365 dias para tu fin



Zack vive solo en un pueblo perdido en el bosque, nunca sale de casa, no socializa con nadie, tan solo vive dia a dia esperando su inevitable muerte, porque la enfermedad que padece tan solo le da 1 año de vida como mucho, pero acontecimientos le haran aprovechar mejor el tiempo que le queda.

Si te gusta la historia.

Comenta o Comparte.
Deja algun mensaje en la caja de comentario, eso me ayudaria mucho para seguir adelante escribiendo esto, o bien compartelo con tus amistadas.

12Me gustan
6Comentarios
803Vistas
AA

4. El hogar del resignado

Eran aproximadamente las tres de la tarde cuando Emily llega nuevamente a la casa de Zack, la acompañaban dos hombres que venían a tomar las medidas de la ventana, luego de hacerlo tuvo que pasar otra hora para que llegaran con el cristal de reemplazo. Mientras estas personas trabajaban, Emily conversaba con Zack.

 

-¿Cómo te sientes hoy? – le pregunta a Zack

-Bien, solo debo tomar mi medicina, podré vivir un año y algo como mucho – luego añade – quisiera disculparme por enojarme contigo, a veces tiendo a desquitarme con todos los que me rodean, es una mala costumbre que he ido cultivando

-No te preocupes Zack, fue culpa mía – observa la medicina de este – tu solo preocúpate de tomarla – le sonríe - seguramente alguien encontrara la cura y podres vivir… - Zack la interrumpe

-Emily, no creo que eso sea posible – mira hacia el piso – creo que ya me resigne a pasar mis últimos días aquí en Quebost, prefiero estar tranquilo. Aunque sino fuera por lo que la gente dice, todo seria perfecto.

-¿Te refieres a los rumores de…?

-¿De que yo mate a mis padres?, creo que los he escuchado tantas veces que incluso yo me lo estoy creyendo

-No seas tonto, son solo mentiras sin fundamento – Emily intentaba animarlo, pero era algo difícil

-¿Y si es verdad?, hay muchas cosas que no recuerdo

-Zack, se que no serias capas de hacer algo así.

-No estoy seguro, a veces una mentira se repite tantas veces que entonces comienza a parecer verdad

-No digas tonterías Zack

-Tienes razón, pero igualmente hay un par de años de mi vida que no recuerdo. No tengo la menor idea de que sucedió con toda mi familia. Yo solo recuerdo que vivíamos aquí, luego me marcho a no se donde, y en un instante Edwin y tu me encuentran dos años después en medio del bosque – se levanta de la mesa a buscar algo para beber - y para colmo ahora tengo una extraña enfermedad sin cura que prácticamente me tiene con un pie en el ataúd – Zack toma un vaso de agua – cada día se me hace más difícil vivir

 

-No te pongas triste Zack.

-No, no lo hago – lo dice con voz bastante calmada - El pasado es pasado, mejor será que nos alistemos para la feria, ya deberían haber terminado de instalar el cristal. ¿No lo crees?

-Tienes razón vamos a ver si ya terminaron

 

Los hombres ya habían acabado el trabajo, solicitaron la paga de veinte mil drekels a Emily, ella rápidamente se saca una bota, desde allí toma el dinero. Los dos hombres y Zack la miran muy extrañados, a lo que Emily les dice:

 

-¿Qué me miran?, ¿Nunca vieron a alguien esconder dinero en sus botas? – Ella toma desde allí el dinero – estos drekels son tan buenos como cualquier otro

-Si quieres para tu próximo cumpleaños te regalo una cartera – le dice Zack

-Muy gracioso – exclama Emily con todo irónico, ella se dirige a los dos trabajadores y les da su paga

 

Los dos hombres reciben el dinero, pero ambos miran a Emily con cara de “Que muchacha más rara”. Los trabajadores se van de la casa, un poco más tarde Emily y Zack hacen lo mismo.

 

-Parece que esos tipos olieron el dinero, ¿Te cambias a menudo de botas? – dice Zack

-No hables tonterías – le responde Emily

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...