Cartas Desde El Cielo

Nunca puedes buscar un amor eterno
Pues ese no es un amor real
El amor real es igual como la vida
Nace, crece, se desarrolla y finalmente, muere
Esa es la ley de la vida, Pero...
Que harías si el destino te da la oportunidad de estar con la persona que amas mas allá de la vida misma?
Tu aceptas esa oportunidad?

2Me gustan
0Comentarios
460Vistas
AA

19. ¿Estoy qué?

 

Me quedé dormida luego de varias horas llorando. Cuando tuve que levantarme para ir al trabajo, recibí una llamada de Tanner para avisarme que me daba dos semanas libres pues él se iría de la ciudad. Aunque en otra ocasión eso me hubiera alegrado, precisamente era lo que menos quería en ese instante puesto que necesitaba que él me acompañara al médico y porque estar en el trabajo me ayudaba a no pensar tanto en Cameron.

Luego de esa llamada, me quité la ropa que me había puesto, me puse mi pijama y me acosté de nuevo a dormir. Dos horas después me levante escuchando gritos: ¡Mi papá había golpeado de nuevo a mi mamá! Aunque sé que está mal de mi parte, decidí no intervenir, la última vez que lo hice por poco me muero. En cambio, tomé mis cosas y me fui a comprar la casa, Cameron tenía razón, yo no tenía que ser la mamá de mi mamá, no podía protegerla, ella había elegido su destino. Luego de que compré la casa, llamé a Cameron.

- Hola Cameron.

- Hola Mariana.

- ¿Cómo has pasado el día?

- Pensando en ti, ¿Y tú?

- Extrañándote y deseando que estuvieras a mi lado -dije con tristeza-

- Te escucho rara, ¿Qué pasó?

- Es que Tanner no me va a acompañar al médico aún pues estará fuera de la ciudad por dos semanas.

- Que mal. Y con las ansias que tengo de verte y de amarte, pero ¿Es por eso que estas triste o hay algo más?

- La verdadera razón de mi tristeza es que mi papá golpeó de nuevo a mi mamá.

- Lo siento mi amor en serio, ¿Tú que hiciste?

- Decidí que lo mejor era no intervenir, así que tomé mis cosas y me compré la casa. De hecho, te estoy llamando desde aquí.

- Me duele lo que le pasa a tú mamá, pero hiciste lo mejor, ella decidió que ese fuera su destino y tú ya no puedes hacer nada más. ¿Cómo es la casa?

- Es grande y bonita. Con un aire muy romántico. Y lo que más me gusta es la habitación principal ¡Las paredes están pintadas de azul! ¡Nuestro color favorito!

- ¡Qué bueno Mariana! Ya me imagino estar allí contigo. Sabes, ahora tengo compañía en la casa.

- ¿Quién te está acompañando?

- Damian.

- ¡Eso sí que no me lo esperaba! ¿Cómo pasó?

- Se enteró de mi enfermedad y como los dueños de la casa donde vivía decidieron no rentarla otra vez, lo invité a vivir acá conmigo.

- ¿Y cómo se llevan?

- Nos llevamos genial Mariana, tú tenías toda la razón, Damian es un gran tipo y además es todo un personaje, siempre me hace reír. Lo único que no logró quitarle es esa manía de viajar en tren ¿Por qué a él y a ti les gusta tanto?

- ¡Porque es muy romántico! ¡Deberías intentarlo!

-  Paso, no creo que pueda dejar de viajar en Taxi, sólo dejare de hacerlo cuando compré mi auto.

-  ¡No sabes lo que te pierdes! y, ¿Qué hacen en sus tiempos libres Damian y tú?

-  Lo normal, nos vamos de fiesta todas las noches a buscar chicas lindas.

- Creo que debo recordarle al señor que él está comprometido -dije celosa-

- ¿Por qué siempre me crees todo lo que te digo mi princesa? No soy capaz de hacer algo así.

- Más te vale ¿Qué hacen entonces?

- Jugar video juegos, específicamente FIFA, y debo decir que tú amigo no puede conmigo, ¡Soy invencible!

- Me gustaría estar allí para verlos. Y ¿Donde está Damian?

- Salió a cenar con Rose, es una chica que conoció en la estación de trenes.

- Y todavía me preguntas porque nos gusta tanto a Damian y a mí viajar en tren, y qué ¿Ella es su novia?

