A un Paso del Amor

Cinderly no tiene nada extraordinario, no es la más inteligente de la escuela y menos la más bonita. Lo único que la divierte son los animales de su granja y sus tres mejores amigas, Maly, Liz y Anita. Pero al enterarse de los viles planes de unos de los chicos más guapos de la escuela no puede menos que planear una forma de darle una lección.

Jet detesta la escuela, más aun a Bárbara, la chica bonita que acaba de terminar con él. Así que, qué tan malo puede ser salir con una de "Las Microbios" si gracias a eso puede darles una lección a su ex-novia y a uno de sus amigos, y de paso divertirse un tiempo.

Vamos, que es lo peor que puede pasar.

5Me gustan
2Comentarios
703Vistas
AA

12. Capitulo 1, Tercera Parte, la triste verdad

J.: Quedaste muda de la impresión.

C.: Pues sí, no puedo decir otra cosa, es…

J.: La pura verdad, eso fue lo que paso.

C.: No duro mucho tiempo.

J.: No, lamentablemente, lo bueno nunca dura mucho.

 

***

 

Me rendí, así de simple, no podía ni quería seguir pensando en la apuesta. Decidí solo seguir con esto porque quería, allá Jet y Gustavo si seguían con su juego, si él lo hacía pues tendría que asumir la responsabilidad, si no, bueno, eso no lo sabía, lo único que podía hacer era asegurarme de los sentimientos de Jet, saber en verdad lo que sentía por mí y luego decirle lo que “yo” sabia y sentía, enfrentarlo y soportar cualquier cosa que pase.

Levante la cabeza cuando escuche el jadeo de mis amigas, estábamos viendo a Jet en una de sus competencia de tenis, hacía frío y no podía dejar de temblar.

Note que él tenía su mano en su vientre y una mueca de dolor.

—Que, que me perdí—le pregunte a Anita, todos me miraron— que—insistí.

—Jet recibió un golpe en su estómago con la pelota, no alcanzo a esquivarla—dijo Tomas, hice una mueca.

—El tipo lo hico a propósito—soltó Liz a su lado antes de estornudar, Tomas sonrió y le paso su brazo por su hombro, ella lo miro y sonrió.

—Dejo de mirar un segundo y pasa esto—me queje, Jet camino a un lado de la cancha y hablo con el árbitro, este asintió.

—2 minutos de descanso—dijo este.

Tuve deseos de caminar hasta él y ver si estaba bien, pero sabía que no sería muy adecuado que me metiera a la cancha así que solo me conforme con verlo sentarse y hablar con su entrenador.

Regresaron al juego al poco tiempo, no le tomo mucho a Jet ganar. Lo vi doblemente concentrado, como si quisiera terminar lo antes posible. Me preocupe por él, probablemente se había lesionado y solo quería acabar con esto.

Todos aplaudimos al acabar el juego, rodeamos la cancha y llegamos cerca de él. Me miro y sonrió.

—Felicidades amigo—dijo Tomas—dos juegos más y ganaras el torneo—el asintió.

Cuando llegue a su lado, metió su mano en mi cabello y me beso, intente acercarme pero me lo impidió.

—Apesto—murmuro, me reí.

—¿Estás bien?—pregunte, dudo un segundo y arrugue mi frente.

—No fue nada.

—Seguro—dijo Rodrigo y lo golpeo suavemente en su vientre, Jet se quejó un segundo.

—Oye—lo regañe, él se encogió un poco sonriendo.

—Mejor iré a bañarme—dijo Jet.

Asentí y todos nos movimos hacia los camerinos.

Mis amigas y yo esperamos fuera, Tomas también lo hizo, solo para quedarse con Liz, al mirarla sonreí. Hacia una semana que estaban juntos y desde entonces apenas se separaban.

—No puede ser—dijeron detrás de nosotros, voltee mis ojos, podía reconocer esa voz en cualquier parte.

—Hola, Barbie—dije y me gire, todos nos miraron, Tomas volteo sus ojos.

—Y que hacen ustedes aquí.

—Admiraron los olores que salen de este lugar—dijo Maly sin mirarla y apuntando al camerinos de chicas, todos nos reímos.

