A un Paso del Amor

Cinderly no tiene nada extraordinario, no es la más inteligente de la escuela y menos la más bonita. Lo único que la divierte son los animales de su granja y sus tres mejores amigas, Maly, Liz y Anita. Pero al enterarse de los viles planes de unos de los chicos más guapos de la escuela no puede menos que planear una forma de darle una lección.

Jet detesta la escuela, más aun a Bárbara, la chica bonita que acaba de terminar con él. Así que, qué tan malo puede ser salir con una de "Las Microbios" si gracias a eso puede darles una lección a su ex-novia y a uno de sus amigos, y de paso divertirse un tiempo.

Vamos, que es lo peor que puede pasar.

5Me gustan
2Comentarios
769Vistas
AA

5. Capitulo 5, Primera Parte, Conociendo al enemigo.

J.: Mi hermano te adora.

C.: Yo igual a él, tienes una agradable familia.

J.: Todos dicen eso de las familias de otros.

C.: Tú pediste las clases o fue el profesor.

J.: Yo lo hice, aunque fue idea de él, solo elegí a mi compañera.

C.: ¿Por qué yo?

J.: Curiosidad.

C.: Mejor continúo.

J.: Claro, ahora viene algo interesante.

 

***

 

Llevaba tres meses dándole clases a Jet, casi siempre nos reuníamos en su casa tres veces a la semana, siempre los sábados, los otro días dependía de lo que teníamos que hacer. Extrañamente habíamos ampliado las clases a literatura y biología.

Todo ese tiempo me pregunte si iba a realizar la apuesta, nunca intento nada conmigo, ningún acercamiento, ningún nada, a lo sumo simplemente nos conocimos más y eso me relajo, al parecer no intentaría “conquistarme”.

Casi siempre las clases eran en su casa, pocas veces nos reuníamos en la biblioteca, y jamás en mi casa. Conocía su cuarto casi como el mío, al igual como parte de su casa. Llegue a tratar a su madre y a encariñarme con su hermano. Tenía un extraño trato conmigo misma, si él no hacía nada con respecto a su apuesta, yo tampoco haría algo. Para mí, ahora, luego de todo el tiempo que había pasado, se estaba volviendo en simplemente un compañero de clases. Sí, claro, dijo mi cabeza, ignore el comentario.

Ahora esperábamos los resultados de los exámenes de matemáticas, el profesor paseaba por la clase entregando las pruebas a cada uno, no sabía porque estaba nerviosa, si por mi examen o por el de Jet.

Observe mi calificación rápidamente, 6.8 , no me emociono nada, así que me di cuenta que estaba así por él. Maly tomo mi prueba y comenzó a compararla con la suya, yo solo observe al profesor darle el examen a Jet. Su espalda se tensó y temí lo peor, pero al ver que el profesor le decía algo y Tomas, que estaba sentado a su lado lo golpeaba en la espalda sonriendo me relaje, esperaba que eso fuera una felicitación.

—Y para cuando las presentaciones con sus amigos—susurro Anita desde atrás, la mire y me acerque a ella.

—Creí que era Liz la que quería conocer a Tomas—las tres la miramos y ella arrugo su frente, luego sonrió.

—Es lindo soñar—suspiró y miró al chico un segundo, luego a nosotras— ¿Qué?—preguntó.

—Yo prefiero a Rodrigo—dijo Anita—con esos ojos que tiene—suspiro.

Mire a Maly esperando algún comentario.

—Me niego a hacerme falsas ilusiones—me reí de sus palabras— y más te vale a ti no hacerlas, se cómo lo miras—apunto con su cabeza a Jet.

Como lo miraba, yo, debía estar bromeando.

—Oye, quien crees que soy.

—Aja—dijeron las tres en coro y les di la espalda.

—No estamos bromeando—dijo Anita—es el novio de Barbie—la mire—sabes lo que te haría si descubre que pasa algo entre ustedes—se estremeció.

—Primero que nada es su ex novia—ella alzó una ceja—segundo no le tengo miedo y tercero no…

—Voy a estudiar más—dijo Liz mirando detrás de mí, me voltee para ver a Jet acercarse y pararse al lado de  mi mesa, dejo el examen encima.

—Guau — dije sonriendo —  un 6, eso es bueno — él sonrió suavemente.

—Ningún tipo de celebración—voltee mis ojos.

—No, sé que te importa eso del qué dirán los demás, así que no te dejare en vergüenza—él volteo sus ojos pero rio.

—Pero a nosotras no nos importa—dijo Liz sonriendo, la mire—así que vamos a felicitarte a nuestro estilo.

Ella miró a cada una de nosotras y supe lo que iba a hacer, las chicas asintieron y comenzaron a aplaudir, no pude evitarlo, termine aplaudiéndole igual que ellas. Jet tomó su examen e inclino la cabeza levemente.

—Esa si es una felicitación—sonrió—que todos deberíamos tener—dijo antes de regresar a su asiento, nos reímos unos segundos.

Sus amigos lo interrogaron al llegar y él debió contarles porque se rieron y nos miraron.

—Quien nos hubiera dicho que estaríamos aplaudiendo a Jet Farraguer por sus calificaciones—dijo Anita—si seguimos así puede que conozcamos a algunos de ellos.

—Quizás no—le dije—ahora le va bien, no va a necesitar de mis servicios—ella y Liz se quejaron, un sentimiento incomodo paso a través de mí.

