365 dias para tu fin



Zack vive solo en un pueblo perdido en el bosque, nunca sale de casa, no socializa con nadie, tan solo vive dia a dia esperando su inevitable muerte, porque la enfermedad que padece tan solo le da 1 año de vida como mucho, pero acontecimientos le haran aprovechar mejor el tiempo que le queda.

Si te gusta la historia.

Comenta o Comparte.
Deja algun mensaje en la caja de comentario, eso me ayudaria mucho para seguir adelante escribiendo esto, o bien compartelo con tus amistadas.

12Me gustan
6Comentarios
805Vistas
AA

1. Comenzando por el Final

Varios Años después de los acontecimientos principales (Día 1)

 

Como todo relato absurdo, este comienza por una muchacha, ella la hija del antiguo alcalde de la ciudad de Quebost, una adolescente llamada Emily quien a estas alturas de su vida se casara con su novio Edwin.

Semanas antes de su boda, ella tuvo la necesidad de visitar a su difunto amigo, aquella persona que la quiso como una hermana o al menos eso le hizo creer porque las circunstancias en las cuales ambos vivieron no les permitieron tener algo de mayor nivel que una amistad.

 

Ese mismo día en la mañana

 

Emily se levanta muy temprano como cualquier día, desde hace tiempo tenía pensado hacer un alto en los preparativos de su boda e ir a visitar a su viejo amigo, su novio el cual respondía al nombre de Edwin no le hizo ningún reparo en tal decisión ya que él también fue amigo de la persona a la cual Emily pensaba visitar aquel día.

La mañana pasaba lentamente, ella se preparaba para su visita, se vistió con un vestido largo blanco y un sobrero que acostumbraba llevar a todas partes. Antes de salir se dirigió a la cocina de su casa, allí en ese lugar debajo de una manta había un pastel de manzana que ella había preparado el día anterior, y como si se fuera de picnic corto dos trozos, uno para ella y el otro para su buen amigo.

 

-El día está muy soleado – piensa ella mientras corta el pastel – quizás debería llevar una sombrilla

 

Ella guarda los trozos en una bolsa y se dispone  a salir de su casa, en el camino a la puerta se encuentra con Edwin.

 

-¿Volverás muy tarde? – le pregunta a Emily

-Creo que si – luego añade – tengo muchas cosas que contarle a Zack

 

Edwin sabía qué hace mucho tiempo que no iban a visitar a su amigo, por lo cual no le dio ninguna objeción a Emily.

 

-Cuídate, trata de volver mientras aún está el sol

-No te preocupes, se cuidarme sola. Además aquí en Quebost hace un par de años que nada extraño sucede

-Tienes razón, es que me preocupo por ti

-Ya lo sé, y me alegra mucho

 

Ambos se dan un bezo. Emily al salir toma una sombrilla y camina rumbo al cementerio.

 

Es interesante como el tiempo va limpiando las heridas, comúnmente cuando sucede algo importante, el evento es resaltado por todas las personas, pero luego al pasar los días, los meses, años, termina olvidándose, y en los peores casos a veces se convierten en leyendas que generaciones posteriores ponen en duda su veracidad. De eso tiene miedo Emily, de que en el futuro todos olviden lo que Zack hizo.

Emily camina por la ciudad, en cada rincón las personas la saludan, ella es realmente muy popular con todos, más que mal es la alcaldesa de Quebost. 

Pronto ella llega al cementerio, en las afueras se encontraba un pequeño puesto de flores, allí una anciana atendía a los clientes junto a su nieta, como la señora apenas se podía mover era la nieta la que hacía casi todo el trabajo, la anciana más que nada se dedicaba a dar los precios y recibir el dinero.

 

-¿Cuánto por las rosas? – pregunta Emily

-Mmm… – la nieta queda pensando un segundo – deme un segundo

 

La muchacha se acerca a su abuela, la despierta.

 

-Abuelita, la señorita pregunta por las rosas – la joven apunto hacia Emily

-Son 500 Drekels el ramo de rosas, 1000 Drekels el arreglo floral – responde la anciana

 

Emily saca el dinero de su cartera y compra un arreglo floral.

