Manual de lo prohibido (Harry Styles)

Falso y pérfido eran sinónimos de mi nombre.
De todos los papeles que pude protagonizar, era dueña del único que todo el mundo en mi situación, rechazaría. Lo peor era que esta no era una obra de teatro, cuyo objetivo es sólo representar, actuar y fingir; lo curioso es que esto es la vida real, y aquello de actuar y fingir tenía que hacerlo de la mejor manera posible y existente.
Él, algo muy parecido al príncipe azul de los cuentos de hadas que mi madre me contaba cuando era una niña.
Ella, la mejor amiga con la que deseaba toparme desde los seis años, única e incondicional. Decían que era la chica perfecta para el.
Yo, situada justo en el medio; enamorada del novio de mi mejor amiga.



----------------------------------------
Esta novela NO es mia, solo la voy a empezar a subir aqui ya que me lo han pedido por correo, pondre un capitulo cada dia :)
Todo el crédito va para la verdadera escritora, no yo.

-Marianalovestacos :)

4Me gustan
20Comentarios
3140Vistas
AA

2. Capitulo 2

-Narras tu-

 

 

 

-¡Oh! Perdóname, qué descortés. Me llamo Harry Styles -me extendió la mano para saludar.
Miré su palma esperando que yo la tomase y así lo hice.
-Bueno, Harry. Sabes mi nombre-uní mi mano a la suya y estás se fusionaron como dos engranes hechos a la medida.
El calor corporal de su mano y la varonil suavidad de su piel hicieron que el rumor corriera travieso de nuevo por mis mejillas.
-Muy bonito, por cierto-sonrió haciendo referencia al nombre. El rojo se intensificó más-¿Qué tal el viaje?-preguntó.
-Cansado-suspiré-, así que si no te molesta, me sentaré a esperar a Sharon-dije y dejé resbalar mi cuerpo por la pared beige hasta llegar al gris piso alfombrado. Vaya que era un lugar triste para vivir.
-¿Te molesta que la espere contigo?-musitó.
-Por supuesto que no-traté de sonar casual.
Me sonrió y se sentó a mi lado recargando su espalda en aquella pared y cruzando sus piernas en el suelo. Los jeans que traía se le ajustaron más. Desvié mi mirada ignorando el puño de pensamientos poco coherentes que mi mente había producido.
Sentí hambre y busqué en mi bolso alguna comida chatarra que no me haya terminado en el vuelo. Afortunadamente encontré un paquetito de galletas de chocolate con un par.
-¿Gustas?-le ofrecí.
-No, gracias. Provecho-me sonrió. Me miraba como si fuese algo… poco común, pero divertido.
-Tengo hambre-me encogí de hombros, un tanto cohibida.
-Adelante-me animó a morder la galleta.
Me comí una de forma rápida y me sacudí las migas que habían caído de ella. Noté que Harry me miraba.
-¿Extrañas California?-me preguntó.
-Un poco-admití-. Pero siempre es bueno un cambio-dije mientras comenzaba a morder la otra galleta-. Espera, ¿cómo sabes que vengo de California?-exigí saber. Este chico si que conocía mucho de mí cuando para mí era un desconocido total. Sin embargo no me asustó en lo absoluto.
-Sharon me lo dijo, me habló tanto de ti-respondió.
-Oh-reí-, espero que hayan sido cosas buenas.
-No te preocupes-sonrió-. Eres su mejor amiga, ¿qué cosas malas podría decir de ti?
-No sé, quizá que… me gusta desayunar en pijama-me encogí de hombros-, o que me encantan las galletas de chocolate con mantequilla de maní.
-Desayunar en pijama es cómodo-admitió-. Y cada quien tiene sus gustos raros, a mi me encantan los chocolates con menta.
-Eso no es tan raro.
Ambos reímos entre tanto que yo aplacaba mi hambre mordiendo de nuevo la galleta… el sonido de nuestras risas ya no tuvo cabida al ser opacado por el grito de júbilo de una voz familiar.

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...