—¿Por qué nos arruinas el plan? he—dijo Liz.

—Plan.

—Lo teníamos fríamente calculado—dijo Anita—incluso Maly iba a participar, un poco más y hubiéramos terminado las cuatro con pareja para el baile—mire a Maly y ella se encogió de hombros.

—Aja—murmure y deje de prestarles atención. Como podían pensar algo así, y por qué no, me pregunte, para ellas salir con el grupo de Jet era un sueño.

El profesor dio termino a la clase y nos apresuramos a salir, era día de cine, cuando pasamos cerca de la mesa de Jet me llamó.

—Mañana a la misma hora—dijo, arrugue mi frente.

—Quieres seguir con las clases—mis amigas y sus amigos nos observaban, asintió.

—Claro, no pienso perder mi racha de suerte—movió su examen delante de si, voltee mis ojos.

—Puedes más temprano—pregunté, él arrugo su frente.

—Cine—susurro Maly detrás de mí, la ignore.

—No puedo, tengo una competencia de tenis—jamás lo había visto jugar, sabía que era una de los mejores, pero solo eso.

—Tenis—dijo Liz.

—Competencia—dijo Anita mirándolo.

—Porque no van mañana a verlo—dijo Tomas—o mejor, lo animan, incluso si gana pueden volver a felicitarlo—él sonrió.

—No sé, no sé—dijo Liz, la mire y note que jugaba—no anímanos a cualquiera.

—Podríamos hacer una excepción—dijo Anita.

—Y lo haremos, pero vámonos, llegaremos tarde—se quejó Maly, las tres me miraron a mí.

—Por mi está bien—mire a Jet— ¿a qué hora?

—A las 10, en el campo de atrás—dijo él y asentí, Maly me agarro del brazo y me empujo.

—Tarde—se quejó.

—Por Dios, vamos—dijo Anita.

—Pero…—me empujaron mientras se despedían de los demás.

En el cine, antes de que comenzara la película mire a las chicas que no dejaban de hablar del día de mañana.

—El plan está saliendo como esperaban—pregunte, Anita me miró y asintió seria.

—Pero hemos decidido que lo mejor para esto es que tú establezcas una relación con Jet—mantuve mi cara seria.

—No se supone que si hago eso Barbie me matara—mire a las demás, ella se encogieron de hombros.

—Vale la pena—dijo Liz sonriendo.

—Veré que puede hacer—asentí para darle énfasis a mis palabras y luego las mire como si estuvieran locas, estallaron en risas causando que todos nos miraran.

Pero sus comentarios me dieron una idea, si Jet y sus amigos eran capaces de hacer una apuesta con relación a nosotras, por qué yo no podía seguirles el juego si se presentaba la oportunidad. Veamos cómo avanzan las cosas.

 

***

 

Me concentre en mi oponente todo lo posible, él realizo un saque pero la pelota cayó fuera de la cancha. Él volvió a realizar un saque y de repente sentí un escalofrió en la base de mi nuca, por suerte pude responder a mi oponente.

Luego de terminar ese set mire alrededor y descubrí que “Las Microbios” estaban ahí mirándome y hablando entre ellas, mis amigos se les acercaron.

Los vi hablar animadamente, observe a Cindy unos segundos y luego suspire. Ya era tiempo de que mi relación con ella avanzara, llevaba meses evitándolo y soportando a Gustavo, ya no podía seguir ignorando esto. Justo cuando el árbitro nos dijo que regresáramos al partido ella me miro, otra vez sentí un estremecimiento pasar por mi espalda, ignore eso y me concentre en el partido.

 

***

 

—Así que llegaron—dijeron a mi derecha, vimos a Tomas, Gustavo y Rodrigo acercarse.

— ¿Cómo va?—le pregunte a Tomas.

—Empatados, es el último set—asentí y lo vi mientras regresaban a la cancha.

—Hay algo atrayente en los pantalones cortos—me susurro Anita, mire a Jet más fijamente y note que tenía razón.

Jet corría en la cancha de un lado a otro golpeando la pelota, podía ver los musculo de su cuerpo tensarse a mover la raqueta y me sentí extrañamente fascinada, ¿qué rayos?

—Voleibol—dijo Anita, la miramos, o más bien yo despegue mis ojos de Jet para verla—voy a ver.

—Ho no—dijo Liz—para que, mejor veamos el tenis.

—Solo voy a ver—se quejó ella.

—No vinimos a apoyar a Jet—le recordé, ella arrugo su frente y cruzo sus brazos.

—Ustedes son muy malas conmigo—se quejó ella, negué.

—Si quieres te acompaño—dijo Rodrigo, todos lo miramos, yo mire a Anita que se había quedado muda, Liz la empujo suavemente.

—Sí, si quiere—le dijo Liz, Anita la miro y luego a él.

—Sí, claro—caminaron juntos hacia el partido.

—Increíble—murmuro Maly, la tome del brazo sonriendo.

—Mejor veamos el partido—le dije.

Al cabo de 20 minutos Jet ganó el último set y el partido, le aplaudimos con eso y él nos saludó con la mano, luego de recoger sus cosas se acercó a nosotros, Anita y Rodrigo también regresaron de ver su partido.

—Hola—dijo Jet al llegar con nosotros—pensé que no iban a venir.

