365 dias para tu fin



Zack vive solo en un pueblo perdido en el bosque, nunca sale de casa, no socializa con nadie, tan solo vive dia a dia esperando su inevitable muerte, porque la enfermedad que padece tan solo le da 1 año de vida como mucho, pero acontecimientos le haran aprovechar mejor el tiempo que le queda.

Si te gusta la historia.

Comenta o Comparte.
Deja algun mensaje en la caja de comentario, eso me ayudaria mucho para seguir adelante escribiendo esto, o bien compartelo con tus amistadas.

12Me gustan
6Comentarios
802Vistas
AA

3. El joven sin paciencia

Emily se encontraba cerca de la casa de Zack, el perro automáticamente entra al jardín por medio de un agujero que anteriormente había escarbado debajo de la cerca.

 

-Así que  de esta manera te escapas Nanuk, con razón dicen que los samoyedos son tan problemáticos – ella se ríe.

 

Emily entra al jardín, observa todo el lugar, daba la impresión de que las plantas no habían sido regadas en mucho tiempo.

 

-Pobres plantitas, no las han regado en días – ella toma la hoja de una planta que estaba totalmente seca

 

Ella golpea a la puerta de Zack, primero muy suavemente. Pasaron los minutos y nadie habría la puerta. Emily decidió golpear con un poco más de fuerza, para eso busco en el jardín una piedrita y con ella toco la puerta, no sucedió nada. Al darse cuenta de que nadie le abre la puerta de la casa, comienza a golpear muy fuerte y a gritar.

 

-¡Zack!, ¡Soy yo Emily!, ¡Llego una feria al pueblo!, ¡Me prometiste que si eso pasaba me acompañarías!

 

Desde dentro de la casa se escuchó un grito.

 

-¡Largo de aquí!, ¡Quiero dormir!

 

Emily que no era una chica que se dejase amedrentar le responde.

 

-¡Lo prometiste!, ¡Si no abres voy a entrar por las malas!

-¡Inténtalo! – grito Zack desde dentro

 

Emily observa la puerta, trata de forzarla, pero era muy débil para algo así. Ella rodea la casa, al llegar al patio mira hacia dentro por una gran ventana, allí observo a Zack durmiendo en una mecedora. Ella le golpea la ventana.

 

-¡Abre la puerta! – Volvió golpear el cristal – Este tonto ahora se hace el dormido – pensó ella

 

Emily mira a su alrededor, trata de buscar algún objeto contundente, ella ve una piedra de buen tamaño, se agacha para recogerla, al tenerla en la mano se da cuenta que es bastante pesada. Emily retrocede un poco, piensa lanzar la piedra sobre el techo para hacer mucho ruido, mientras retrocede pasa a pisar estiércol de perro, ello produce que se resbalase y que sin querer suelte la piedra en dirección hacia la ventana. Y como si fuera en cámara lenta Emily vio como el cristal se hacía pedazos por el impacto del proyectil, ella inmediatamente fue a esconderse detrás de un rosal que justamente era la única planta que crecía sin problemas en el jardín de Zack.

Al escuchar los vidrios quebrarse Zack se levanta de la silla mecedora y se dirige al lugar donde se produjo el ruido. Su impresión fue de suma molestia al ver su ventana totalmente destrozada, él saco la cabeza por la ventana y vio donde estaba escondida Emily.

 

-Me debes un cristal nuevo – le dice a ella

 

Minutos más tarde Zack se encontraba comiendo el pastel que Emily le había traído de regalo, ella por su parte con una pala y escoba limpiaba los cristales que habían quedado dentro de la casa.

Mientras Zack comía le pregunta a Emily.

 

-¿Sabias que si avientas una piedra contra un cristal, este se rompe? – continua comiendo

-Fue sin intención. Además deberías limpiar los desechos de tu perro – ella empieza a oler – apestan todo este lugar

-No le eches la culpa a mi perro – él come un poco más de pastel – es muy bueno, siempre que salgo y no lo puedo llevar, me espera afuera mi taller o de la casa.

-Deberías añadir que igual es muy apestoso.

-Eso ya lo mencionaste.  Mejor hablemos de cuando me vas a pagar el cristal

 

Emily se hace la tonta y sigue limpiando.

 

-Oye…, Emily, ¡Emily!

-¿Qué sucede?

 -Dinero, cristal, ahora – solamente eso dice Zack

-Tengo que pedirle prestado a mi padre, no te preocupes, lo mas seguro es que hoy te reponga tu condenada ventana

-Oye, la señora de la pastelería me dijo que tiene un puesto de trabajo disponible en caso que quisieras trabajar. Aprenderías a cocinar, y seguramente Edwin tendría comida decente en su casa, y ya no tendría que venir aquí por un plato de comida caliente – se larga a reír

-¡Oye, yo cocino muy bien! – Emily golpea la mesa, con el puño,  los platos y cubiertos saltan por los aires, también lo hace el pastel, pero afortunadamente Zack lo alcanza a atrapar, pero por desgracia un plato cae al suelo y se rompe

 

Emily se vuelve a hacer la desentendida y continúa limpiando como si nada hubiese pasado.

 

-Sabes cocinar como tres cosas. Panes tostados, huevos fritos y hervir agua. Prácticamente solo puedes hacer un desayuno

-Esas observaciones tuyas me tienen sin cuidado, en todo caso el desayuno es la comida más importante del día según e escuchado

 

Entra una corriente de aire fresco por la ventana rota.

 

-Con respecto al cristal, seria bueno que ya comenzaras a reemplazarlo, para que no tenga frío en la noche

-¡Eres tan pesado!, una viene a visitarte y siempre te vas en negativas – Emily se frustra con esa conversación – mejor me voy a la alcaldía, hablare con mi padre, en poco tiempo vendré a reponerte el cristal – luego añade con tono categórico - pero luego de eso me acompañaras a la feria – se larga de allí cerrando fuertemente la puerta

-Que muchacha mas problemática – Exclama Zack

 

Emily seguía con la idea de ir a la feria, era lo que mas le importaba.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...