You're my kryptonite

Nuria se acaba de mudar a Londres. Desde muy pequeña, ha estado cambiando de ciudad constantemente. Aquí conocerá a gente que le cambiará la vida, especialmente un chico que le hará ver el mundo desde otra perspectiva.
http://ummyeahbasically.blogspot.com

2Me gustan
1Comentarios
413Vistas
AA

5. Pero será...

Pienso en buscar la habitación de Harry para ver como está antes de ir con Niall, pero decido no hacerlo ya que no parecía muy dispuesto a hablar antes en mi casa.
- Hola.- le digo a Niall cuando le veo. Lo cierto es que no me apetece mucho jugar al golf, pero Niall parece muy ilusionado y no quiero chafarle el plan.
- ¡Hola! ¿Qué te pasa? No pareces muy animada.
No me siento con fuerzas de contárselo todo, desde el principio, así que decido contarle solo lo esencial.
- Mis padres me han mandado a vivir a este internado.
- ¿En serio? ¿Qué guay? Ahora...- Niall se calla al ver mi cara.- ¿No te hace ilusión, verdad?
Niego con la cabeza. Intento no hablar porque si llo hago, sé que me pondré a llorar, y no quiero, delante de Niall no. Pero entonces me abraza, y no me puedo contener.
- No llores,- susurra Niall, intentando calmarme.- ya verás que entre todos vamos a conseguir que te sientas como en casa. Bueno, no creo que tengas muchas ganas de jugar al golf. Toma, un pañuelo.- dice sacando un paquete de clinex del bolsillo. Ven conmigo.- me lleva hasta un banco.- Siéntate aquí, voy a mirar nu número de habitación.
- Gracias Niall, pero no es necesario, ya voy yo.
- Vale, pero te acompaño.
- De acuerdo.- digo intentando sonreir.
Vamos a mirar a la recepción de la residencia. Hay unas dos personas delante,a una la están atendiendo, y la otra, está esperando con unas siete maletas.
- ¿Crees que podrás tu sola con todo eso?- le pregunto.
- No, hombre.- dice riendo.- Ahora viene un amigo a ayudarme.
- Ah, vale.-digo riendo.
- ¿Eres nueva?- me pregunta.
- Sí, he venido a ver mi número de habitación.
- Yo también. ¿Y tus maletas?
- Mis padres hicieron que me las llevasen a mi habitación. Por cierto, soy Nuria y este es Niall.
- Yo soy Alba.
La chica que Alba tiene delante se va, y le toca a ella.
- Bueno, ya nos veremos.- dice cuando le dan la llave.
- Sí, hasta otra.
- Adiós.- dice Niall.
Nos atiende la recepcionista. Me dice que mi habitación es la 255 y me da la llave.
- Has tenido suerte.- dice Niall.
- ¿Por?
- Tu compañera de habitación creo que es Ainhoa.
- Bueno, al menos conozco a mi compañera.
- Vamos, te enseñaré donde es.
- Vale.
Cogemos el ascensor y subimos a la segunda planta. Esta residencia es increíble, parece un hotel.
- Aquí es.- dice Niall señalando una puerta.
Saco la llave y abro. Dentro está Ainhoa leyendo una revista y con la música a todo volumen. Para la música y se levanta.
- ¿Por qué tenéis una llave de mi habitación?
- Tienes una nueva compañera.- digo entrando a la habitación.
- ¿En serio? Pues menos mal que eres tú, creía que me iban a poner a otra de las "populares" como compañera.
- Bueno,- dice Niall.- Me voy, nos vemos en la cena.
- Vale, hasta luego.- digo
- Sí, adiós.- dice Ainhoa.
Niall sale y cierra la puerta. Echo un vistazo a la habitación. Es enorme, incluso más que la de Zayn.
- ¿Te gusta?- pregunta Ainhoa.
- Es enorme, es casi la planta baja de una casa.
- Sí, le falta la cocina. Hay habitaciones que tienen, pero están todas ocupadas.
- Bueno, así está bien digo sentándome en la cama que no está ocupando Ainhoa.
La habitación está formada por un salón enorme, uncuarto con dos camas, un vestidory un aseo con jacuzi incluído.
- Oye,- dice Ainhoa.- no has venido aquí voluntariamente, ¿verdad?
- No,- no me apetece volver a contar la historia, pero ahora vive conmigo, así que tarde o temprano se enterará.- la verdad...
- Tranquila, si no quieres no tienes que contármelo.
Al final acabo contándoselo.
- Yo llevo un año aquí.- me dice tras escuchar mi historia.- Me he pasado toda la vida viajando con mis padres, al final me cansé y les dije que quería quedarme aquí. Al principio los echaba de menos, pero al final acabas acoostumbrándote.
- ¿Cada cuanto les ves?
- Una vez por trimestre.
- Yo no sé cuando volveré a ver a mis padres.
- Bueno, en vacaciones puedes venir con mi familia. Siempre viene Zayn, y no creo que les importe que vengas tú.
- Que majos tus padres.- digo riendo.
De pronto, tocan a la puerta. Ainhoa se levanta y va al salón, que es donde está la puerta a abrir. Oigo mi nombre y después un portazo por parte de Ainhoa.
- ¿Quién era?- pregunto.
- Emmm... Nadie, un vendedor de enciclopedias.
Empiezo a reírme, podría haberse inventado algo mejor.
- ¿Un vendedor de enciclopedias? ¿En serio?
- ¿Qué? Yo lo veo muy normal.- está claro que no me va a decir quien era, así que, como tampoco meinteresa mucho, no hago más preguntas.- Voy a bajar a cenar con Zayn y Niall, ¿vienes?- me pregunta.
