Cartas Desde El Cielo

Nunca puedes buscar un amor eterno
Pues ese no es un amor real
El amor real es igual como la vida
Nace, crece, se desarrolla y finalmente, muere
Esa es la ley de la vida, Pero...
Que harías si el destino te da la oportunidad de estar con la persona que amas mas allá de la vida misma?
Tu aceptas esa oportunidad?

2Me gustan
0Comentarios
478Vistas
AA

25. Las cosas ya no son como antes

Ver que Cameron y yo estábamos bien y que habíamos sobrevivido a todo el dolor que habíamos pasado me hacia feliz, y cuando vi a mi hijo me enamore por completo de él, me sentía tan sorprendida de haber creado algo tan perfecto, algo tan maravilloso, algo tan mío.

~Dos Años Después”

~Narra Cameron~

Ya han pasado dos años desde que Mariana y yo hemos superado la muerte, y aunque la amo con locura, las cosas ya no son como antes, Mariana vive pendiente de John y ya casi no me presta atención, me parecía tierno al principio ver como se dedicaba a él, pero ahora es desesperante, nuestra vida de pareja murió por completo, no sé como reconquistarla, como hacer que me ame de nuevo.

~Narra Mariana~

Mi hijo es mi bendición, aunque Cameron se siente frustrado por la forma en que amo a John, creo que se siente celoso, y no entiendo la razón, se que ya no estamos juntos como antes ni hacemos el amor cada vez que él quiere, el tiene que entender que ya las cosas no son como antes, y ahora mi prioridad es mi hijo, mi hijo y el, pero sobre todo mi hijo, no quiero alejarme de mi hijo ni un instante, el me necesita, y Cameron debe entender eso.

Un día estábamos viendo televisión en la sala, era el ultimo día que tendríamos Cameron y yo para compartir bastante tiempo juntos pues el retomaría las clases en la Academia. Cuando termino la película que estábamos mirando, Cameron, sin mirarme a los ojos pues tenía la mirada fija en la pantalla, me dijo…

-  Mariana ¿No crees que ya es tiempo?

-  ¿Tiempo de que mi vida?

- Tiempo de que retomemos nuestra relación como antes de que dieras a luz.

Yo solo lo quede mirando fijamente, no era que no quisiera estar con él, al contrario me moría por hacerlo pero no me sentía cómoda en mi propia piel, mi cuerpo había cambiado demasiado con el embarazo y no estaba del todo convencida que Cameron comprendiera esos cambios.

Luego de varios minutos de silencio, Cameron se dio vuelta para mirarme y comenzamos a besarnos, teníamos demasiada pasión acumulada en nuestros cuerpos y no queríamos detener lo que estaba sucediendo. Caminamos abrazados y besándonos hasta nuestra habitación y, cuando Cameron comenzó a quitarme la blusa de la pijama que traía puesta, John comenzó a llorar en la habitación de al lado. Yo me detuve en ese instante pero Cameron me dijo

- Déjalo que llore Mariana - dijo mientras me besaba apasionadamente -.

- No puedo, déjame ir a verlo - dije tratando de apartarlo un poco -.

- Por favor Mariana, te lo ruego, déjalo llorar, seguro tuvo una pesadilla y ahorita se calma - dijo abrazándome con fuerza para que no me separara -.

- Solo deja que me asome a ver que tiene y vuelvo en un momento, por favor.

-  ¡No Mariana, tu de aquí no te mueves!  - dijo sujetándome la mano con fuerza, lastimándome -.

- Cameron ¡Me estás haciendo daño! - dije empujándole y levantándome de la cama -.

- ¡Ya te dije que tu de aquí no sales!  - dijo levantándose y empujándome con fuerza a la cama -.

 - ¡Esto era lo que nos faltaba! ¿Qué viene ahora? ¿Me vas a golpear como lo hacia mi papá con mi mamá?

