Cartas Desde El Cielo

Nunca puedes buscar un amor eterno
Pues ese no es un amor real
El amor real es igual como la vida
Nace, crece, se desarrolla y finalmente, muere
Esa es la ley de la vida, Pero...
Que harías si el destino te da la oportunidad de estar con la persona que amas mas allá de la vida misma?
Tu aceptas esa oportunidad?

2Me gustan
0Comentarios
465Vistas
AA

14. Mi primera vez, Mi primera desilusión

Estaba sorprendida por lo que Cameron me pedía, más aún, estaba sorprendida por la forma en que lo pedía, estaba deshecho, totalmente devastado. Lo abracé y le dije que se calmará, que podía confiar en mi, pero el aún continuaba llorando. Lo besé y sentí que estaba lista. No lo dude por un instante. Nos fuimos abrazados y besándonos hacia su habitación.

- Mariana ¿Estás segura de que esto es lo que quieres? ¿No lo estás haciendo sólo para complacerme? Dijo Cameron alejándose de mi, dándome tiempo para pensar si lo que estaba haciendo era lo correcto, si eso era lo que en verdad quería hacer.

- No mi amor, estoy lista. Esto es lo que quiero, ya no soporto estar un segundo más separada de ti.

Seguimos besándonos, nuestros cuerpos temblaban, ambos estábamos nerviosos ¡Era nuestra primera vez! Sin embargo seguimos adelante. Poco a poco había más ropa nuestra regada en el piso que cubriendo nuestros cuerpos. Poco a poco comenzamos a perder el miedo y a disfrutar el momento. Poco a poco el dolor se transformó en placer, en la más pura demostración de amor. Sé que muchas personas dicen que el primer beso no se olvida, pero yo lo borré de mi mente, en cambio mi primera vez nunca la olvide, todo fue perfecto, todo fue hermoso, todo fue simplemente especial.

A la mañana siguiente, despertamos abrazados, sonriendo ¡Felices!

- Hola mi amor.

- Hola mi vida.

- Mariana, te amo.

- Yo te amo más, Cameron ¿Todo esto es realidad? ¿Tanta felicidad es posible?

- No sé sí tanta felicidad es posible, pero es lo único que quiero. Quiero ser feliz a tú lado para siempre, quiero amarte hasta que esa palabra no exista, quiero llegar a viejo contigo, sí Dios me lo permite.

Intenté levantarme de la cama pero me dio un mareo y caí sentada de nuevo en la cama, él se preocupó y me preguntó que me pasaba.

- Mi amor ¿Qué pasa? ¿Te sientes bien?

- Sólo fue un mareo mi amor... Cameron, no será qué... ¿Cameron será qué estoy embarazada? ¿Será que pude quedar embarazada tan rápido?

- No seas tonta mi vida (Dijo sentándose y dándome un masaje en el cuello) ¿Cómo vas a sentirte embarazada tan pronto? ¿De verdad quieres estarlo?  – Dijo sonriendo – .

- No lo sé, digo que sería lindo. Me imagino teniendo una bebé rubia y alta, de ojos oscuros como los míos, y sí es algo lindo, y sólo podría pasar eso sí quedará embarazada de ti ¿No crees?

- Sí sería lindo – Dijo abrazándome, haciendo que me acostara de nuevo – Pero, ¿Por qué no sueñas que tenga también mis ojos?

- ¿Para qué sea cuatro ojos como tú? ¡No le haría esa maldad a mi bebé!

Comenzó a hacerme cosquillas y yo no paraba de reír. Finalmente podía decirlo, las nubes grises se habían ido, la tristeza se había acabado, por fin sería feliz, tanto como lo había deseado.

Luego de eso, nos volvimos más inseparables aún, éramos la pareja ideal, todos en la academia nos miraban, algunos llenos de envidia, algunos llenos de admiración, después de todo no era fácil de entender que dos personas tan jóvenes estuvieran tan enamoradas y tan seguras que querían compartir su vida.

