Encantador y doloroso, amor

La vida de Adeline era bastante perfecta, logro un intercambio desde su pais natal USA hasta Londres allí conocio a quien seria el amor de su vida y tambien su mayor dolor. Un dia su mundo subio a las estrellas y al otro decayo hacia los infiernos. Acompaña a Adeline a descubrir que fue de su ser amado, por que el sigue apareciendo en su mente como un fantasma, ¿Porque se siente tan sola? si el solo fue... un amor mas.

2Me gustan
2Comentarios
1393Vistas
AA

11. Conociendo a Conciencia, mi Conciencia

 

Lentamente abrí mis ojos, todo era blanco ‘¿Estoy muerta?’. De apoco toda esa luz blanca comenzó a tomar forma, vi a varias personas vestidas con trajes verdes, blancos o azules moviéndose alrededor mío. Me sentía mal, y solo podía ver hacia arriba, quería hablar, quería con todas mis fuerzas preguntar qué sucedía pero no pude, ahí vino de nuevo el color blanco intenso y todo se desvaneció.

 

-¿Estas bien? Ey contéstame – Abrí lentamente mis ojos y vi el rostro de Harry, sus ojos verdes mostraban su preocupación ante mi caída.

Me ayudo a levantarme lentamente tomándome por el brazo-Si, estoy bien- Vi a todos los chicos del colegio mirarme como a un bicho extraño, cuando me levante se dispersaron como si el ‘show’ hubiese terminado, ese colegio estaba hambriento de drama. –Solo me desmaye-

-¿Solo? Casi golpeas tu cabeza contra el suelo si no fuera porque te atrape –

Le sonreí –Estoy bien, es que no eh estado comiendo bien últimamente-

-Pues entonces vamos a comer-

-No es tan simple-

-Si lo es- Me indico que lo siguiera y caminamos hasta llegar al comedor. Me sentía tan cansada, puede que Harry tuviera razón me desmaye por algo tan simple como la alimentación. Tomo una bandeja y comenzó a poner cosas en ella, carne, ensalada, postres.

Hice una mueca y note como me ignoraba-Harry creo que eso es demasiado- Se acercó a la caja, pago, y nos dirigimos hacia una mesa donde posiciono esa bandeja llena de comida- No esperaras que coma todo eso, ¿Verdad?-

-No, pero si espero que comas por lo menos la mitad-

-Oh vamos- Me miro serio, al parecer no bromeaba. Se quedó en silencio mientras yo comía todo lo que él me había servido, o más bien atacaba la comida, al parecer se me había olvidado comer hoy. No había nadie en el comedor, todos estaban en el recreo o llendo de taller en taller.

-¿Por qué te importa tanto que coma? De todas formas estaré bien, y lo peor que puede pasar es que muera de desnutrición pero no creo que eso sea po…-

Me miro a los ojos – No digas eso – Pare de comer por un momento, me asusto su mirada, su piel parecía haber perdido ese color rojizo en las mejillas que lo hacían ver como a un ángel – Eso, ‘lo peor que puede pasar es que muera’ no quiero que mueras, me preocupe cuando te desmayaste. – Sentí la presión en su boca para poder controlar su voz y que esta no temblara… o tal vez ¿aumentara su tonalidad?, no estaba segura.

-Harry estaba bromeando –

-Solo, no lo vuelvas a decir, ¿Si? – Estaba muy serio, incluso pensé que podía estar enojado pero no podía decirle nada, no creo que fuera algo malo lo que estaba haciendo por mí.

 

 

Nuevamente vi una luz fuerte de color blanco y lleve mis brazos a mis ojos con la intención de que esta desapareciera pero no fue posible, poco a poco tomo forma, esta vez era un hombre adulto que vestía de azul. -¿Dónde estoy?- Logre decir luego de varios intentos. 

