365 dias para tu fin



Zack vive solo en un pueblo perdido en el bosque, nunca sale de casa, no socializa con nadie, tan solo vive dia a dia esperando su inevitable muerte, porque la enfermedad que padece tan solo le da 1 año de vida como mucho, pero acontecimientos le haran aprovechar mejor el tiempo que le queda.

Si te gusta la historia.

Comenta o Comparte.
Deja algun mensaje en la caja de comentario, eso me ayudaria mucho para seguir adelante escribiendo esto, o bien compartelo con tus amistadas.

12Me gustan
6Comentarios
794Vistas
AA

10. De mal en peor

Dia 340 de 365 dias de vida (Año 1)

Era muy temprano y Zack había llegado a su casa luego de estar casi tres semanas en el Centro del CMP. Su perro se alegro mucho al verlo.

 

-Hola Nanuk – le rasca la cabeza a su perro, este le mueve su cola – tienes mucho animo, creo que mas tarde iremos a correr al bosque

 

Zack entro a la casa, allí dentro estaba Emily, ella ya no tenía la cara de felicidad que siempre le acompañaba. Ahora ya no era la misma, algo había cambiado durante el tiempo que estuvo ausente.

 

-¡Hola Emily!, ha pasado bastante tiempo desde que te vi – Zack mira a su alrededor - ¿Esta Edwin contigo?, quiero darle las gracias por ayudarme

 

Emily quien se encontraba sentada cerca de la chimenea, se levanta,  se acerca a Zack y lo abraza fuertemente.

 

-¡Edwin se fue a la guerra! – Se pone a llorar – ¡me dejo aquí sola!

 

Zack no sabia que decir en ese momento, la noticia de la partida de Edwin lo tomo muy desprevenido.

 

-No te preocupes por él – balbucea - es muy inteligente, no le pasara nada – en el fondo sabia que nada era seguro y que seria muy difícil que Edwin volviese a casa – ya veras como regresa

-¿Tu crees? – ella se seca las lagrimas con sus manos

-Si lo creo – miente

-Necesitaba que alguien me convenciera de que Edwin va a estar bien, gracias Zack – realmente Emily y Zack no sabían si Edwin volvería con vida, pero era mejor auto engañarse y pensar que habían grandes posibilidades de que regresase

-De nada – Zack mira una carta que estaba en la mesa que se encuentra junto a la chimenea - ¿y esa carta?

-Es de Edwin, me llego hace unos días, y por lo que leo todavía tengo dudas de si él estará bien

-¿Puedo leerla?

-Aquí tienes – le entrega la carta

 

Querida Emily:

 

Durante estas semanas no he hecho nada más que viajar. Al llegar al lugar de reclutamiento me hicieron un chequeo para ver si estaba en condiciones de pelear. Para mi desgracia salí bien en todas las pruebas, luego de eso me asignaron a mi escuadrón y me dieron mi uniforme. Estoy muy triste, ya que todos los días te hecho de menos, pero no te preocupes voy a hacer todo lo posible para mantener un perfil bajo, no are nada que me ponga en peligro.

Ahora me encuentro en la ciudad de Sacred, al otro lado del mar. No tuve mucho tiempo para entrenarme, pero mis habilidades mágicas no se han oxidado después de todos estos años. La ciudad esta muy bien fortificada, y aunque se supone que debemos defenderla, no creo que haga mucha falta. La gente que vive aquí es muy simpática y creen mucho en el escudo de energía que rodea a la ciudad y la protege.

No te preocupes, lo mas seguro es que cumpla con mi horas de servicio y vuelva a casa.

Emily quiero decirte que te quiero y te adoro. Estas semanas sin ti me ha hecho valorar mucho las horas que paso contigo, lo único que quiero es estar a tu lado nuevamente. Agradezco a Dios por haberte conocido y se que solamente contigo seré feliz.