Cuando cumplimos diez meses de novios, él se quedó en casa pues no tenía clases y yo sí. Me regresé temprano a casa pues me sentía mal, tenía mareos y ganas de vomitar. Cuando llegué a casa, me fui a mi habitación y me di cuenta que no tenía mis cosas allí. Entonces, Cameron salió de su habitación y me dijo esto:

- Mariana, ¿Qué pasó? ¿Por qué regresaste temprano?

- Me siento enferma Cameron, pero ¿Qué pasó¿ ¿Por qué mis cosas no están en mi habitación?

-  Mariana, ¿Por qué te extrañas tanto de que las cosas no estén en tú habitación?

- Porque es raro mi vida.

- Raro sería que tus cosas siguieran allí, ¿Crees qué te buscaría toda las noches a tú habitación?

Sólo sonreí y entré a su habitación, todas mis cosas estaban ordenadas y las cosas de él también. Me sorprendió que se hubiera tomado el tiempo para arreglar las cosas. Comenzamos a besarnos e hicimos de nuevo el amor. No éramos adictos al sexo ni nada, sólo lo hacíamos de vez en cuando.

Cuando desperté eran las ocho de la noche y me levante enferma, me fui al baño de su habitación y comencé a vomitar. Cuando termine de vomitar, escuché a Cameron decirme esto:

- Mi amor ¿Donde estas?

 - Estoy en el baño.

 - ¿Te sientes bien?

- No mi amor, me duele el estómago, tengo vómitos, ¿Tienes medicina para eso en el botiquín de primeros auxilios que tienes aquí?

- No mi amor, no tengo. Deja y te busco.

Cuando me dijo eso abrí la puerta del botiquín para darme cuenta que estaba ¡Lleno de medicinas! Él entró y me miró lleno de tristeza, cerró la puerta del botiquín y me dijo esto:

-  Mariana no, tú no debiste ver eso.

- ¿Qué significa todo eso? ¿Por qué tienes tantas medicinas?

- Supongo que ya no puedo ocultarlo más.

 - ¿Ocultarme qué? ¡Cameron habla! ¡Dime la verdad!

- Mariana, yo tengo... Tengo Leucemia Mariana.

- ¡Esto tiene que ser una broma! ¡Dime que es una broma!

- No Mariana, ¡Nada quisiera yo más en la vida que esto fuera una broma!

Salí del baño y comencé a meter mis cosas en mi equipaje, me iría. No soportaba vivir con alguien que me había engañado toda mi vida, pero sobre todo, no podía compartir mi vida con alguien que no había confiado en mí.

- Mariana ¡Por favor no me dejes! ¡No sé vivir sin ti! ¡No puedo seguir luchando sí no estás a mi lado!

- ¡Qué hipócrita eres! ¿Cuándo querías que me enterara? ¿Cuándo murieras a mi lado?

- Mariana, perdóname, no quería que sufrieras, prefiero sufrir yo, yo soy el que está enfermo, no tú, tú eres una persona sana, eres la mujer más bella del mundo, por ti tengo ganas de vivir, a pesar de todo lo malo que te ha pasado en tú vida, tienes ganas de vivir, y es tú alegría de vivir la que me llena de vida.

- ¡Basta Cameron! Aunque digas que todo lo hiciste por mí, para que no sufriera, ¡Fuiste egoísta! ¡Todo el tiempo te pedí que me dijeras  a verdad pero no lo hiciste! ¡Eres un egoísta Cameron! ¡Nunca te perdonare!

Me fui de la casa y me fui a mi departamentoYo estaba llorando devastada. Yo pensaba que lo nuestro nunca acabaría, que Cameron y yo estaríamos juntos toda la vida, pero no, no fue así, Cameron, me engaño, y hubiera preferido que me engañara con otra mujer, pero no, me había mentido sobre su salud, sobre su vida, y eso era aún más doloroso. Cameron fue mi primera gran ilusión, con el viví mi primera vez, pero también viví mi primera desilusión. 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...