—Sí, es lo único que pueden hacer, admirar—dijo ella sonriendo, alce una ceja, ella miro a Tomas—como has estado Tomas.

—Bastante bien—dijo él mirando a Liz, mi amiga sonrió.

—Me pregunto qué les pasara a ustedes—él alzo una ceja—con esto de salir con las…

—Guárdate tus comentarios para ti—dijo Jet saliendo del camerino, se acercó a mí y tomo mi mano, miro a Barbie y este alzo una ceja.

—Como sea—dijo alejándose de nosotros.

—Barbie otra vez—pregunto Rodrigo, Jet asintió y llevo su mano a su vientre distraído.

—Te acompaño a tu casa—le dije, me miró.

—Y quien te acompañara a la tuya—negué.

—Eso no es problema—toque su vientre, se quejó—vamos.

Todos se rieron.

—Te ganaron amigo—dijo Tomas, Jet soltó un bufido pero me siguió.

Nos despedimos de nuestros amigos y llegamos a su casa, salude a su madre y hermano y nos fuimos a su habitación. Él dejo su bolso en un rincón y se acostó en la cama, me senté a su lado, tenía los ojos cerrados.

—¿Te duele?—le pregunte y me miró.

—Pasara, no es la primera vez que me golpean con una pelota—sonrió suavemente.

—Espera—le dije y me moví hacia la puerta.

—¿Dónde vas?—pregunto, le sonreí.

—Regreso enseguida.

Llegue a la cocina y vi a la señora Ester preparando la comida, al verme sonrió.

—¿Qué pasa?

—Necesito hielo—arrugó su frente—Jet se lastimo durante el juego.

—Una pelota—dijo, asentí y negó suavemente—mejor te daré esto.

Se acercó al refrigerador y saco una compresa fría, me la dio.

—Y—murmuró—esto, un antinflamatorio.

—Llevare un vaso de agua—asintió.

—Hay jugo en el refrigerador.

—Gracias.

—Toma esto también.

Regrese al cuarto de Jet con un vaso de jugo, un medicamento, una compresa y una tarta de chocolate. Él, al verme llena de cosas, alzo una ceja.

Deje todo en la mesita de noche y me senté.

—¿Hambre?—pregunto él, sonreí.

—Tu madre—volteo sus ojos y volvió a recostarse.

—Toma esto—le dije, puse la pastilla en su mano y le mostré el vaso de jugo, la miro un segundo y luego la trago, bebió un poco—ni siquiera quieres saber que era—sonrió.

—Por qué, es algo malo.

—Claro que no.

—Lo sabía, confió en ti—eso me hizo sonreír.

Tome la compresa y levante su camiseta oscura, el solo me observo. Mire la mancha purpura que se estaba formando debajo de sus costillas. Pase mis dedos por su alrededor suavemente. Lo mire cuando su vientre se contrajo pero no dijo nada.

Sonriendo tome la compresa y la puse encima, se quejó un segundo, baje su camiseta y comencé a comer, el abrió la boca y le di.

Al acabar observe la hora, no era demasiado tarde, todavía podía quedarme un poco.

Él suspiro y lo mire, luego me acosté a su lado y apoye mi cabeza en su pecho con cuidado, me abrazo.

Lo sentí quedarse dormido y suspire.

Adoraba estos momentos de tranquilidad con él, claro, como muchos otros, pero los mejores eran cuando solo estábamos así, tranquilos.

Media hora más tarde me levante un poco, él se movió inquieto y me abrazo con más fuerza.

—Quédate—murmuró, sonreí.

—No puedo, es tarde—él se quejó y movió su rostro en mi dirección, abrió los ojos, aun parecía dormido. Le sonreí y me acerque a él para besarlo, no se movió, solo me dejo hacer.

Esta vez yo lo bese, lentamente, como si tuviera toda la noche para hacerlo. Al alejarme suspiro.

—Descansa, mañana tienes otra competencia—él se movió un poco y miro alrededor, luego a mí.

—Creo que aún estoy dormido—sonreí y me puse de pie, se sentó.