Emily me encantas, no puedo vivir sin ti, lo mas seguro es que si Zack no nos hubiese presentado cuando éramos pequeños de igual manera te hubiera conocido, eres todo para mi y quiero estar el resto de mi vida contigo, Emily espérame, que volveré contigo, eso te lo juro, realmente te lo juro.

Se que llevo poco tiempo sin verte, ya que un par de semanas es realmente poco tiempo, pero todas las noches veo la fotografía tuya y pienso en ti. Realmente solo quiero estar allí en Quebost junto a ti. Pasar horas y horas contigo.

Se que la carta es corta, pero no me han dado mucho tiempo libre. Más adelante planeo enviarte más cartas desde otros lugares.

Me despido.

 

Siempre tuyo Edwin. Te amo.

 

P.D: Zack se que leíste esta carta, por favor cuida a Emily. Nos vemos amigo mío.

 

-¿De verdad sabia que leería esto? – Pienza Zack

 

Edwin ya se encontraba en el campo de batalla, protegiendo una ciudad. Zack se preguntaba si Edwin estaría bien, si realmente esa ciudad era tan segura como se decía en la carta. Realmente Emily ni él podrían saber que pasaba en realidad en aquel lugar.

 

Una hora más tarde

 

Emily había estado preparando el almuerzo,  solo pensaba en el regreso de Edwin, a ella no le importaba el estado en el cual el volviese, lo único que quería era que estuviese a su lado. Aunque ellos llevaban poco tiempo separados, el fantasma de la guerra estremecía los huesos de ella, quien en ciertos momentos creía que Edwin nunca volvería, además de eso estaba el preocupante estado de su amigo cuya enfermedad lo mataría en un año mas, el solo hecho de quedarse sola la aterraba y sufría por dentro, pero desde ese momento trato de disimular para que Zack no volviese a notar que ella estaba preocupada.

 

-¿Te gusta la sopa de ave? – pregunta Emily

-Depende de que clase de ave

-Gallina

-Si, me agrada esa sopa

 

La guerra es un virus letal que afecta a las comunidades, uno a uno todos van cayendo, familias completas desaparecen, pueblos completos son barridos solo por el hecho de no pensar de la misma manera que las personas que los conquistaron. La guerra no trae nada bueno, solo acarrea sufrimiento, muerte, hambre y un sinfín de miserias. Como todo virus que se propaga y se contagia, la guerra afecto a Zack indirectamente llevándose a su amigo al campo de batalla, y pronto también lo afectaría a el directamente.

Mientras Emily cocinaba, tocan a la puerta, allí un tipo le entrega una carta a Zack.

 

-¿Qué es esto? – pregunta Zack al cartero

-Es una “hoja de reclutamiento real” para Zack Rumsfeld

-Soy yo

-Aquí tiene, firme aquí, y también en este lugar

-Últimamente los carteros solo traen problemas

-No es la primera vez que me lo dicen

 

Zack cierra la puerta, ve la carta, ella venia con el sello real, al leerla se da cuenta que debe hacerse presente para reclutamiento en la ciudad de Metfis. Emily se acerca y le pregunta quien era el que había llegado, Zack trata de evadir la pregunta y trata de ocultar la carta, para su desgracia Emily reconoce el sello de la carta, y le dice:

 

-¿Tu también te vas? – los ojos le comenzaban a brillar por las lagrimas que empezaban a brotar

 

Zack se quedo un momento callado, sabia que había una pequeña posibilidad de ser reclutado, pero confiaba en que su enfermedad  para variar le ayudaría a quedarse en casa y no terminar peleando en la guerra.

 

-No te preocupes Emily, lo mas seguro es que me despachen a casa por mi enfermedad.

-¿Tu crees?

-Si lo creo, no soy apto para pelear, lo mas seguro es que me envíen a casa. Créelo, nadie quiere a un enfermo en sus filas.

-Tienes razón. No tenemos que preocuparnos por nada – el tono de voz usado por Emily daba la impresión que ni ella misma se creía sus propias palabras

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...