Nos quedamos en silencio, mirándonos a los ojos fijamente, luego pude ver como unas lágrimas corrían por sus mejillas y arrodillándose me dijo.

- ¡Perdóname Mariana! ¡No era mi intención hacerte daño!

- Pero lo hiciste…

- Perdóname, es que ya no soporto más esta situación, no sé que tengo que hacer para que volvamos a ser la misma pareja que éramos antes de que dieras a luz.

- Cameron, yo no soy la misma de antes, no puedes pedirme que haga las mismas cosas que hacíamos antes, y  es más, no puedes pedirme que no me preocupe si escucho llorando a mi hijo.

- Si lo sé, se que ya no eres la misma de antes y aunque tú no lo creas, te entiendo, solo quiero que tu entiendas que yo también tengo necesidades.

- ¿Tú crees que yo no las tengo? Claro que también necesito estar contigo, pero no me pidas que lo haga sintiéndome incomoda, y mucho menos me pidas que ignore al niño.

- Mariana, solo quiero que comprendas esto, me estoy cansando de esta situación.

- ¿Eso quieres decir que quieres terminar con lo nuestro?

- No Mariana, solo quiero que entiendas que tanta distancia está acabando con lo nuestro.

Solo pude llorar después de escuchar esas palabras, Cameron estaba terminando conmigo solo porque no quería tener relaciones con él en esos momentos, yo pensaba que él entendía que el amor iba mas allá de eso, pero que equivocada estaba, el era igual a todos los hombres.

Al ver lo mal que me puse con su comentario, se acostó a mi lado en la cama y me abrazo pidiéndome perdón, yo sabía que yo también estaba actuando mal al no querer tener intimidad con él, pero su reacción estaba siendo demasiado exagerada a mi modo de ver.

En medio de la noche, desperté pues escuche a Cameron llorando, era muy extraño para mi verlo así, pues él no era del tipo de personas que muestra sus sentimientos y que pierde el control, me di vuelta, lo bese y accedí a tener relaciones con él, solo para comprobar mis temores, Cameron no se sentía a gusto con los cambios que habían ocurrido en mi.

A la mañana siguiente, me levante y lo primero que hice fue ir a ver a John, lo toque y estaba hirviendo, tenia muchísima fiebre, fue entonces allí cuando intuí que estaba llorando era por eso. Le di una medicina y espere a que se le bajara la fiebre para irme a prepararle el desayuno a Cameron.

Mientras estaba en la cocina, Cameron se paro detrás de mí y me abrazo por la cintura diciéndome esto al oído.

- ¿Cómo amaneció la mujer más bella del planeta?

- No sé, pregúntale.

- Tontita, ya le estoy preguntando - Dijo dándome vuelta y dándome un beso en los labios -.

- Cameron, nunca más vuelvas a hacerme eso.

- ¿Qué cosa?

- No dejar que atienda a mi hijo, estaba prendido en fiebre, es obvio que era por eso que estaba llorando anoche.

Cameron me soltó y se salió de la cocina enojado, se fue a la habitación a terminarse de vestir. Yo termine de preparar el desayuno y lo serví en la mesa. Cameron salió de la habitación y comenzó a salir de la casa, pero yo lo detuve diciéndole…

- ¿No vas a desayunar? Te prepare lo que más te gusta…

- No, prefiero comer en la academia.

- Cameron por favor, desayunemos juntos - dije suplicándole -.

- Mariana ya me voy, se me está haciendo tarde - Dijo saliendo de la casa y azotando la puerta -.

Me levante de la mesa y me fui corriendo para tratar de alcanzarlo pero ya era demasiado  tarde, ya se había subido al taxi, regrese a la casa y bote a la basura la comida que había preparado, era la primera vez que Cameron me dejaba con la comida servida en la mesa, definitivamente, nuestra relación iba de mal en peor y no tenía la mas mínima idea de cómo salvarla.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...