—Felicidades amigo—le dijo Rodrigo a Jet.

—Como estuvo el partido—le pregunto Liz a Anita.

—Bien, aunque el equipo del colegio perdió.

—Y eso estuvo bien—dijo Maly.

—Solo fue por un punto.

Nos reímos.

—Amigo, apestas—le dijo Tomas  a Jet, él volteo sus ojos.

—Será porque no me he bañado.

—Pues hazlo—se quejó Tomas, Jet sonrió.

Maly me dio un codazo certero y la mire, ella alzó una ceja.

—Ha, claro—recordé que tenía que hablar con él—Jet, te molesta si dejamos para otro día los estudios—él me miro y arrugo su frente.

—¿Ocupada en tu casa?—preguntó, negué.

—No, es que con las chicas queremos ir al lago que está cerca de mi casa—las chicas asintieron.

—Un lago—pregunto Tomas— ¿podemos ir?—todos lo miramos.

—Mm—mire a las chicas—claro—ellas sonrieron, luego mire a Jet—si quieren.

Él miro a Tomas y luego  a mí.

—Claro, no es mala idea.

—Está bien, sabes la dirección de mi casa, nos vemos a eso de las 2—él asintió, nos despedimos de los chicos y nos fuimos.

—Esto es increíble—dijo Liz, Anita asintió.

—Un día en el lago con ellos—se miraron entre sí—que rayos me voy a poner.

—Ho no—se quejó Liz, Maly suspiró.

—Compórtense como chicas con cerebro, no sean otra versión de Barbie y sus amigas.

Me reí unos segundos.

—No, en serio chicas, comportémonos como si siempre hiciéramos esto.

—Pero nunca lo hacemos—dijo Anita.

—Sí, déjanos disfrutar esto—dijo Liz.

—Disfrútenlo en silencio—las regaño Maly, me miró—todas ustedes.

—Que—me queje y ellas continuaron hablando de la salida.

 

***

 

—Lago—dije y mire a Tomas luego de vestirme, él se encogió de hombros y sonrió.

—Vamos, no es mala idea—miro a los demás, Rodrigo también se encogió de hombros y Gustavo negó.

—Que te hace pensar que no teníamos otra cosa que hacer—dijo.

—Que, tienen alguna cita o algo, porque el único aquí que puede quejarse de eso en Rodrigo.

—Ya no—dijo él, lo miramos—termine con la chica, me aburrió.

—Es no es raro, todo te aburre—dije yo—pero no es mala idea, así continuare con mi plan y lograre avanzar con Cindy.

—Aun no lo haces—dijo Gustavo sonriendo, voltee mis ojos.

—Ella no es como las demás—dije, arrugue mi frente al darme cuenta de que era en verdad, no iba a lograr algo con ella con solo decirle que me gustaba como con las demás.

—Tiene razón—dijo Rodrigo—cuando son inteligentes son más difíciles.

—Es una de “Las Microbios”—dijo Gustavo—debería sentirse alagada—me queje mentalmente por el apodo.

—A todo esto quien les puso así—pregunte.

—Creo que fue Barbie cuando éramos niños—dijo Tomas.

—Te creo, es capaz de eso.

—La vi en el partido—dijo Rodrigo, lo mire—me estuvo preguntando por ti—alce una ceja.

—Y que quería.

—Saber cómo era eso de las clases privadas—él marco con sus manos la palabra clases.

—Y.

—Pues le dije la verdad, que eran eso, clases y que te estaba yendo mejor.

—Ya veo—tome mi bolso.

—Crees que te busque para el baile de fin de año—pregunto Tomas, me encogí de hombros.

—Aunque lo hiciera no iría con ella, voy a ir con Cindy—él volteo sus ojos.

—Sí, lo olvide, ese es el gran día—él negó y salimos del camarín.

—Entonces iremos—pregunto Tomas, asentí y mire a los demás, aceptaron—pasare por ustedes a eso de la una.

Luego de despedirnos camine con Tomas a mi casa, él había dejado su auto allí.

—En serio llegaras tan lejos—me pregunto, lo mire y suspire.

—No lo sé, pero por ahora me conformo con esto, el saber que puedo ganarle a Gustavo me da cierto incentivo.

—Bien, tu sabes lo que haces amigo, solo no te enamores de ella como en esas películas de chica—solté un bufido—siempre pasa—explico él.

—No estaba enamorado de Bárbara y crees que lo estaré de ella—negué incrédulo.

—No son iguales—dijo él—y eso puede jugarte en contra.

Arrugue mi frente pensando, no lograba entenderle. Yo ya sabía que no eran iguales, lo veía, pero también sabía que Cindy era más inteligente que Barbie, era una mejor persona, pero eso no significaba que yo terminaría enamorándome de ella, imposible, ¿cierto?

 

***

 

Mi padre nos observó mientras guardábamos más comida de lo requerido.

—Entonces irán ustedes y cuatro chicos más—asentí y lo mire.

—Jet será uno de ellos—él arrugo su frente.

—Señor Alex puedo usar sus especies—preguntó Liz mirándolas una a una.

—Usa lo que quieras—dijo él sin mirarla—y a qué hora regresaran.

—No lo sabemos, pero no creo que sea tarde.

—Mm—dijo él.

—Papá, estaremos a 20 minutos a pie—le dije, él volteo sus ojos.

