Encantador y doloroso, amor

La vida de Adeline era bastante perfecta, logro un intercambio desde su pais natal USA hasta Londres allí conocio a quien seria el amor de su vida y tambien su mayor dolor. Un dia su mundo subio a las estrellas y al otro decayo hacia los infiernos. Acompaña a Adeline a descubrir que fue de su ser amado, por que el sigue apareciendo en su mente como un fantasma, ¿Porque se siente tan sola? si el solo fue... un amor mas.

2Me gustan
2Comentarios
1374Vistas
AA

8. Una cita??

 

Pase la mañana en la computadora buscando información, fantasmas, espectros, alucinaciones, todo lo que pudiera ayudarme a saber que era esto… que era ‘Harry’. Estos últimos días me reconforte pensando en que yo sola lo veía, que era mi mente quien veía a Harry, una alucinación, pero no es así. Al parecer mi hermano también lo hace, asique solo me quedaba una opción, por más loca que pareciera, Harry era un fantasma. Cerré mi laptop y la deje sobre la cama, me había pasado casi tres horas buscando información y había olvidado preparar el almuerzo. ‘Marco debe estar muerto de hambre’ Pensé y me dirigí a su habitación que permanecía con la puerta cerrada.

Le pregunte a través de la puerta si podía pasar-¡No!- Me grito mi hermanito con su fina voz.

-Por favor Marco, siento lo que sucedió hoy, pero debes comer por lo tanto debes salir de allí – Escuche sus pasitos acercarse a la puerta y finalmente esta se abrió. Lo abrase con fuerza y me disculpe una vez más, el lucia triste –Escucho Marc – Me arrodille para estar a su altura – Harry fue una persona muy importante para mí, y creí que yo sola podía verlo pero ahora que tú me dices que también lo viste, me interesa saber que te ha dicho. – El me miro con los ojos muy abiertos-

-¿Lo querías? –

-Sí, mucho- Respondí esperando una respuesta de su parte.

-El solo decía palabras cortas y se puso feliz porque yo podía verlo. Anoche cuando vino estaba menos feo…-

-¿Feo?-

-Sí, parecía más como nosotros – Dijo y señalo su piel tostada. Eso era suficiente información, tome a mi hermanito por la mano y lo lleve hacia la cocina.  Hice macarrones con queso, era lo único que tenía ganas de preparar, y el tiempo también me faltaba. Los serví en la mesa y me hermano se los devoro antes de que yo siquiera pudiera sentarme. ‘Tranquilo’ le dijo yo al ver que sacaba el tenedor de su boca y volvía a meterlo en la comida para sacar más. El almuerzo fue callado, prendí el televisor para que Marc se distrajera con él y no me hiciera ninguna pregunta acerca de Harry.

Deje los platos sucios en el lavavajillas y lo encendí, luego subí las escaleras y acosté a Marc en su cama para que durmiera la siesta justo y como haría yo. El me miro y con esa mirada me dijo lo que necesitaba, no iba a dormir, seguramente se quedaría acostado hasta que escuchara la puerta de mi habitación cerrarse y se pondría a ver televisión o jugar con algo. No me preocupe, sabía que no iba a escaparse ni nada de eso. Al entrar a mi cuarto me di cuenta de lo desordenado que estaba, mi acolchado rosado yacía en el suelo desparramado y mis sabanas habían comenzado a salirse de la cama. Había ropa por todas partes y las puertas de mi armario estaban todas abiertas incluyendo cajones. ‘Lo arreglare luego’ Pensé y me acosté en mi capa tapándome con la sabana descolocada.

 

-¿Qué sucede? – Le pregunte a Harry cuando llegue al colegio y vi que me miraba de mala manera-

-Ayer no fuiste al castigo… Que mala ameriquita, me dejaste allí solo y aburrido-

-No fue mi culpa que tu llegaras tarde, ¿Cómo es que yo eh llegado a tiempo y tú no? Algo debiste hacer luego de dejarme en mi clase-

-Nada, no hice nada, por si no te enteraste este colegio tiene más de 150 aulas y otros espacios que debí atravesar para llegar a la mía. ‘Demonios’ Pensé, el tenía razón, había sido mi culpa.

-Em, te lo recompensare con algo si quieres- Su mirada comenzó a tomar color y una pequeña sonrisita picara se formó en su rostro- Tu tarea, puedo hacer tu tarea si quieres –

-¡Oh vamos!, ¿Qué edad tienes 5?  Una cita, con eso me recompensaras – Me quede mirándolo sorprendida, ¿Una cita? ¿Con Harry Styles? Ni en sueños – Lo siento, no – Le dije y seguí caminando. Adeline me había dicho que no debía estar con Harry, mucho peor sería estar con el de… ese modo. Una cita con Harry Styles, luego dirían que salíamos y todas esas cosas que no necesitaba que me pasaran de nuevo.

Él se paró delante mío -______ Todas las chicas en este colegio me desean, soy el chico rebelde, seguro que tú también me quieres – Dijo y se acercó un poco más a mí. Era como si se diera cuenta de la debilidad que yo tenía por él, cada vez que me miraba así, sentía que me absorbía completamente, y al sentir su respiración en mi rostro no pude negarme – Una, una sola e inocente cita este viernes después del colegio, nos vemos en el patio de atrás- Le dije y camine hacia el frente. Adeline me esperaba cerca de mi aula y me dijo que me había visto hablando con Harry ‘de veras todas caemos en sus encantos pero no es un buen chico, tiene problemas con todos los profesores y bromea con todo, no se toma la vida enserio’ Yo solo la mire, no respondí a su comentario. Ade era una chica buena, muy amable y seguramente una niña bien, por esta razón no le caía bien Harry, pero mi corazón latía en otra dirección. Sabía que está mal y tal vez sería una más de las tantas tontas que cayeron en ‘sus encantos’, pero algo en mi me decía que continuara de todas formas.

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...