My life would suck without you ~

Brevemente les voy a explicar mi vida, vivo en Inglaterra en una casa decente, con mis padres y mi hermano mayor Jason. Con mi hermano nos llevamos 5 años de diferencia, somos como mejores amigos inseparables, nos contamos todos nuestros secretos y nos aconsejamos mutuamente.
Mi nombre es Allison Harrison, pero me dicen Ally, soy una adolescente como cualquiera, de 17 años. Estoy en 4° año de la secundaria, y para ser sincera, estoy alocadamente obsesionada con una banda llamada 'One Direction', los chicos son geniales y hermosos!! :) Mi sueño de la vida seria poder conocerlos.
Mi mejor amiga y compañera del alma se llama Karen, ella también está loca con One Direction y su preferido es Niall Horan, yo se lo regalo porque a mi los que más me gustan son Harry Styles y Zayn Malilk.

Y esta, es la historia de los pasados años de mi vida

2Me gustan
0Comentarios
1127Vistas
AA

6. Capitulo 6

 

 

En la cena todo fue de maravilla. Su madre, Anne, y su padrastro, Robin, eran personas estupendas, comprensivas, me trataron como si fuera su hija. Al final, al recordar todo el temor que tuve antes de la cena, me reía sola, simplemente era estúpido estar nerviosa ya que los padres de Harry eran geniales.

Luego de cenar, comer el postre y charlar un poco más le pedí a Harry que me llevara a casa ya que era muy tarde y mis padres se preocuparían.

 

 

Mi teléfono comenzó a sonar muy fuerte, tenía un dolor de cabeza terrible, y media mareada me levante de un salto de la cama para contestar esa extraña llamada. Eran las 2 de la mañana y solo había dormido 1 hora desde que Harry me había dejado en casa.

 

~Hola?~ Dije somnolienta y desconcertada, el número era desconocido.

~Allison?? Eres tu?~ Se escuchó una voz cargada de preocupación.

~Sí soy yo, qué pasa? Quién es?~ Por mi cabeza pasaron millones de pensamientos negativos ya que me parecía que la que hablaba era Anne, la madre de Harry.

~Soy Anne, mira, ¿está Harry contigo? No volvió a casa y nos preocupamos, no contesta su celular tampoco, Ally? Estas ahí?~

Automáticamente una lagrima recorrió mi rostro, no se por qué.

~Anne, Harry no esta conmigo, me dejó en mi casa y se fue, hace como una hora.~ al final mi voz se quebró y comencé a llorar en silencio.

~Hay Dios, bueno vamos a llamar a los chicos porque a casa no llegó, gracias Ally cualquier cosa te avisamos, chau.~ dijo Anne luego de una larga pausa y con voz un tanto desesperada.

~Espera! Anne! Puedo ir a tu casa y ayudar a buscarlo por favor!! No quiero quedarme en casa me voy a sentir inútil!~ dije rápidamente.

 

Ya eran las 8 de la mañana y estábamos sin señales de Harry. Robin y Gemma habían salido en el auto a buscarlo, en la casa estábamos Anne, Niall, Louis, Zayn, Liam, Danielle, Eleanor y yo.

Por mi parte estaba desesperada sentada en el sillón, pensando en mil cosas que le pudieron haber pasado a mi novio, mientras sollozaba. Louis no se contuvo y me abrazó, en ese momento el también comenzó a llorar. Era una escena muy emotiva y a la vez deprimente. Quería que el sufrimiento terminara y volver a ver a mi Harry, abrazarlo y besarlo como nunca antes.

Tienen razón con ese dicho que dice, no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes, era el momento ideal para darse cuenta de su significado. Harry era todo para mi, ahora que no lo tenia me sentía vacía, sentía que si Harry no volvía, mi vida no iba a tener propósito.

 

12:40pm y sin noticias de Harry.  Todos habían almorzado pero sinceramente yo tenia el estomago cerrado a pesar de que no comia desde ayer a la noche.

No fueron sino hasta las 3 de la tarde que recibimos un llamado, era de un hombre que prefirió no decir su nombre, que había visto un auto parecido al de Harry medio chocado al borde de una ruta detrás de unos matorrales. Inmediatamente salimos todos corriendo a los autos con los nervios de punta.

Al llegar al lugar comprobamos que efectivamente el auto era el de Harry, cuando lo vi comencé a llorar descontroladamente y me hundí en el pecho de Niall a descargar mis penas.

El auto estaba destrozado. Parecía una lata abollada. Había un poco de sangre en el asiento del conductor pero ningún rastro de mí amado. Era evidente que había sido un accidente muy fuerte.

 

Así pasaron 2 días más de puro sufrimiento. Entre llamadas esperanzadoras y pistas erradas, lentamente  creíamos que nos acercábamos a Harry. Suponíamos que estaba vivo aunque no teníamos ninguna prueba concreta de ello. Probablemente lo habían raptado, estaba inconsciente en algún lugar o lo peor, y que nadie se atrevía a  pensar, que había muerto.

 

Muerto, esa simple palabra me erizaba los pelos, y más de una vez me robó lágrimas.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...