—Irán caminando—preguntó, arrugue mi frente y mire las cosas que llevaríamos.

—No lo sé—dije y mire a las chicas.

Mi padre saco las llaves de su auto y me las tendió, todas las chicas se quejaron.

—No puedo conducir yo—dijo Anita, mi padre arrugó su frente.

—No le hagas caso, son unas miedosas.

—Debí decir mis últimas oraciones—oí decir a Maly, todos se rieron incluyendo mi padre.

—Oye, tú me enseñaste a conducir.

Escuchamos un auto afuera y salimos a ver, Jet y sus amigos aparecieron en un auto 4x4 enorme, se estacionaron a unos metros de nosotros y bajaron.

—Guau—dijo Tomas—tú vives aquí—me pregunto y asentí—y tienes animales, cabellos, esas cosas—me reí y volví a asentir.

—Todo lo que un establo debe tener—dijo Liz imitando a un vaquero, todos nos reímos.

Me gire cuando sentí a mi padre salir de la casa, se paró al lado de nosotros, todos los chicos lo miraron y saludaron, yo los presente.

—Tomas, Gustavo, Rodrigo y Jet—él asintió—mi padre Alex Berrocal.

—Un gusto señor—dijo Tomas.

—Igualmente—él miro a Jet—así que tú eres Jet, he oído hablar de ti.

Mire a mi amigas pidiendo ayuda, Liz hablo.

—Creen que podemos irnos con ustedes—dijo, todos la miramos.

—No creo que caigamos los 8—dijo Tomas arrugando su frente.

—No le hagan caso—dije—está bromeando—mire a mi padre—sacare la camioneta—él asintió.

—En serio—dijo Anita—no nos importa si vamos muy apretados.

—Fue un gusto conocerlo señor Alex—dijo Maly seria—despídame de mi madre.

—Que graciosas están hoy—les dije mientras me alejaba.

— ¿Qué pasa?—pregunto Rodrigo, Anita respondió.

—Cindy va a conducir—dijo como si eso lo explicara todo.

Al llegar al garaje mire atrás y vi que todos hablaban, incluido mi padre con Jet.

Mi padre era unos centímetros más alto que él, un poco más musculoso por el trabajo en la granja, aun así Jet no dejaba de ser enorme.

Saque la camioneta vieja de doble cabina y me detuve al lado de la otra, al bajarme todos me miraron fijamente.

—Está bien, creo que podemos hacer algo para que se vayan con nosotros—dijo Tomas serio.

—Que gracioso—dije yo—no conduzco mal—sabía que no era así.

—No, tú conduces como si estuvieras en un rallye—se quejó Anita.

—¿Por qué mejor para evitar problemas yo conduzco?—dijo Jet, él miro a mi padre y este se encogió de hombros.

—Esa es una genial idea—dijo Liz, Anita asintió.

—Por favor—dijo Maly.

—Agg—me queje y le entregue las llaves a Jet—ya, dejen de llorar y mejor vámonos.

 

***

 

Conduje la vieja camioneta por el camino indicado por Cindy, ella iba sentada a mi lado con Rodrigo y Anita sentados atrás, Tomas, Gustavo y las demás iban en su auto detrás de nosotros siguiéndonos.

—¿Quién te enseño a conducir?—le pregunte curioso, ella me miró y alzó una ceja.

—Mi padre me enseño—contesto, Anita se rio.

—Y extrañamente tu padre no tiene ese problema—dijo ella, Cindy volteo sus ojos.

—Sigue hablando así y conduciré de regreso—contesto ella, su amiga se calló en seguida, sonreí—dobla a la derecha más adelante, veras el lago seguida.

Lo hice y lo vi, un lago enorme rodeado de árboles y plantas, más una cascada a unos metros.

—Estaciónate cerca de las mesas—dijo Anita y me estacione cerca de ellas.

Bajamos del auto y caminamos hasta el agua, los chicos se estacionaron a lado de la camioneta y nos acompañaron. Liz empujo a Cindy cuando llego a su lado, ella se tambaleo precariamente y estiro un brazo, yo la afirme y ella se estabilizo, miro a su amiga que se reía.

—Oye, que pasa si me caigo—Liz dejo de reírse.

—Te hubieras ahogado en 10 centímetros de agua— Cindy suspiró y me miró.

—Gracias—me dijo y la solté.

—Está bien, solo bromeaba—dijo Liz y la agarro de un brazo—vamos a sacar todo y luego bañémonos, si—Cindy la miro.

—Está bien, solo no lo hagas de nuevo.

—Lo prometo—dijo su amiga.

Las ayudamos a sacar cosas de las camionetas, bolsos y canastos, mire a Tomas al ver la cantidad de cosas.

—Mujeres—dijo él para explicar la situación y asentí de acuerdo.

Las chicas sacaron cosas de una canasta y armaron una mesa, habían traído mucha comida.

—Sí que están hambrientas—dijo Gustavo y tomó un sándwich de una fuente, comenzó a comérselo.

—Somos como los boy scout—dijo Liz levantando su mano—siempre listas.

Arrugue mi frente.

—Ellos no hacen así—dijo Maly, mostro tres dedos de su mano haciendo la señal de los boy scout, Liz arrugó su frente mirando sus dedos.

—Y esto que es—pregunto.

—Creo que eso es de esa serie futurista, viaje a las estrellas—dijo Tomas mirándola, ella se encogió de hombros.

