Manual de lo prohibido (Harry Styles)

Falso y pérfido eran sinónimos de mi nombre.
De todos los papeles que pude protagonizar, era dueña del único que todo el mundo en mi situación, rechazaría. Lo peor era que esta no era una obra de teatro, cuyo objetivo es sólo representar, actuar y fingir; lo curioso es que esto es la vida real, y aquello de actuar y fingir tenía que hacerlo de la mejor manera posible y existente.
Él, algo muy parecido al príncipe azul de los cuentos de hadas que mi madre me contaba cuando era una niña.
Ella, la mejor amiga con la que deseaba toparme desde los seis años, única e incondicional. Decían que era la chica perfecta para el.
Yo, situada justo en el medio; enamorada del novio de mi mejor amiga.



----------------------------------------
Esta novela NO es mia, solo la voy a empezar a subir aqui ya que me lo han pedido por correo, pondre un capitulo cada dia :)
Todo el crédito va para la verdadera escritora, no yo.

-Marianalovestacos :)

4Me gustan
20Comentarios
3148Vistas
AA

21. Capitulo 21

 

-¡Chicos ya vine!
Ambos pegamos un brinco al oír la voz de Sharon y ver el rayo de luz que la puerta abierta introducía a la habitación. Nos separamos tan rápido que no pude ni procesar la información del todo bien. ¿Sharon? ¿Ella que hacía aquí? ¿Eran ya las ocho de la noche?
-¿Por qué está tan oscuro?-preguntó y luego las luces me cegaron.
Parpadeé repetidas veces, atolondrada y desconcertada.
-Estábamos viendo una película-explicó Harry, quien de repente se encontraba muy lejos, a diferencia de cómo lo había tenido antes.
¿Cuándo se alejó tan rápido?
-¿En serio? ¿Cuál?-preguntó Sharon, tratando de ver hacía el televisor y de descifrar a qué filme pertenecían esas escenas.
-Infectados-dijo, Harry.
-_______, yo no sabía que eras masoquista-bromeó Sharon y sólo entonces, cuando oí mi nombre, aterricé-. Esa película es aterradora-musitó haciendo un mohín-. ¿Por qué la rentaste?
-Porque no sé italiano, ¿te parece una buena excusa?-musité, medio atontada. Aun no sabía qué había ocurrido y por qué Sharon estaba allí siendo las siete con treinta.
Ella soltó una risotada.
-Shar, amor. ¿Por qué llegaste temprano hoy?-preguntó Harry.
-Ah, hoy salí temprano-se encogió de hombros. Se puso en puntitas para besar los labios de su novio y me giré instantáneamente, de pronto mas aterrorizada por esa escena que por el filme.
Oí el chasquido de sus labios al unirse y quise taparme los oídos o subirle todo el volumen a la TV con tal de que me fuera imposible captar ese tipo de sonidos.
La fierecilla apareció de pronto, atenta, molesta y enfurruñada. Se movía inquieta dentro de mí estómago y me rogaba que me levantara del sofá y me largara.
Miré por la colilla del ojo y pude verlos aun besándose. La fierecilla se removió y comenzó a rasguñar lastimosamente. Ahora era un sentimiento casi palpable, podía sentirlo con claridad dentro de mí, alguna especie de punzada cerca del corazón que hacía los latidos pesados, moribundos. Esto no debía de hacerme daño… pero me lo hacía.
Me levanté del sofá y quité la película del televisor. Hice ruido cuando el control del DVD se me cayó de la mano al presionar su botón con fuerza excesiva. Pero al menos sirvió para que Harry y Sharon se dejaran de pasar microbios y me miraran.
-Perdón-farfullé.
-¿No vas a terminar de verla?-preguntó Sharon.
-No, recordé que tengo que arreglar mis cosas-dije, mientras ponía con movimientos torpes el DVD de nuevo en su lugar.
-Ay ________, pero tú nunca arreglas tu habitación-me acusó.