—Descansa—le dije.

—No quieres que te acompañe—negué y sonreí al ver que fruncía el ceño, lo bese.

—Prefiero que descanses—él sonrió y negó.

—Yo prefiero acompañarte.

Y así lo hizo, hasta la parada del autobús, quedándose conmigo hasta que subía a un autobús y me despedí con la mano.

 

***

 

Una vez más, pensé, un punto más y ganaba.

Apreté el mango de la raqueta y me incline levemente mi cuerpo, no perdí de vista a mi oponente, mi último oponente.

—No pienses tanto—recordé la voz de Cindy de repente y me tense—si lo piensas demasiado perderás la oportunidad, solo hazlo.

Sonreí suavemente y mi oponente arrugo su frente. El realizo su saque, pude determinar la trayectoria de la pelota, me moví en su dirección y golpee con fuerza, la observe. Él no fue capaz de contestarla.

—Punto—dijo el árbitro y respire.

Luego escuche el grito de los chicos a mí alrededor.

—Set y juego para Farraguer—continuo el árbitro, sonreí.

Me acerque a la mitad de la cancha y le di la mano a mi contrincante, luego al árbitro y por ultimo al entrenador que además me golpeo la espalda felicitándome.

Salí de la cancha y recibí varias felicitaciones, compañeros del equipo, compañeros de la escuela, algunos profesores e incluso Barbie estaba ahí, al verme sonrió y se acercó, me detuve a un metro.

—Felicidades—dijo, alce una ceja.

—Gracias.

—Podríamos…

— Hey—dijo una voz detrás mío y me gire sonriendo, y de paso olvidándome completamente de Barbie.

Cindy me abrazo y reí.

—Felicidades—me dijo al oído, apreté su cintura un segundo y la mire.

—Gracias—justo cuando iba a besarla alguien me golpeo la espalda.

—Hey, amigo, bien hecho—Tomas, todos los demás aparecieron.

—Y que vamos a hacer para celebrar—pregunto Rodrigo.

—Pizza—dijo Anita, la miramos—hace tiempo que no comemos.

—Bien—dijo Rodrigo—hagamos eso.

—Pero primero déjenme cambiarme de ropa—dije, todos asintieron.

Le di un beso a Cindy y me aleje de todos.

Luego de ducharme y mientras me cambiaba ropa Gustavo apareció, alce una ceja cuando se apoyó en uno de los pilares.

—¿Qué pasa?

—¿Cómo vas con la apuesta?

Arrugue mi frente, no había pensado mucho en eso, a decir verdad ni siquiera me importaba, abrí mi boca para decírselo pero la cerré al ver que sonreía.

—Bien—solté sin pensar—bastante bien, no lo vez.

Él se encogió de hombros y miro alrededor.

—Queda menos de un mes de clases y luego el baile—me examino—o te estás arrepintiendo.

—Que, crees que ya ganaste.

—Eso significa que yo lo hiciste—cerré mi boca y termine de vestirme, él me siguió hacia la puerta—entendería si no.

Me detuve al lado de la salida.

—Qué demonios significa eso—él sonrió.

—Que no cualquiera se acostaría con…—cerro la boca de repente, probablemente debido a la expresión de mi rostro y que lo había agarrado de su camisa.

—Termina la frase—lo rete, él entrecerró los ojos y me alejo de él con un empujón.

—Pero no lo has hecho, eso se debe a algo—le di la espalda.

—No tengo por qué decirte algo—lo mire—no se supone que tengo hasta la fiesta.

—Claro—se rio y deteste el sonido—entonces hasta la fiesta, quiero un informe con lujo de detalles—abrió la puerta y me miro—o mejor no—arrugo su nariz—preferiría que omitieras detalles.

Escuchamos un ruido fuera y fuimos a ver, no había nadie, mire a Gustavo unos segundos.

—Sabes—me miro—no voy a seguir con la apuesta, me retiro, si quieres di que ganaste, pero esto se acabó.

Él alzo una ceja y me estudio.

—¿Alguna duda?—pregunte.

—Ninguna—sonrió con prepotencia—sabía que no podrías—le devolví la sonrisa.

