my dangerous obsession [Harry & tu]

Todas las semanas una chica nueva, todas las semanas sexo, todas las semanas fiesta. Así es su vida & el decía que no la cambiaría por nada del mundo, el que lo contradice es un maldito envidioso, todo esto era lo único importante para Harry Styles todo hasta que llega ______ Brooks a la prestigiada Universidad de carácter formativo.

53Me gustan
27Comentarios
2972Vistas
AA

5. Capitulo cinco.

 

Capitulo cinco.

 

¡Quiero que dejen de molestarla! —rugí furioso. ______ se acomodó atrás de mi, como animal asustado —A partir de este momento si me entero de que alguna de ustedes le ha causado algún daño a ______ —la jalé hacia delante — ¡Se las verá conmigo! —amenacé.
¿Y qué puedes hacernos tú? —preguntó Amanda al fondo del vestidor —Que no nos hayas hecho ya —dijo retándome.
Preocúpate de lo que puedo hablar, Amanda —la amenacé —Si hasta ahora he sido un caballero, es porque las consideraba unas damas que merecían todo mi respeto —nótese la ironía —Ahora me doy cuenta que no son más que bestias —les dije con una nota de burla y decepción —Que lastima —dije un poco más bajo

—me dirigí a  _____. —Vístete, ya se nos hizo tarde —las chicas abrieron un camino para ella.

Tomó su ropa y la sujetó con contrariedad ante ellas

¿Y ahora qué pasa? —solté fastidiado.

¿Te podrías salir? —preguntó apenas audible.
¿Y dejarte sola con los jinetes del Apocalipsis? ¡No sueñes! —Aseguré —Además estas criaturas ya me dejaron verte —dije con una sonrisa y le guiñe un ojo —Eso debo de agradecérselos señoritas, me ahorraron ese paso —les dije e hice una reverencia.
 

Ellas pusieron cara de fastidio. Amanda se levantó enojada y se fue azotando la puerta.

 

 ______ se quitó mi chaqueta y me la entregó. Se puso la blusa blanca del uniforme y se metió la falda tableada. Se coloco la corbata con despreocupación y prosiguió con las medias y los zapatos negros.
 

Lista —dijo cuando se acerco una vez más a mí.

Casi —dije y acomodé su corbata correctamente.

 

 Ella me frunció el ceño, pero las demás chicas no notaron su incomodidad ante mis gestos y se molestaron más. La envidia debía estarlas carcomiendo.

Decidí molestarlas un poco más y besé su mejilla tardándome un poco más de lo que realmente ameritaba la acción

 

Vamos.

 

Abrí la puerta para ella. Salió y yo la seguí.
 

Yo… no tenías porque —dijo.

Me gusta tu lunar —dije después de un rato de caminar en silencio
Mmm…

Creo que ya no tiene caso entrar a esta clase solo quedan 20 minutos para salir.
¿Qué te toca después? —preguntó.
Música —afirmé y ella torció el gesto. ‘Estúpidos talleres’ dije en mi fuero interno.

¿No te gusta música? —pregunté.

Estúpidos talleres —dijo casi inaudible.

 

Sonreí por lo bajo. Así que a ella tampoco le gustaban los talleres.
 

¿Qué clase te toca a ti? —le pregunté.

Música —afirmó con fastidio.
 

Bueno, al parecer teníamos que cursar los mismos talleres. Yo por faltar tanto y ella seguramente como amonestación por entrar ya empezado el semestre.
 

¿Que instrumento tocas? —pregunté curioso. Apretó los labios y comenzó a revolver su bolso. Saco una flauta —Parece difícil —dije condescendiente, pero ella no lo creyó.

No seas irónico —me pidió.

No estoy siendo irónico —aseguré, pero por su expresión pude ver que no me creyó de nuevo.

 

Entramos al salón pero aun no había nadie, teníamos 20 minutos libres en el aula…
Se me ocurrieron varias formas de pasar el rato, pero seguramente ella no aceptaría y dejaría de hablarme. Cosa que no quiero que suceda.
 