- No lo sé, ellos tienen su cuento pero él no quiere soltar prenda. 

- Cameron no quiero colgar pero tengo sueño, de hecho he estado sintiéndome cansada desde hace unas cuantas semanas.

- Y con todo y eso no ibas al médico.

- No te enojes conmigo.

-  Está bien mi amor.

- Cameron ¿Qué has sabido de Lindsay y de Emily? Desde que me fui de España no he sabido nada de ellas.

- Emily está saliendo con un chico de la academia que se llama Chord y Lindsay está embarazada y planeando su matrimonio con Cory.

- Vaya, me gustaría estar allá. Lindsay embarazada y planeando su matrimonio ¡Cómo quisiera ser ella! -Dije con tristeza-

-  Mariana no te pongas triste, hasta hace unos segundos estabas contenta.

- También llevó semanas con cambios drásticos de ánimo, puedo estar contenta pero ante la más mínima cosa me enojo o me pongo triste. Sólo cuando hablo contigo tengo un estado de ánimo más regular.

- ¿Cuál estado de ánimo?

- Tristeza Cameron. Me siento triste, te extraño demasiado.

- No te preocupes Mariana, dentro de poco estaremos juntos, ¿Tú no eras la que estaba cansada?

-  Sí lo estoy, pero cuando escucho tú voz no quiero dormir.

- Pues deberías. Te dejó descansar. Ah mi cielo se me olvidaba, no voy a poder hablar contigo tan seguido.

- ¿Por qué? ¿Otra sesión de quimioterapia?

-  Sí.

- Quisiera estar allá contigo, cuidándote. Te extraño.

 - Y yo quisiera estar cuidándote a ti. Descansa mi reina. Pronto estaremos juntos, sólo es cuestión de tiempo. Ten paciencia.

-  Te amo.

- Yo también te amo mi vida, pero no llores más.

- Está bien.

Colgó el teléfono y de nuevo me quedé dormida llorando. Creo que ya estaba acostumbrándome a eso. Pasaron las dos semanas y tuve que volver al trabajo, le dije a Tanner que me acompañara al médico y él me dijo que lo haría, pero aún no pues estaba ocupado.

 Dos semanas después llegó el día que iría al médico. Justo cuando me estaba alistando para ir al médico recibí una llamada telefónica, era Cameron…

- Mariana ¿Ya fuiste al médico?

-  Voy hoy.

- ¡Qué bueno! Y ¿Qué estás haciendo ahorita?

- Mirándome en el espejo.

- ¿Desde cuando eres vanidosa?

- No soy vanidosa, es que no me había dado cuenta, pero mi cuerpo está distinto.

- ¿En qué sentido?

- ¡Mis caderas estan enormes! Nunca me había visto así, ¡Hasta me parezco a Lindsay! - dije riendo -.

 - Menos mal que es tú amiga…

- También he engordado 5 kilos, creo que me hace falta la comida de allá.

-  Como me gustaría estarte besando en este momento mi gordita.

- ¡Hey, no me digas así!

- Perdón.

- Cameron tengo que colgar. Ya Tanner debe estar por llegar.

- Chao Mariana, te amo.

- ¿Aunque yo este gorda?

- sea como sea, siempre te amaré.

- Menos mal que ya falta poco para estar contigo.

 - Eso espero.

Colgué el teléfono y seguí vistiéndome. Cuando Tanner llegó ya estaba lista y nos fuimos en su auto a la clínica. Durante todo el camino íbamos conversando y yo me perdía en sus hermosos ojos, me sentía culpable por eso, pero no podía hacer nada para evitarlo.

En cuanto llegué, lo primero que hicieron fue tomarme la presión arterial y la enfermera me miró preocupada y me dijo que era preocupante que alguien tan joven tuviera la presión tan alta. Mire a Tanner preocupada pero él me dio una mirada tranquilizadora. Luego me hice los exámenes de sangre y, mientras me daban los resultados, fui a hacerme un ecosonograma. Cuando entre allí todo comenzó a ocurrir en cámara lenta, me acosté en la camilla, me subí la camiseta que tenía puesta y me bajé un poco los pantalones, el doctor me aplicó el gel y comenzó a pasarme el aparato.

No pasó mucho tiempo cuando el doctor me miró y me dijo que yo estaba embarazada y lo único que pude decir fue ¿Estoy qué?

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...