—Pero entendieron la idea.

Todos nos reímos.

—Hey—dijo una voz de hombre a los lejos, todos nos giramos para ver a un chico rubio y alto acercarse acompañado de una chica igual de rubia, eran tal para cual.

—Pero si no es el diablo—dijo Cindy, el chico se rio y se acercó a ella, nos miró a todos.

—Bastian—dijo Liz, todos se acercaron.

—Hey, chicas—dijo él sonriendo, miro Cindy y alzo una ceja, la mire y note que ella miraba a la chica.

—Claro—dijo él—déjame presentarte a Caroline, una amiga—arrugue mi frente un segundo al notar que decía amiga en dirección de Cindy, la chica nos saludó—ellas son Maly, Liz, Anita y Cindy—nos miró a nosotros.

—Ellos son Tomas, Gustavo, Rodrigo Y Jet—nos presentó Cindy, me acerque un poco a ella y el tipo alzo una ceja—él es Bastian, un Amigo—dijo ella marcado la palabra como él, el chico sonrió y no me agrado todo eso.

Me pregunte si ellos tenían algún tipo de relación, estúpido de mi parte ni siquiera averiguar eso, mire a Tomas y él alzo una ceja.

—¿Qué hacen por estos lados?—pregunto Liz.

—Nadar—dijo él sonriendo, el idiota no podía dejar de sonreír, pensé.

—Pues nosotros igual, porque no nos acompañan—dijo Anita, me trague mi desagrado.

—Pero…—comenzó la chica.

—Claro—soltó él sin mirarla—nos encantaría.

Cindy tosió a mi lado y note que intentaba ocultar su risa.

—Está bien, vamos a bañarnos—miro hacia la mesa—o comemos ahora, creo que Gustavo no nos esperara—todos nos giramos para verlo de pie al lado de la canasta comiendo una manzana, él alzo una ceja.

—Bañémonos, yo alejo al pozo sin fondo de la comida—dijo Tomas caminando hacia él.

Todas las chicas se fueron a un lado de la camioneta para cambiarse, nosotros solo nos quitamos las zapatillas y camisetas, mire al tipo y note que parecía un maldito modelo de revista, luego me pregunte que hacía yo mirándolo.

Bastian se metió al agua rápidamente y todos los seguimos, me estremecí al sentir el agua fría un segundo, me hundí rápidamente pero al salir esta se sintió bien.

— ¿Qué hacen?—gritó Bastian— ¿por qué tardan tanto?, están haciendo los trajes de baño.

Mis amigos se rieron.

—Ja, ja—escuche decir a Cindy, él se rio.

Todos miramos cuando escuchamos pasos, la primera en salir fue la chica, Caroline, con un traje de baño simple pero que le quedaba a la perfección, me recordó vagamente a Barbie. La chica toco el agua con el dedo de su pie y se estremeció, dio un paso hacia atrás dudando.

—No es para tanto—dijo Gustavo.

Maly, Anita y Liz aparecieron al lado de la chica con diferentes trajes de baño. Ellas no tenían un cuerpo extraordinario o llamativo como el de la chica, pero tampoco estaban mal, incluso Liz que era la más  rellenita de todas se veía bien, dentro de lo que cabía.

De repente me sentí ansioso por verla, me pregunte como seria en traje de baño, yo sabía que era delgada, había pasado mucho tiempo con ella, pero sabía que esto era diferente.

Cindy se paró al lado de sus amigas y la mire, usaba uno de esos trajes de baño de tres piezas color negro, su cuerpo se veía largo y estilizado, las caderas anchas y su cintura delgada. Me agrado lo que vi y agradecí estar bajo el agua fría.

Todas las chicas menos Cindy tocaron el agua y se quejaron. Abrí mi boca para decirles algo pero Bastian se adelantó.

—Si entran rápido no lo notaran—dijo, exactamente lo que deseaba decir.

Ellas se miraron entre sí, Cindy dijo algo y se dio la vuelta pero Anita la agarró del brazo.

Cindy y Anita entraron rápidamente, Liz las siguió quejándose y luego lo hicieron las demás más despacio. Luego solo me fije en Cindy hundirse en el agua y salir, no se alejó mucho de la orilla aunque nadaba suavemente cerca de nosotros, note que Bastian se acercaba a ella pero me adelante, tenía que hablar con ella.

 

***

 

Vi que Jet nadaba hacia mí, se hundió un segundo y apareció a mi lado, sonrió.

—Todo bien—preguntó, arrugue mi frente, él me miró esperando.

—Todo  bien, solo que el agua me pone un poco nerviosa—él se movió a mi lado y pude sentir el agua chocar con mi cuerpo por culpa de sus movimientos.

—¿No te gusta?—pregunto.

—No es eso, solo me pone nerviosa—también tú, pensé, él alzo una ceja.

Ambos miramos hacia nuestros amigos cuando los escuchamos reírse, Anita y Rodrigo estaban jugando con los demás, lanzándose agua y persiguiéndose.

—Yo no podría hacer eso.

—Nadie puede hacer eso—dijo él mirando a mi amiga nadar como un pez de un lado a otro, haciendo competencias con Rodrigo. Mire a Bastian, él hablaba con su nueva novia-amiga, como si sintiera mi mirada me observó y me pregunto si me pasaba algo, negué.