-Estas en un hospital, has tenido un accidente y tu familia te trajo aquí, al parecer fuiste atropellada-

¿Atropellada? ¿Cómo que fui atropellada?, mi respiración comenzó a acelerarse y los médicos se acercaron a mí. No entendía, todo este tiempo tratando de morir debido a lo que le sucedió a Harry y cuando finalmente supero eso, pues, casi muero.                                                                                                                                                   Note como una enfermera se acercaba a mí y me miraba con pena, seguramente pensaría que yo era una pobre chica que había sido atropellada, pues no, era mucho peor de lo que se imaginaba, era una chica que había querido morir y cuando había superado ese sentimiento la atropellaba un auto y hacia que se imaginara cosas que jamás volvería a vivir. Ella tomo despacio una máscara de oxígeno y me dijo ‘estarás bien’ y luego me la coloco en la boca, trate de mover mis brazos y evitar que lo hiciera, no quería dormirme, sabía que soñaría con Harry, quería ver qué pasaba, levantarme e irme a mi casa nuevamente; ni siquiera recordaba que hacia parada en el medio de la calle, solo la luz acercándose a mí. A los pocos segundos de aspirar la anestesia me quede dormida, o eso creo. Veía todo negro, supuse que estaba dormida, pero tal vez estaba ciega ya que podía moverme en ese oscuro entorno.

Asustada trate de hablar –Hola, ¿hay alguien?, no veo nada- mi voz no tenía ningún eco, ni siquiera sabía si estaba dentro de una habitación, o que lugar era ese. Mi corazón comenzó a acelerarse, ¿Cómo puede ser que nadie le responda a una persona ciega en un hospital?, simplemente no entendía que sucedía, comencé a gritar más fuerte hasta que escuche una voz muy familiar que me decía ‘acompáñame, vamos, rápido’ corrí hacia la voz y poco a poco comencé a ver a alguien, solo a una persona, era lo único que veía, luego todo seguía igual de oscuro.

Tome aire rápidamente para poder decir una oracion-¿Quién eres y dónde estoy?- Mi voz salió más débil de lo que esperaba.

-Estas en tus recuerdos – La persona se dio vuelta y lleve rápidamente mi mano hacia la boca. Me admire a mí misma, estaba parada enfrente mío, o esa persona era igual a mí, o era un espejo parlanchín.

-Me eh vuelto loca- Dije lentamente y comencé a mover las manos hacia los lados esperando una respuesta del supuesto espejo, aunque no hizo nada.

-No soy un espejo tonta, ¡soy tú! Yo soy tu conciencia en forma, soy, ¿Cómo explicarlo? Tu mente – No supe como reaccionar, simplemente me quede ahí parada mirando me a mí misma, algo que nunca creí que iba a poder hacer en mi vida. Comencé a inspeccionarme, como mi boca al parecer no respondía las indicaciones de mi cerebro decidí usar mi shock para algo positivo. Note que me quedaban muy mal los jeans holgados y que definitivamente debía usar ajustados todo el tiempo, y que la blusa que mi ‘mente’ estaba usando era de un color amarillo patito que hacía años que no utilizaba, una blusa de cuando tenía unos 16 años recién cumplidos. Finalmente logre articular - ¿Por qué estas usando esa ropa tan fea?-

-Por qué esta es la ropa que usaste antes de irte de intercambio- Me quede pensativa por un momento, era verdad. Yo me había puesto eso justo un día antes de tomar mi avión hacia Londres. ¿Por qué estaría vestida así en mi inconsciente?, ¿Acaso no había notado que ahora mi vida era un desastre y que ya no era más esa chica feliz?

Su cara estaba todo el tiempo neutra, rígida, no demostraba ninguna emoción a excepción de alunas pequeñas sonrisas, aunque cuando hablaba podía escuchar las diferentes tonalidades de bromista, a persona seria, entre otras-Claro que lo note, bueno, tú lo estás notando y yo soy tú por lo tanto…-

-¡Lo se! Ahora por favor cámbiate-

-No puedo hacerlo, tú me mantienes con esta ropa- Estaba frustrada, yo no podía cambiarla, no sabía cómo, ¿Acaso pretendía que buscara un armario, trajera la ropa, y la cambiara como a un bebe?- Hay una razón por la cual tengo esta ropa, acá tu eres feliz, es tu mente, puedes imaginar lo que quieras-

Sentía grandes ganas de tirarle algo a mí ‘mente’ y producirle dolor, pero era algo estúpido e imposible. La frustración y la impotencia se apoderaban de mi como si estuviesen en el aire que inspiraba -Entonces quiero a Harry, quiero imaginar a Harry- Mi mente me miro con comprensión y me tomo de la mano, lentamente caminaba frente a mi llevándome por la oscuridad, antes de que pudiera notarlo ella ya no estaba a mi lado y todo desaparecía lentamente.