¿Y tú que instrumento tocas? —me preguntó.
Adivina —dije con una sonrisa autosuficiente y ella echó una mirada alrededor de la habitación.

Su mirada iba de los instrumentos a mi rostro, como considerando las opciones.

La guitarra eléctrica —aseguró.

Yo tome la guitarra e intenté tocar una canción pero me salieron muchas notas que nunca encajarían en ese orden en una melodía

 —Esta bien esa no es —dijo para que dejara de tocar — ¿La batería? —dijo con duda.

Repetí la misma acción que antes, me estaba divirtiendo golpeando la batería pero ella me sacó los palillos de las manos para que dejara de hacerlo.
 

No tocas ningún instrumento —aseguró demasiado complacida con esa aseveración.
Si tú lo dices —dije y me encogí de hombros.
 

Cuando iniciara la clase se sorprendería. Sonreí al imaginar su expresión.

El profesor Morgan llegó en eso, pronto llegarían los demás.
 

Harry—dijo con una sonrisa y me saludó —Que gusto que al fin te dejaron regresar.
Eso lo dirá usted, yo me la estaba pasando bien sin venir —le dije.
Lo sé, yo también fui joven —me dijo divertido —______ que gusto que llegaras antes. Me imagino que has estado practicando —ella se puso nerviosa.
Si, por supuesto —afirmo.

 

‘Mentirosa’ dije para mí mismo.
 

Déjame oír lo que has avanzado —pidió amable el maestro.

 

Ella intento tocar la sinfonía de Beethoven el ‘re seis’ Le salía muy mal y sus dedos eran lentos

Es suficiente —dijo el maestro y acabó con esa tortura — ¿Por qué no le muestras como debe ser, Harry? —me pidió.

 

Ella me cedió su flauta con una sonrisa torcida, seguramente estaba esperando que me saliera peor que a ella. La melodía fluyó a un ritmo delicioso por mis dedos mientras soplaba. La miré de reojo, estaba sorprendida

 

Muy bien hecho, veo que no pierdes la practica —dijo el maestro orgulloso.

 

Mentiroso —me acusó ella entre dientes.
Yo nunca dije que no sabía tocar ningún instrumento. Tú sola lo dedujiste —me defendí.
Pero nunca me aclaraste que sabias tocar la flauta —reprochó.
Nunca lo preguntaste —dije con una sonrisa ante su enojo.
Pero ______, Harry sabe tocar muchos instrumentos aparte de la flauta —interrumpió el profesor, el cual no me estaba ayudando a pesar de que estaba presumiendo por mí de mis habilidades.

Sonrió y se fue al otro lado de la habitación a afinar algunos instrumentos.
 

Aprendí a tocar la flauta a los 4 años —dije mientras me encogía de hombros y ella se dejó caer en una silla.
Soy patética —dijo casi inaudible.
No es cierto —aseguré.
Podrías enseñarme a tocar la flauta —me dijo.  Arqueé una de mis cejas. Ella me miró bien ante mi rostro — ¡No le busques doble sentido a las palabras! ¡Eres un sucio!
 

Solté una chistosa carcajada. Levanté mi mano y pasé uno de mis dedos por su frente, alisando la leve arruga que se formó allí ante su enojo.
 

¿Qué otro instrumento tocas? —preguntó regodeándose en su autocompasión.
— El chelo, el violín y el piano —dije como si fuera nada.
¿Cómo aprendiste a tocar todos esos instrumentos? —preguntó contrariada.
Te lo dije —aseguré —A mi madre le gustaba la música y el baile.
Tu mamá crío a lo que debería ser el prototipo de hombre perfecto —balbuceó sorprendida y me miró de arriba abajo —No esto.
 

Sonreí divertido. Se formo un extraño silencio entre nosotros. La mire fijo, esperando a que dijera algo. No dijo nada. Miraba nerviosa hacia abajo.

 

Comencé a mirarla más detenidamente. La verdad es que esta chica está… más que buena. Otra vez, sin discreción, miré sus piernas. Esa pollera tableada le quedaba tan bien
 

Tiene unas lindas piernas. Y por lo que vi fuera del vestidor, un lindo trasero.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...