—Si quieres puedes ir a divertirte con ellos, yo solo me quedare por aquí—él negó y me miró, evite estremecerme por eso, me miraba como si quisiera algo.

—No, prefiero quedarme contigo—miró a sus amigos y luego a mí—o podríamos ir a caminar.

Sonreí ante su idea, debía admitir que eso me agradaba más.

—Seguro, no quiero arruinar tu día—apunte a los demás.

—No lo haces—sonrió—además podemos venir otro día—asentí y lo seguí fuera del agua.

— ¿Dónde van?—nos preguntó Liz.

—A caminar—le dije y miramos a Anita gritar debido a Rodrigo, quien la levanto y la lanzo al agua.

Me acerque a un bolso y saque unos pantalones cortos y sandalias, me las puse, mire a Jet y él solo se puso sus zapatillas. Me acerque a él.

—Vamos—dijo sonriendo y nos alejamos de los demás.

Al cabo de unos minutos caminábamos por un sendero entre el bosque, él más cerca de lo normal, casi tocándonos, ¿qué es todo esto? me pregunte.

—¿Bastian y tú se conocen hace mucho?—preguntó de repente, lo mire.

—Desde que éramos niños, somos vecinos—asintió y toco un árbol a su lado, se detuvo y lo imite.

—¿Son novios?—soltó, lo mire sorprendida—es que note que tienen una relación especial—se encogió de hombros.

—Novios, no, pero muy buenos amigos—me moví por el lugar y metí mis manos en mis bolsillos, arrugue mi frente.

—Pero nunca han tenido nada mas—lo mire, pero que es lo quiere.

— ¿Por qué?

—Siento curiosidad—dijo él y volvió a encogerse de hombros, yo también me encogí de hombros negándome a responder, solo observe unas flores blancas pensando cuál sería su nombre, bueno ese pensamiento solo estuvo una milésima de segundo en mi cabeza, más bien pensaba por qué a él le interesaba, a menos que...

Lo mire y note que se había parado a mi lado. Lo observe a los ojos, él me mantuvo la mirada y suspiró.

—Solo sentí curiosidad, pareció que te divertía el verlo con una chica—sonreí.

—Me divierte porque él es Bastian, siempre sale con alguien nuevo, no logra mantener una relación con la misma chica más de unas semanas.

—Te pone celosa—preguntó, alcé una ceja y cruce mis brazos.

—No—dije— y a ti—sonreí al ver su confusión.

—No, graciosa—dijo y negó.

Lo empuje suavemente con mi hombro y me miro.

— ¿Por qué tanta curiosidad? te gusta la chica y todo esto es una manera sutil de preguntarme si puedo hacer algo por ti—él arrugo su frente mirándome, luego paso sus manos por su cabello— esto es malo—dije, me miro.

— ¿Qué cosa?—preguntó.

—Siempre cuando haces esto—lo imite y pase mi mano por mi cabeza—significa que algo te molesta y no sabes cómo decirlo.

— ¿Cómo sabes eso?—pregunto intrigado.

—He pasado muchos tiempo contigo, una llega a conocer a las personas—él me miró fijamente, como si se diera cuenta de algo, suspire y me pare frente a él, evite pisar las flores—dime que pasa, no lo pienses tanto, más te molestara.

Miro alrededor pensando, segundos después me miro a mí.

—Está bien, te lo diré—me miro a los ojos y suspiró—no solo sentía curiosidad con respecto a ese chico y tú, si no también celos—arrugue mi frente y me miró de una forma extraña, de una forma que hizo que mi corazón se acelerara— me gustas Cindy, mucho.

Me quede muda de la impresión, luego arrugue mi frente, esto no era posible.

—No es posible—repetí en voz alta, él me miro confundido.

— ¿Por qué no es posible?—preguntó, me aleje de él.

Porque te oí en la biblioteca, porque se lo que quieres, porque me gustas en verdad y sé que yo no, por eso y muchas cosas, pensé, no podía decirle eso.

—Porque no—conteste negando—no es posible que yo te guste, eres novio de Barbie—camine unos pasos dejos de él, me siguió.

—No lo soy, desde hace meses—dijo él.

—Uf, te aseguro que entonces lo volverás a ser—él volteo sus ojos y se detuvo, me paré unos pasos lejos de él.

— ¿Cuál es el problema?—dijo— me gustas, es la verdad.

Mentiroso.

—Pues eso no puede ser posible, mírate y mírame a mí—solté un bufido exasperada, él me imito pero molesto.

—¿Qué diablos significa eso, no me crees?—preguntó, negué.

—Dime una cosa, algo que te guste de mi—arrugó su frente como si le sorprendiera la pregunta.

—Pues, no lo sé—miró alrededor como si buscara la respuesta entre los árboles, negué y me aleje de él, me alcanzó y me detuvo agarrándome de un brazo—puedo terminar—espere y suspiró—lo que me gusta de ti es tu forma de ser, como piensas, como tratas a mi hermano y como él te trata a ti, me gusta cómo eres con tus amigas, como eres conmigo—me miró fijamente—me gusta la forma que sonríes y que siempre cuando estas un poco molesta dices aja—sonrió y se acercó más a mí—a demás siempre me divierto contigo—alce una ceja.

—Incluso cuando estudiamos—arrugó su frente.

