Cartas Desde El Cielo

Nunca puedes buscar un amor eterno
Pues ese no es un amor real
El amor real es igual como la vida
Nace, crece, se desarrolla y finalmente, muere
Esa es la ley de la vida, Pero...
Que harías si el destino te da la oportunidad de estar con la persona que amas mas allá de la vida misma?
Tu aceptas esa oportunidad?

2Me gustan
0Comentarios
515Vistas
AA

20. La felicidad para mí nunca será completa

Ante el asombro que sentía, mi doctor me dijo - Sí señorita está embarazada, tiene cinco meses de embarazo.

En ese momento recordé que justo dos días antes se cumplieron cinco meses de mi primera vez, estaba en shock, llena de felicidad.

- Esto es un milagro doctor.

- Me alegro que lo tomé de esa forma, ahora le entregare estos resultados a la gineco obstetra para que ella le dé el resto de las indicaciones, con permiso.

En cuanto el doctor se fue, me quedé tendida unos minutos más en la camilla acariciando mi estómago, estaba feliz. Al verme así, Tanner dijo,

- Que afortunado es Cameron, se llevó a la chica y al bebé - dijo asomando una sonrisa -

- Sí Tanner, pero yo me siento más afortunada, tú sabes mejor que nadie por todo lo que he pasado, y aunque por los momentos no estoy con él, mi felicidad al fin es completa.

- Me alegra verte feliz. Ahora vamos donde la doctora.

Al llegar al consultorio, la doctora me dijo,

- Me supongo que eres Mariana.

- Sí.

- Mariana, me alegra que estés tan contenta con tú embarazo, sin embargo temo decirte que tú situación es compleja.

- ¿Que quiere decir?

- Tú presión arterial está elevada y tus riñones no están trabajando muy bien, dos claros indicios de que tienes preclampsia.

- ¿Qué es eso?

- Es una condición clínica que ocurre en algunas mujeres cuando están embarazadas en las cuales tienen un aumento de la presión arterial, lo que causa una serie de complicaciones. La disfunción renal es la más común de las complicaciones.

 - ¿Es muy grave?

- Sí, lo es, puedes morir sí no guardas el reposo necesario.

- ¿Reposo? ¿No puedo viajar a España?

- No Mariana, ese viaje es muy largo y, sí se te llegara a subir la presión en el avión, pondrías en riesgo tú vida y la de tú bebé.

Me dio un montón de medicamentos y vitaminas, me siguió dando indicaciones, pero no le prestaba atención, no quería escuchar nada más, estaba embarazada, podía salvarle la vida a Cameron, pero no era feliz, mi salud estaba en riesgo y no podía viajar a España para acompañar a Cameron. Estaba dolida.

Me fui de nuevo a casa con Tanner, está vez ya no me perdía en sus ojos, sólo podía pensar en lo triste que estaba. Cuando llegamos a casa, Tanner me dijo. - Mariana, sé que estas triste por lo que te dijo la doctora, pero tú tienes que entender que tienes que calmarte, alterarte no te hace bien.

 - No puedo ser feliz, Tanner, odio mi vida, yo nunca seré feliz, la felicidad para mí nunca será completa.

En ese momento me abrazo y me miró fijamente a los ojos para luego darme un beso corto en los labios, yo lo mire sorprendida y el solo respondió.

- Perdóname Mariana, no me pude contener, desde que te volví a ver quería hacer eso.

- No te preocupes, sólo te pido que no lo vuelvas a hacer.

- Está bien. Mariana cálmate, sí en algún momento te sientes mal, sólo llámame, a  cualquier hora, yo estaré allí.

-Está bien. Nos vemos mañana en la oficina.

 - No Mariana, a partir de hoy estarás en reposo. No dejare que vayas a la oficina.

- Está bien. Nos vemos de todos modos.

Cerré la puerta de la casa y de nuevo lloré, estaba en esa casa tan grande, sola, embarazada y enferma, no sabía que hacer. Sólo quería estar con Cameron. Lo llame varias veces pero él no respondió el teléfono.

Durante un mes estuve encerrada en casa, sólo hablaba con Tanner algunas veces por teléfono. Fui a hacerme un chequeo y tenía esperanzas de que la doctora me dijera que podía viajar.

- ¿Cómo estoy?

- Estas igual Mariana, al menos no te has agravado.

- Doctora, dígame que puedo viajar, mi novio no me ha respondido y no sabe que estoy embarazada.

 - Mariana, me encantaría decirte que puedes hacerlo, pero no, no puedes.

- Está bien.

Salí del consultorio y me fui caminando a casa. Al llegar volví a intentar llamar a Cameron y no me respondió, pero al menos Damian sí lo hizo.

- Aló Damian, ¿Cómo estás?

- Estoy muy bien Mariana ¿Y tú?

-Estoy bien Damian, estoy embarazada.

- Me alegro por ti y por Cameron. 

- ¿Cómo está Cameron?

Se quedó en silencio varios minutos para luego responder

- Cameron va a matarme.

- ¿Qué pasa?

- Cameron se agravó, Mariana, los médicos decidieron dejarlo internado.

- No, no puede ser - Dije rompiendo en llanto -.

- ¡Cálmate Mariana! ¡Cameron me dijo que no te dijera nada pues sabía cómo te pondrías! ¡Cuando lo visite hoy y le cuente va a matarme!

- ¡Yo lo mataré a él por no decirme nada! Mañana mismo iré a verlo, no le digas nada, ni siquiera le digas que estoy embarazada.

- ¿Estás segura?

- Sí, eso haré.

Colgué el teléfono y llame al aeropuerto para comprar mi pasaje de avión. Sabía que la decisión que estaba tomando era arriesgada pues mi vida corría mucho peligro, pero necesitaba hacerlo, no quería estar sin Cameron ni un segundo más, aunque eso pusiera en riesgo mi vida. 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...