- No tengo hambre, me quedo aquí y voy deshaciendo las maletas.
- Vale, ahora cuando vuelva te ayudo. Voy al aseo antes de irme.
Cuando Ainhoa se mete en el baño, vuelven a tocara la puerta. Esta vez, voy yo a abrir.
- ¿Quién es?- pregunto.
- Pues, según he oído por ahí dentro, el vendedor de enciclopedias.- me rio, es Harry.
Abro la puerta y veo a Harry y a Liam. Este último, está apoyado en la pared de enfrente con las manos metidas despreocupadamente en el bolsillo.
- Vaya,- digo.- veo que volvéis a ser amigos.
- La verdad es que nuestros enfados suelen durar unos cinco minutos.- dice Liam.
Ahora que solo está con Harry y conmigo parece bastante más simpático que antes en clase de historia.
Ainhoa sale del baño, y la cara que se le queda al verlos a los dos en la puerta, es de película. Me doy cuenta de que fija la mirada en Liam y lo mira con rabia. Está claro que está enfadada con éll. Liam, ante esto, decide irse.
- Te veo abajo,- le dice a Harry.- y no tardes, ya sabes que esto no me parece buena idea.
"Ya sabes que esto no me parece buena idea." La frase se me queda grabada. No se que ha querido decir con eso, pero seguro que nada bueno.
- Bueno, me voy.- dice Ainhoa.
- Vale,- digo.- pasa Harry.
Ainhoa mira con asco a Harry y acto seguido, se va.
- Bueno,- le digo- ¿vas a explicarme por qué has salido corriendo antes?
- Sí, a eso venía. Siento haberme ido de esa manera.
- ¿Qué te pasaba? Parecía que hubieses visto un fantasma.
- Pues, verás... Cuando te estabas despidiendo de Sara, me han venido recuerdos a la mente.
- ¿Qué clase de recuerdos?
- De cuando me estaba despidiendo de mi madre.- hace una pausa.- Nuria, la casa en la que vivías, era en la que vivía yo antes de que me trajesen aquí. Y tu habitación, era la mía. He salido corriendo porque un montón de imágenes han venido a mi cabeza y ninguna era buena. Necesitaba salir de ahí como fuese. Lo siento.
- No te disculpes, no pasa nada.
- Bueno, me voy a cenar. Mi habitación es la 180. Recuerda, mañana tienes que venir.
- Allí estaré. Oye, ¿A qué se refería Liam con: "Ya sabes que esto no me parece buena idea"?
- Emm... Eh... Nada, cosas nuestras.- está claro que no quiere hablar del tema.- Bueno, me voy, buenas noches.
- Hasta mañana.
Voy a empezar a deshacer las maletas, cuando vuelven a tocar a la puerta.
- ¿Quién es?- pregunto.
- Mmm... Un monstruo que te va a comer.
- Pues entonces no te abro.
- Joooo, bueno, pues ya no soy un monstruo.
- Ah, entonces vale.- digo mientras le abro a Niall.- ¿Qué quieres monstruito?
- Venga, baja a cenar con nosotros.
- No, ya le he dicho a Ainhoa que...
- Ya sé lo que le has dicho a Ainhoa y por eso he venido a por tí.- dice apoyándose en el marco de la puerta.
- Pero es que no tengo hambre, y tengo ocho maletas para deshacer.
- Pues luego te ayuda Ainhoa a deshacerlas, pero tú vas a bajar a cenar.
- Que no, Niall, no seas pesado, anda.
- O bajas o te arrastro, tu verás.
- Pfff... Madre mía, que pesado que eres.
- Lo sé. Venga te echo una carrera al comedor, que verás que esta vez te gano.
- Venga, vale, pero esta vez sin trampas.
- Buueeeno, vaaale.
- Espera que coja el móvil y la llave y salgo.
Entro, cojo el móvil y las llaves, me peino un poco, y vuelvo a salir.
- Venga,- digo.- preparados, listos... ¡YA!
Los dos empezamos a correr, pasado el primer pasillo ya he adelantado a Niall, pero va pisándome los talones. En lugar de esperar a que llegue el ascensor, bajamos por las escaleras, y cuando llegamos abajo, estoy muerta de cansancio, pero sigo corriendo. Cuando estamos llegando al comedor, Niall va prácticamente a mi lado, pero aun y así, voy ganando. Sólo queda recorrer un pasillo, y habremos llegado al comedor. Niall intenta darme codazos para frenarme, pero no lo consigue. Al final, gano yo.
- ¡Te he vuelto a ganaaar! Eres una tortuga.
- ¿Tortuga o monstruito, en qué quedamos?
- Eres un monstruito-tortuga.- digo riendo.- Anda, vamos dentro. Ve tú a coger lo que quieras de cenar, yo no tengo hambre.
- Vale, nos vemos en la mesa.
Recorro con la mirada todo el comedor y finalmente, veo en una mesa a Zayn y Ainhoa que me saludan con la mano. Me dirijo hacia su mesa, cuando veo que paso por al lado de la mesa de Harry.
- Hola.- le digo parándome a saludar.
Él levanta la cabeza, me mira como si yo fuese un bicho raro, y después vuelve a centrarse en su comida.
- ¿Pero tú quien te crees para venir aquí a saludar?- dice una chica pelirroja.
Me dan ganas de decirle: "Anda calla zanahoria", pero me acuerdo de las advertencias de Niall y me lo callo.
- Es mi amigo.- digo en su lugar.- O al menos lo era hasta haceunos diez segundos.
Todos empiezan a reirse, incluído Harry.
Pero será... No se me ocurre ninguna palabra lo suficientemente fuerte para describirlo, supongo que tendré que ampliar mi vocabulario.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...