—Quien sabe—me encogí de hombros—no es algo que vayas a saber, pero gracias—arrugo su frente.

—¿Por qué?

—Porque gracias a esto conocía a Cindy, oye, si no hubiéramos hecho la apuesta quizás habría regresado con Barbie—me estremecí—otra cosa que agradecer.

Cuando regrese con mis amigos ellos hablaban de la salida, mire a Cindy y note que se había puesto su chaqueta, hablaba animadamente con Liz, sonreí y llegue a su lado.

—Vamos—le dije, ella dejo de hablar en seguida y me miro.

Pero que, pensé, sonrió suavemente.

—Claro, vamos—dijo ella y la seguí.

Que fue eso, por un segundo creí que me miraba como si yo le molestara, negué y olvide el asunto, debía ser solo mi imaginación.

En el restaurant pedimos varios tipos de pizza, me senté al lado de Cindy, ella hablaba con sus amigas, me encogí de hombros y hable con los demás. Nos quedamos un rato en el lugar, era la última vez que podríamos reunirnos todos por simple gusto, la próxima semana comenzaban los exámenes finales, nadie tendría tiempo libre y menos yo si quería mantener mi promedio.

Cuando estábamos por irnos me acerque a Cindy.

—Vas a mi casa un rato—le pregunte, me miró y arrugó su frente.

—No podría quedarme mucho tiempo, solo unos minutos, quizás otro día—mis hombros cayeron, sabía que tenía razón.

—Sigo esperando que algún día te quedes a dormir—ella entrecerró los ojos— ¿no te parece  buena idea?—pregunte.

—Es poco probable que pase eso.

—Lo sé—sonreí con picardía—aun así seguiré esperando —ella volteo sus ojos.

—Ya vámonos—dijo Tomas—están cerrando y somos los únicos aquí.

Acompañe a Cindy a que tomara el bus luego de despedirnos de los demás, todos, incluso Maly y Gustavo se fueron en parejas, eso me sorprendió.

—Vendrás a mi casa mañana—le pregunte mientras esperábamos, me miró.

—No puedo, tengo mucho trabajo en el establo.

—Ya veo—murmure.

—Ya debo irme—la oí decir suavemente.

El bus paro frente a nosotros y abrió sus puertas.

—Nos vemos—murmuro y sorprendido vi como subía sin decir nada más.

Observe el bus doblar en una esquina y me quede parado unos minutos en el mismo lugar. ¿Qué pasa aquí? me pregunte.

Luego de unos segundos regrese a mi casa. En mi habitación tome mi celular y espere, sabia cuanto tiempo le tomaba llegar a su casa, siempre me llamaba para decirme que había llegado bien, yo también lo hacía cuando salía tarde de la suya, pero esta vez espere, y espere, y espere. Cuando era demasiado tarde me preocupe seriamente.

Pensé en llamarla pero dude así que solo mande un mensaje preguntándole:

 

¿Estás bien? ¿Cómo llegaste a tu casa?, J.

A los minutos me respondió:

Estoy bien, apenas llegue a mi casa me acosté y me quede dormida. C.

Suspire y me recosté, no había pasado nada.

Lamento despertarte, me preocupe un poco. J.

Olvide llamarte. C.

Mire el celular, desde cuando ella era tan cortante.

Tu padre te regaño. J.

No. C.

Arrugue mi frente.

Y por qué estas molesta. J.

¿Qué te hace pensar que lo estoy? C.

No lo sé, solo lo siento. J.

Pues sientes mal. C.

Voltee mis ojos.

¿Quieres que te deje en paz? J.

Sí. C.

Me dejo con la boca abierta.

Por ahora. C.

Gracias, es bueno saberlo. J.

Basta. C.

Y si no que. J.

Tomare represalias. C.

Me reír suavemente.

¿Cómo cuáles? J.

Ya verás. C.

Está bien, buenas noches. J.

Buenas noches. C.

Si tomo represalias. A las 5 de la mañana me envió una serie de mensajes, todos cada 10 minutos, hasta que fueron las 6, su juego me relajo, volvía a ser la de siempre.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...