hasta el resto de nuestros días y aun mas allá. 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...