 

-Señorita Emily, ¿Va a ver a Don Zack? – pregunta la nieta

-Sí, voy a visitarlo, y también a mis padres.  Últimamente no había venido, el trabajo en la alcaldía es muy duro, a veces me gustaría renunciar pero no puedo hacerlo

-Animo señorita Emily,  todos en Quebost confiamos en usted, incluso mi abuela que es una cascarrabias tiene una muy buena opinión sobre usted, si quiere le pregunto – la chica se da media vuelta – mmm… se volvió a dormir

-Déjala dormir, quizás en otra ocasión le pedimos su opinión

-Como usted diga, que tenga un buen día

-Igualmente – responde Emily

 

Ella se acerca a la entrada del cementerio, saluda al portero y se adentra en el lugar. Camina varios metros, allí encuentra el mausoleo familiar, dentro de él se encontraban las tumbas de sus padres.

 

-Queda poco para mi boda – dice Emily – espero que ustedes me observen desde el cielo cuando este con mi vestido de novia, todo será hermoso, es el día que he esperado toda mi vida.

 

Emily pasa unos minutos más en el lugar, luego sale para dirigirse a otro sector del cementerio. Pronto llega a la tumba de su amigo. Ella delicadamente pone el arreglo de flores, se sienta a un lado y en una bolsa que traía consigo saca los dos trozos de pastel, posteriormente  comienza a comer.

 

-Hola Zack. Sé qué hace mucho tiempo que no he venido a visitarte, lo que sucede es que el trabajo en la alcaldía se ha vuelto más duro, y además la preparación de mi boda lo hace todo tremendamente difícil – Emily come un poco de pastel - ¿Recuerdas la boda?, tú estabas invitado, serias el encargado de poner la música con tu hermoso piano.

 

Sus pensamientos la transportan a otros tiempos, un momento en donde todo era diferente, un lugar en donde ella no se preocupaba mucho por el futuro.

 

-¿Recuerdas la ves que llegue de improviso a tu casa?, te encontré tocando el piano, estabas muy concentrado. Recuerdo que en los días siguientes no descanse hasta que accedieras a tocar en mi boda – Emily se pone un poco triste – pero es una pena que nunca lo harás, es estúpido, pero puedo estar todo el día feliz, puedo tener buenos pensamientos, pero al venir a visitarte, me llegan todos estos recuerdos, a veces pienso en todas las cosas que pudieron ser,  y que por cosas del destino nunca se llevaran a cabo. Zack como me gustaría que vivieses. Eras como mi hermano mayor, siempre me cuidaste, también ayudaste a Edwin. Deberías estar aquí con nosotros, ayudando en la boda, todo sería genial. ¿Te acuerdas de tu perro?, finalmente logramos cruzarlo con otra perrita de su misma raza, ahora espera cachorros, pronto será papá, pero por desgracia él todavía te está esperando a la entrada de tu taller, pero no te preocupes ya que toda la gente del pueblo se turna para darle de comer.

 

Pasan las horas, Emily continúa hablando con su amigo.

 

-Toda la gente que conociste tomo su propio camino luego que la guerra termino, he tratado de invitarlos a todos a la boda, espero que con algo de suerte todos asistan, aunque algunos ha sido muy difícil enviarles la invitación.

 

Emily deja el otro trozo de pastel con el plato en la tumba de Zack, se levanta y se prepara para volver a casa.

 

-A veces me pregunto cómo sería la vida si no hubieses muerto, tenías tantos planes, es cierto que en un comienzo eras negativo, pero poco a poco tus ganas de vivir fueron creciendo. Pienso que el destino se ensaño contigo – una lagrima recorre la mejilla de Emily - ¿Cómo fue que llegamos a este momento de nuestras vidas?, tu muerto hace un par de años, yo llorando sobre tu tumba.

 

La vida es muy extraña, mucha gente la vive sin complicaciones, pensando que son inmortales, no reparan en sus acciones, creen que su día final nunca les llegara, pero finalmente ese día llega y su vida termina. Esa incertidumbre es la que nos permite vivir una vida normal, ya que nadie sabe con exactitud el día de su muerte, pero ¿Y si lo supieses?, probablemente caerías en pánico al ver la fecha de tu muerte, quizás te encerrarías en tu casa, también dejarías de hacer las cosas divertidas que llenaban tu vida, podría ser que dejaras de hablar con tus seres queridos, quizás lo mejor es no saber cuándo será tu día ni tu hora. Por desgracia Zack Rumsfeld estaba al tanto la fecha de su muerte, y aunque aquello lo desmoralizo en un principio, luego con la ayuda de la gente que le rodeaba logro ponerse un objetivo claro en su vida antes de fallecer, y esto fue lo que sucedió.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...