-No me refiero a eso Sharon-la miré-; lo que quiero decir es que mañana saldré con Liam y me llevaré la cámara-no sabía de dónde había salido la mentira, por que eso era, una mentira; Liam y yo no teníamos planes de nada-. Y por cierto, yo sí arreglo mi habitación, aunque no muy seguido.
Sharon ignoró mi último comentario.
-¿Saldrás con Liam de nuevo? Vaya, ¿cuántas veces ya son?-se emocionó y comenzó a especular.
-No las cuento, Sharon-dije y me reí.
-¿Y a dónde irán? ¿De nuevo a tomar café?
Miré el rostro de Harry, aun lado del de su novia conjeturante y pude ver en él ese tipo de gesto que le producía cada vez que yo hablaba de Liam. Aquello me alentó a seguir con la mentira.
-No, a la plaza de San Marcos-dije-. Así que si me disculpas, tengo que ir a ver que me pongo-sonreí, pero de esa manera en la que sonríen las brujas malvadas de las películas.
-¿No vas a cenar?-inquirió Sharon.
-No, no tengo hambre; pero si acaso me da, creo que tengo una barra de granola en mi escritorio-me encogí de hombros.
-Está bien.
-Hasta mañana, Harry-dije, cordialmente y le sonreí. De verás que me sentía mala y a la fierecilla le gustaba eso.
-Hasta mañana, _______-musitó, serio y sin sonrisa.
Me di la media vuelta y me dirigí a mi habitación. Había calmado a la fierecilla e incluso le había dado una dosis de satisfacción, pero ahora tenía otro problema. ¿De dónde demonios había salido mi mentira? No me quedaba más que sólo cruzar los dedos para que Liam pudiera ser mi cómplice y aceptara la invitación que le iba a hacer.
Marqué rápidamente el número de Liam y me aparté de la puerta para que no pudieran oírme. Timbró un par de veces y a la tercera su voz de ángel contestó del otro lado de la bocina.
-¿_______?-me dijo, sorprendido por mi repentina llamada.
Él siempre era el que me llamaba a mí.
-Hola, Liam, ¿cómo estás?-susurré casi.
-Bien. ¿Por qué hablas tan bajito?-me preguntó, cambiando su tono de voz al mío.
-Porque no quiero que me oigan.
-¿Quién?
-Mañana te explico, ¿sí? Sólo quería preguntarte si querías salir a pasear conmigo a la plaza-arrugué el suéter negro que llevaba puesto, nerviosa.
-¡Por supuesto! ¿Mañana?
Suspiré de alivio.
-Sí, gracias.
-No, gracias a ti por invitarme-dijo.
-Entonces, hasta mañana, buenas noches y gracias-musité.
-Hasta mañana.
Trunqué la llamada e hice una exclamación de victoria. Sabía que podía contar con Liam cuando fuera.
Me senté sobre la cama y me incliné para abrir el cajón inferior de mí buró. Rebusqué entre papeles y debajo de todos encontré lo que había guardado como un tesoro a capa y espada hasta hoy. Levanté las diez fotos y miré cada una hasta encontrar alguna que dibujara el rostro mejor.
Cuando lo hice, la tomé entre mis manos y estudié el bello resplandor que por sí sólo reflejaba el rostro de Harry. Sentí en mi estómago como si un montón de burbujas se inflaran y fueran flotando en el espacio libre. ¿Por qué él me provocaba todo esto? Ahora empezaba a tener un miedo racional y tangible. Harry no debería de provocarme ese tipo de sensaciones, por que yo sabía que significaban. Recordé lo que había ocurrido hace rato, y no pude ni imaginarme lo que hubiera pasado si Sharon no hubiese llegado. Su rostro estaba demasiado cerca. Demasiado. Sentí cómo las burbujas se inflaron más y revolotearon por todo mi estómago. Sacudí la cabeza, queriendo deshacerme del recuerdo y por consecuente de la reacción.
Guardé de nuevo todas las fotografías en mi cajón, debajo de todo el montón de papeles, en donde deberían de estar. Me arropé para dormir y escruté el techo en total oscuridad; luché contra los pensamientos que en ese momento estaba teniendo, a mi no me podía gustar el novio de mi mejor amiga, no debía
.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...