Cartas Desde El Cielo

Nunca puedes buscar un amor eterno
Pues ese no es un amor real
El amor real es igual como la vida
Nace, crece, se desarrolla y finalmente, muere
Esa es la ley de la vida, Pero...
Que harías si el destino te da la oportunidad de estar con la persona que amas mas allá de la vida misma?
Tu aceptas esa oportunidad?

2Me gustan
0Comentarios
463Vistas
AA

12. Mudanza

Luego de ese beso, nos quedamos mirando fijamente, nos amábamos de eso no había duda, pero también sentíamos demasiada ¿Pasión? ¿Sería esa la palabra correcta? No lo sabíamos y tampoco necesitábamos saberlo, solo nos conformábamos con amarnos.

Nos despedimos en la puerta de mi salón, el me tomaba de la mano, y no me quería soltar, y yo tampoco quise que lo hiciera, pero tuvimos que despedirnos para que yo pudiera entrar a clase.

La clase era la de fotografía, expuse las fotos y saque de mi cartera una foto de Cameron y dije:

-  Y esta foto es de la persona que más me inspira, el es mi amor, mi único amor y no me imagino la vida sin él.

- Muy bien señorita, me gusta su sinceridad, y me gusta que sienta tanto amor por alguien, solo le aconsejaría que no se precipitara.

- No se preocupe profesora, eso no pasara entre el y yo.

Luego de esa clase, tenia clase de nuevo con Lindsay y Emily, aun estaban enojadas pero tenía que hablarles, las necesitaba, eran mis únicas amigas aquí en España:

-  Amigas ¿Algún día me perdonaran por haberme enamorado? Sé que no les gusta la idea de que yo ame a Cameron, pero así son las cosas, lo amo, y no quiero que por amar a alguien, las pierda a ustedes, sin ustedes yo no soy nada.

- Es que no se, tengo miedo de que me robes a Cory.

- Nunca lo hare, yo te quiero mucho, entonces que ¿Me perdonas?

- Claro que sí, no soporto estar alejada de ti.

- ¿Qué hay de ti Emily? ¿Me perdonas?

- Mmmm, ¡Esta  bien! ¡Cameron no es tan guapo!

Corrí a abrazarla, y luego hicimos un abrazo grupal, las cosas estaban saliendo como debían.

Y eso no fue todo, cuando fui a la cafetería vi a Cameron y a Damian conversando animadamente, estaban muy felices. Y eso me hacía muy feliz.

Luego de eso, todo fue felicidad, aunque habían días que Cameron no iba a la escuela ni me visitaba, según el que porque estaba muy cansado o que tenia migraña, nos veíamos casi siempre, algunos días iba a su casa y me quedaba a dormir allí, algunas veces el lo hacía, era genial. Todos los días teníamos un plan diferente, una aventura nueva, algo nuevo por vivir.

El día que cumplimos seis meses de novios, fuimos a un partido de futbol, era un Real Madrid – Barcelona. Ninguno sabía a que equipo seguíamos, así que los dos nos miramos sorprendidos en la entrada del estadio cuando nos vimos. El tenía una camisa del Madrid y yo una del Barcelona.

Nos veíamos muy cómicos en las gradas, peleando y luego besándonos, por supuesto mi equipo gano, así que él estaba molesto:

- Es imposible ganarle a los de Barcelona, siempre los árbitros están a favor de ellos.

- No digas estupideces Cameron.

-  Bien, Solo dime que amas a Mourinho.

- ¡Amo a Vilanova!

- Di que amas a Cristiano.

- Amo a Messi.

-  Definitivamente, eres incompatible conmigo.

- ¿Ah? ¿Con que esas tenemos? ¿Qué opinas de esto? ¡Yo amo a Robert Cameron Mitchell Wray con locura! -Dije gritando-

- Esta bien mi vida, ya no discuto mas. ¿Quieres que te lleve a tu casa?

- No mi amor, esta vez quiero ir a la tuya.

El me miro sorprendido pero acepto. La verdadera razón para que le dijera que iría a su casa es porque quería que se sorprendiera cuando viera que todas mis cosas estaban en su casa, había iniciado la mudanza, me iría a vivir con él, no me importaba la opinión de nadie más.

Casualmente, nos fuimos con el mismo taxista de la primera vez del día que me hice novia de Cameron. Íbamos en camino cuando vi que había un restaurante de comida rápida y le dije a Cameron que quería comer algo, estaba extremadamente nerviosa. No sabía cuál sería la reacción de Cameron al ver todas mis cosas en su casa. Al final de cuentas, yo no conocía otra habitación de la casa que no fuera la suya, es decir, yo siempre dormía en su habitación y él en la sala.

Al notar mis nervios, el taxista dijo

- Perdón que me entrometa, pero ¿Por qué esta nerviosa?

- Lo que pasa es que me iré a vivir con él, pero el aun no lo sabe.

- ¿Cuánto tiempo llevan juntos?

-  Seis meses.

-  Esta es una pregunta indiscreta, pero tengo que hacerla, ¿ustedes ya tuvieron relaciones?

-  La verdad es que si es bastante indiscreta, pero la respuesta es no.

-  Ya veo, no tienes de que preocuparte entonces, se que todo saldrá bien en la mudanza.

Solo sonreí.

- ¿Cómo lo sabe?

- Porque se han tomado su tiempo y no han apurado las cosas. Mi hija por lo menos se fue a vivir con su ex pareja cuando apenas habían salido dos días. Por supuesto, la relación fracaso, pero estoy seguro que las cosas entre ustedes funcionaran.

-  Gracias señor. Sus palabras me dan valentía.

En ese momento sale Cameron del restaurant y se sube al auto. El resto del camino yo solo iba pensando y diciéndome a mi misma que las cosas no podían fallar, no debían fallar, Cameron tendría que ponerse feliz de verme allí, viviendo con él, y más adelante, viendo mi rostro todos los días al despertar. Yo soñaba cada día con eso, solo me faltaba saber si él sentía lo mismo, si él quería lo mismo, si el ansiaba tanto como yo que el día de la mudanza llegara.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...