—Extrañamente si, aunque me gustan más los descansos—sonreí suavemente.

Jet tomo mi mentón y me hizo mirarlo, trague. No me hagas esto, rogué dentro de mi cabeza, no cuando me relaje contigo, cuando creí que no eras…vil.

—Dime, no te gusto—negué y él se tensó.

—No es eso—le aclare—si me gustas, pero esto es…extraño—él sonrió y acaricio con su pulgar mi mentón.

—Extraño pero divertido—dijo y se inclinó hacia mí, cerré los ojos al darme cuenta de lo que iba a hacer, no podía ni quería evitarlo—creo que no me aburriré contigo—murmuro, abrí mis ojos molesta.

—Aja—le dije, él soltó una carcajada.

—Aja—repitió antes de besarme.

Cerré los ojos cuando sus labios tocaron los míos, suaves y agradables, cálidos contra mí. Se alejó un segundo para volver a besarme pero más intensamente, esta vez puso su mano en mi cuello para inclinarme más hacia él, su otra mano en mi cintura para mantenerme pegada a su cuerpo.

En ese pequeño segundo olvide todo, porque tenía que rechazarlo, porque esto no estaba bien, solo sentí.

Me estremecí al tenerlo tan cerca, lleve una mano a su cuello, la otra a su hombro y me pare sobre los dedos de mis pies para imitar lo que hacía, no era experta besando, a decir verdad era mi primer beso pero no me quedaría atrás.

Sonreí internamente al escucharlo gemir y luego de eso solo me concentre en el beso.

No sé cuánto tiempo estuvimos así, pero tuve que alejarme de él para poder respirar correctamente, me sentía mareada, extraña y muy viva.

—Aire—dije sin pensar, era lo que necesitaba en ese momento, él sonrió y lo mire.

—Lo siento—aun permanecíamos abrazados.

—No importa, sola falta practica—solté torpemente, luego sonreí—lo haremos mejor la próxima vez.

—Hay que practicar mucho—aseguró.

Voltee mis ojos.

—Yo debo practicar mucho, tú no creo—alzó una ceja.

—Quien dice—dijo y volvió a besarme, se alejó de mi—no te dije que también me gustas en traje de baño—miró hacia abajo entre los dos.

—Lástima que no pueda vestirme siempre así.

—Quien lo dice—replico serio.

—Creo que toda la sociedad en general— lo bese rápidamente y me aleje de él—es mejor que regresemos.

Él se quejó y lo mire.

—¿No podemos seguir besándonos?—me reí, como decirle que no a esos labios.

—Si quieres—dije y volvió a  abrazarme y besarme.

Al cabo de unos minutos ambos llegamos al acuerdo de regresar, si no comenzarían preocuparse.

Pensé en lo que había hecho, como había caído en sus brazos tan fácilmente, me tomo de la mano y lo mire, a esto podemos jugar dos.

 —¿Que se supone que somos?—le pregunte como si nada— compañeros con ciertas ventajas.

—Hm—dijo él pensando.

—O no—él se acercó y puso su brazo sobre mis hombros, caminamos así, yo pase mi brazo por su cintura.

—Y si seguimos los patrones convencionales—lo mire y arrugue mi frente.

—Amigos con ventaja—él negó—no me digas que solo fue un momento de desliz—eso me hacía sentir enferma, aunque no debería ser el caso. Volteo sus ojos.

—Ni pienses que te libraras de mi tan fácil—sonreí— pensaba más bien en novios—lo mire mientras fingía pensarlo.

—Bien, no está mal—él arrugo su frente y se detuvo, por lo tanto también yo, me miró con intensidad, me ponía nerviosa cuando me miraba así. Hablando de miradas penetrantes.

—Entonces somos novios—asentí sin pensarlo en lo más mínimo—te advierto que vamos a cometer muchos deslices de ahora en adelante.

—Está bien—dije—tendré que vivir con eso.

—Aja—dijo él y me beso.

—Regresemos o Gustavo y Maly no nos dejaran comida.

—Eso es verdad, he visto comer de todo a ese chico.

 

***

 

Cuando llegamos con los demás nos reíamos de una historia sobre Rodrigo y una chica, todos se giraron a vernos, no llegamos tomados de la mano ni nada y pensé que hubiera sido mejor.

—¿Por qué tardaron tanto?—preguntó Liz—ya pensábamos en ir a buscarlos.

Cindy se sentó en una banca y yo a su lado.

—Eso no hubiera sido bueno, hubiéramos tenidos que buscarlos—dijo Cindy.

—Les dejamos comida en la canasta—dijo Anita.

—Me sorprende que quedara—comente de mejor humor y mire dentro de la canasta, saque dos sándwich y bebidas, le entregue una a ella.

—Gracias—dijo, le sonreí.

Mientras comía note que Tomas me miraba, él alzó una ceja y le sonreí, volteo sus ojos.

—Estábamos hablando de que podríamos regresar en unas semanas, otro sábado—dijo Tomas.

—En unas semanas comienzan las vacaciones de invierno—dijo Rodrigo.

—Va a hacer un frio increíble—dijo Cindy.

—Que horrible—se quejó Liz—no me gusta el frio.

—Podríamos  venir en la noche—dijo Gustavo, lo mire—hacer una fogata o algo.

Mire a las chicas que se observaban entre sí.

—No es mala idea—dijo Liz, mire a Cindy que tenía su frente arrugada.

