Cartas Desde El Cielo

Nunca puedes buscar un amor eterno
Pues ese no es un amor real
El amor real es igual como la vida
Nace, crece, se desarrolla y finalmente, muere
Esa es la ley de la vida, Pero...
Que harías si el destino te da la oportunidad de estar con la persona que amas mas allá de la vida misma?
Tu aceptas esa oportunidad?

2Me gustan
0Comentarios
470Vistas
AA

22. “Amarte como te amo no puede hacerme daño”

Nos quedamos largo rato abrazados, era como si nuestros brazos se hubieran quedado pegados, ¡No quería separarme de él! Luego cuando nos separamos, la preocupación se había apoderado de su rostro y me miro fijamente a los ojos.

- Mariana, dime la verdad ¿Tu doctora te dio permiso para venir a visitarme?

- Pues, en realidad, es complicado -Dije esquivando su mirada-

- ¿Eso quiere decir que viniste sin permiso?

En ese momento entraron Damian y Rose para buscarnos pues ya les habían dado el alta de Cameron, en mi mente yo solo pensé “Salvada por la Campana” Sabía que si Cameron se enteraba que estaba enferma y que la doctora me había negado el permiso para viajar, se enojaría mucho y con razón.

Todo el camino lo hicimos en el auto de Rose riendo, cantando y burlándonos de las cosas cómicas que veíamos por las calles ajetreadas de Madrid, parecíamos un grupo de adolescentes, y es que en realidad eso éramos, Cameron y yo éramos los mayores del grupo y apenas superábamos los 20 años.

Cuando llegamos a casa, Cameron y Damian se pusieron a jugar FIFA mientras que Rose y yo arreglábamos mis cosas y las de Cameron en nuestra habitación:

- Se ve que vos y él se quieren mucho.

-  Tienes razón Rose, el es con la única persona con la que me imagino pasando el resto de mi vida, sea poco o mucho tiempo, solo quiero estar a su lado.

- ¿Por qué decís eso de “así sea poco mucho tiempo”?

- Rose, ¿Sabes guardar un secreto?

- Si, cuentame que pasa.

- Lo que pasa es que mi doctora me dijo que no podía viajar para acá pues tengo una enfermedad que les da a las embarazadas…

- ¿Preclampsia?

- Si - Dije bajando la mirada - ¿Cómo lo sabes?

- Porque mi mamá la sufrió mientras estaba embarazada de mi hermano menor.

- ¿Y qué paso?

- Ella también desobedeció a su médico y viajo desde la Provincia de Argentina de Entre Ríos hasta Buenos Aires para ver a mi papá que estaba trabajando allá para ese entonces.

- ¿Y?

- Ella murió dando a luz Mariana.

Mi mundo se ensombreció, tenía tanto miedo de que me pasara lo mismo a mí, sobre todo porque no quería dejar a Cameron ni a mi bebé solos. Rose noto que me puse mal y me abrazo para consolarme.

- Mari no te preocupes, eso fue hace mucho tiempo, la medicina ha avanzado mucho.

- Tengo mucho miedo  - dije llorando y abrazándola -.

- No te preocupes, todo saldrá bien, ahora lávate la cara, no querrás que Cameron se dé cuenta que lloraste.

- Gracias Rose, ¡Eres mi mejor amiga ahora!

- Gracias, igual cuando Cameron y vos se casen y yo me case con Damian seremos casi cuñadas.

Ambas reímos por el comentario, yo me lave la cara y salimos a ver qué hacían los chicos. Al salir la escena era comiquísima, Cameron y Damian parecían dos niños peleando, diciendo que uno le había hecho trampa al otro y cosas por el estilo. Al verme, Damian me dijo.

- Mariana dile a tu novio que no sea tan tramposo, ¡Esta haciendo trampa, así cualquiera gana!

- No le creas Mariana ¡Damian no sabe perder!

Solo me reí para mis adentros y le quite el control del videojuego a Damian diciéndole.

-  Vamos a ver si a mí también me hace trampa ¡O si eres tu quien no sabe jugar!

Comencé a jugar y a pesar de que Cameron seguía haciendo trampa – Quien lo diría - yo le gane. Al terminar el juego, Cameron estaba sorprendido y yo le dije esto a Damian:

- Tienes Razón, Cameron es un tramposo.

- Yo tenía razón, yo tenía razón.

- ¡Tú hiciste trampa, pero ya veras, me la pagaras esta noche!  - replico Cameron sonrojándose y haciendo que yo me sonrojara también por el comentario - .

Rose sonrió y le dijo a Damian que se fuera pues esa noche “Iba a haber acción en esa casa” Damian Solo le dio la razón a Rocío y le dijo “dejemos a los tortolos solos”.

Se despidieron y se fueron. Cameron nos quedamos solos, y tal como la primera vez que estuve en esa situación con Cameron, me puse nerviosa, no sé bien ni porque, pues ya había estado en esa situación antes, pero aun así estaba incomoda, así que para romper el silencio le pregunte que si quería comer algo a lo que el respondió -  A ti – dijo fingiendo que tenia tos –.

- ¿Qué dijiste?

- Dije que si quiero comer, vamos a la cocina a ver que preparamos.

Ya en la cocina ninguno de los dos buscaba algo en especial para cocinar, había demasiada tensión en el ambiente, siempre que tomaba algo para cocinar, el tomaba lo mismo, hasta que no me aguante más y le di un beso, del cual solo nos separamos porque nos faltaba el aire y al oído él me pregunto.

- ¿Tu doctora no te prohibió, ya sabes, tener relaciones?

- No – Respondí con seguridad, cuando la verdad es que ni siquiera sabía pues nunca se me ocurrió preguntarle –.

- Que bueno.

Terminando de decir eso continuamos besándonos y nos fuimos hacia nuestra habitación, allí me entregue por completo al deseo que sentía de amar a Cameron por completo, aunque mientras lo hacía me sentía mareada no me preocupe en lo más mínimo, Cameron me pregunto en determinado momento esto:

- Mi vida ¿No te estoy haciendo daño?

- Amarte como te amo no puede hacerme daño.

Seguimos amándonos hasta que el cansancio nos venció y solo nos abrazamos. No me importaba nada, ese momento con Cameron fue tan mágico que no lo cambiaría por nada, Cameron me hacia demasiada falta, y aunque eso tal vez fuera otro riesgo, no podía negarme a amarlo, simplemente no quería hacerlo.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...