‘Me alegra que la hayas pasado bien ayer’ escuche decir a Harry y voltee inmediatamente al oír su voz. Allí estaba, parado contra su casillero como un ‘chico malo’. Corrí a abrazarlo esperando que se emocionara pero no lo hizo y yo no logre lo que esperaba, al contrario, lo atravesé como a un fantasma. ‘¿Qué está pasando?’, mire hacia los lados en busca de una respuesta y al voltearme encontré nuevamente a mi mente mirándome. Retrocedí rápidamente, estaba comenzando a espantarme.

-Esto es un recuerdo _____ no es real, no puedes abrazarlo pues no es lo que hiciste en ese momento-

-Mira… como sea que te llames-

-Puedes decirme Conciencia-

-Bueno, Conciencia, ¿De qué me sirve ver a Harry si no puedo estar con él?, No quiero hacer esto quiero volver a mi vida de una vez. –

Se acercó a mí lentamente, al parecer ‘Conciencia’ era mucho más tranquila que yo, más bien, era como yo cuando era feliz, como debía ser todo el tiempo. ‘Por alguna razón no puedes superar a Harry, averígualo’ su voz, mas bien, mi voz, retumbaba en mi cabeza. Desapareció dejándome parada en el corredor de mi antiguo colegio en Londres, y me aparte al notar que Harry comenzaba a moverse, comencé a caminar a su lado. De repente escuche mi voz ‘Me alegra que no allá sido una simple mentira todo esto de la cita’ ¿Cómo había dicho eso sin siquiera mover los labios?, luego de unos momentos recordé que esto era un recuerdo, por lo tanto lo que dije e hice era lo que sucedería. Sin embargo estaba viviéndolo en carne propia. Harry me miro a los ojos serio y finalmente se dignó a preguntar - ¿Por qué creíste que esto iba a ser una mentira? –

 -Porque creí que tú eras de esa clase de chicos que…-

-Que no les importa una chica y que prefiere hacer bromas todo el día. ¿Si creías eso porque tomaste mi mano en el patio el otro día? –

-Yo creía eso, pero no es lo que creo ahora –

Me miraba fijo y sus ojos me consumían cada vez más -No has contestado a mi pregunta-

-Porque sentía que debía estar- No sabía cómo repetirle algo tan vergonzoso que además ya le había comentado antes.

- ¡Oh vamos! – Me interrumpió -  ahora lo entiendo todo, querías estar con el chico malo y ganarte una buen reputación – Por un momento recordé lo mal que me sentía cuando eso había sucedido. Mi garganta estaba seca y daba tragos de saliva inexistente. Cerré los ojos tratando de buscar en mi memoria otro recuerdo que me hiciera saber que todo iba a estar bien, pero por alguna razón ninguno se aparecía y debía seguir escuchando y contemplando un recuerdo doloroso.

-¡Eso no es verdad! –

-Pues no te creo- Harry se adelantó y desapareció entre los corredores empujando a un lado a todo el que se le interponía. Lo busque con la vista y al no verlo comencé a caminar hacia adelante pero no lo encontraba entre la multitud. Un dolor punzante se acercó a mi corazón. ‘¿Por qué no lo corrí? ¿Por qué no me arriesgue?’ me sentía estúpida, me imaginaba a Harry golpeando su casillero con la mano y luego caminando hacia afuera perdiéndose sus clases. Me di cuenta de que perdí mucho al no arriesgarme con él. Estaba a punto de sentarme ya que mi recuerdo lucia paralizado cuando de repente todo se movió y me vi sentada en un la nada, estaba todo negro de nuevo y Conciencia caminaba hacia a mí. ‘Felicitaciones’ la escuche decir, luego de eso la luz blanca que ya se me estaba haciendo algo bastante normal lleno mis ojos y me vi envuelta en ella, me deje llevar esperando que todo eso terminara, sin pensar en vivir o morir, simplemente respirando hondo, y pensando en el amor, en mi amor, en el.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...