—No, no lo es.

—Nosotras podríamos quedarnos en casa de Cindy después—dijo Maly— ustedes no lo sé.

—Yo podría ir a dejar a los chicos a sus casas, de eso no hay problema.

Todos aceptaron, solo fue Cindy que permaneció en silencio y con la frente arrugada.

—Es buena idea—dije, ella me miró y asintió.

—Pero ahora les tocaría a ustedes traer la comida—nos miró a todo, arrugue mi frente y mire a mis amigos.

—Es gusto—dijo Rodrigo.

—Tú no cocinas—le recordé.

—Pero mi madre si—dijo él.

Anita soltó un bufido y lo miró.

—Ya me imaginaba que alguien diría algo así—ella negó.

—No le des ideas—dijo Tomas—si lo retas será capaz de cocinar y todos sufriremos de una intoxicación.

—Que gracioso—se quejó él.

Tome dos sándwich más de la canasta y le tendí uno a Cindy, ella negó.

—Deberías comer más—le dijo Bastian.

—Estoy bien, mi peso es normal—se quejó, ella miro a sus amigas—a mi padre y a él se le ha metido en la cabeza la idea de que estoy muy delgada—todas las chicas negaron, incluso Caroline.

La mire mejor, era una chica delgada, pero se veía saludable, no consideraba que estaba mal.

—Yo creo que estas bien—le dije, todos me miraron y me congele un segundo.

Ella me miró y sonrió con dulzura, puso su mano sobre la mía.

—Gracias—me dijo, ya que estábamos todos ahí, decidí sacar a relucir lo nuestro.

Tome su mentón para afirmarla un poco y la bese, note que todos que quedaron callados de la impresión, al alejarme vi que se había sonrojado.

—De nada—seguí comiendo.

Por un segundo nadie dijo nada hasta que todos comenzaron a hablar, claro excepto Gustavo que arrugó su frente, lo mire alzando una ceja.

Las chicas la llenaron de preguntas de todo tipo mientras se reían, a mi igual me tomaron el pelo un poco pero al final le aclaramos que éramos novios, nos felicitaron.

Luego regresamos a su casa, Bastian y su chica se fueron caminando y asegurando que los volveríamos a ver. Nos despedimos de las chicas, yo de Cindy pero solo de la mano, su padre estaba ahí y no sabía si ella deseaba que lo supiera, solamente le recordé lo de juntarnos el martes como siempre a estudiar, ella asintió.

En el auto de Tomas solo pasaron 10 segundos antes de que comenzaran a hablar.

—Ya lo tenías planeado—dijo Rodrigo—hacer todo esto, no creas que no nos dimos cuenta.

—Pues sí, no la salida pero lo considere una buena oportunidad—mire por la ventana.

—Pues si sigues así ganaras—dijo Tomas.

—No te molesta que en la escuela lo sepan—preguntó Gustavo, lo mire—te aseguro que ellas se lo dirán a todos.

—A decir verdad no, incluso creo que será divertido.

—Sobre todo ver la cara de Barbie cuando se entere—dijo Rodrigo, voltee mis ojos.

—Ni siquiera puedo imaginarlo—dije, pero quería ver su expresión, a ver qué pensaba ahora al saber que estaba saliendo con otra chica, arrugue mi frente—en verdad quieren volver a salir con ellas.

—Si—dijo Tomas—me divertí bastante—mire a los demás, Rodrigo asintió y Gustavo se encogió de hombros.

—Por ahora no tengo nada mejor que hacer—dijo él.

—Está bien.

Dejamos a Rodrigo y Gustavo en sus casas y Tomas me llevo a la mía.

—Amigo, no deberías hacer esto—lo mire—esa chica es agradable, le vas a ser daño.

—No, sino se entera, no tiene porqué—me encogí de hombros—cuando termine el año y gane esperare un poco y le diré que simplemente lo nuestro se acabó, pasa.

Tomas suspiro y negó.

—Creo que el que más mal va a salir de esto eres tú—voltee mis ojos.

—No empieces con tus teorías, no voy a maltratarla o algo, saldré con ella un tiempo y luego esto acabara, muchas relaciones son así, casi todas, la única diferencia es que ella jamás se enterara que se debió a una apuesta.

—Eso espero—lo oí murmurar, luego de un rato suspiro, cuando se estaciono frente a mi casa lo mire.

—Tanto te molesta—pregunte, me miró y negó.

—No, solo pensaba que me caen bien esas chicas, no entiendo porque les dicen microbios.

—Yo tampoco si viene al caso—me quite el cinturón de seguridad y comencé a salir del coche hasta que tuve una idea— ¿te gusta una de ellas?—pregunte, él me miró y arrugó su frente.

—Por qué preguntas eso.

—No lo sé, una idea que tuve—miró alrededor.

—Pues no, aunque creo que le gusto a esa chica, Liz, no siento lo mismo—asentí.

Tomas era de lo más agradable, por eso era mi mejor amigo. Él era el chico rico de la escuela, su padre era dueño de una de la empresas agrícolas más grandes del país, aun así él era sencillo y amable, probablemente yo a su lado era un idiota, a él nunca le importaría el aspecto o la clase de una chica si esta le gustara, aunque siempre salía con las más bonitas.

—Nos vemos el lunes—me despedí, él se despidió con su cabeza.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...