Lo mejor de mi vida eres tu (Harry Styles fan fiction)

Melody es una adolescente común, con un sueño como muchas. Su sueño es vivir en Londres, por alguna razón siempre le gustó esta ciudad. Dicen que si deseas las cosas con todo el corazón se cumplen, y esto es lo que le sucede. No solo logra eso, sino que conoce a una persona, una persona que le pareció especial desde que el momento en que lo vio. Qué hará ella con no solo un sueño cumplido, sino con uno más que se apodera de ella, uno que ella no está dispuesta a admitir fácilmente, un sueño que si bien esta tan cerca cómo lejos, será el que la ayude a completar una vida feliz. ¿Logrará superar los obstáculos que le impone el destino? ¿Su mejor amiga la ayudará o perjudicará mientras se encuentra en la búsqueda de su propia felicidad? Y sobre todo, ¿Logrará ser feliz?

2Me gustan
4Comentarios
1268Vistas
AA

2. ¿Un extraño en casa?

Terminé de bajar las escaleras, y me acerqué a él.

- Hola - me dijo con una sonrisa en el rostro, debo admitir que fue la sonrisa más hermosa que jamás haya visto .

- Hola - le respondí .

Él se inclino como para darme un beso en la mejilla pero yo lo arruiné estirando mi mano, así que no le quedo remedio más que estrechármela. Por algún motivo me sentí en extremo nerviosa, pero respiré profundo y lo asumí. En fin, salimos de mi casa y subimos a su auto, así es, el chico tenía un auto. Me senté adelante, a su lado, hubo un silencio por un momento, y en un semáforo el inició una conversación.

- Y ... ¿Me dirás tu nombre? .

- Cierto - lo había olvidado - disculpa, soy Melody ¿Y tú? .

- Mi nombre es Harry, mucho gusto .

- Y ... ¿A dónde iremos?

- A donde tú quieras - me dijo, una vez más con una sonrisa en el rostro.

Así fue que conocí muchos lugares en Londres, todos los que alcanzó el día para visitar, entonces dieron las 5:30 y ya sería hora de volver a casa, así que le dije a Harry.
En el camino comenzó a llover muy fuerte, y para entrar a mi casa, ambos nos mojamos mucho. Una vez dentro le ofrecí una toalla, él la aceptó. Él estaba temblando, así que me dirigí a la cocina para prepararle un té.

- Harry - le dije - siéntate y abrígate, ten - le alcancé una manta.

- Gracias Mel .

- No hay de que, en un momento preparo tu té.

- No hace falta linda - me dió una sonrisa .

- Igual lo haré, sólo espera, mira algo de tv - y le devolví la sonrisa.

Bien, su té ya estaba casi listo, pero no pude evitar pensar en la manera en que me hablaba. Es decir, una sonrisa después de cada palabra, que me llamó linda y eso ... solo podía significar una cosa, uno de esos chicos coquetos. No puedo quejarme, pues era una muy linda persona pero, debo admitir que debe ser más lindo si un chico te trata así solo a ti, y a nadie más que a ti. Pero yo no vine hasta Londres para eso, yo vine a ser feliz, y para eso no necesito ningún chico en mi vida. Por el momento, solo me gustaría ser amigos.

Le alcancé la taza, y me senté en el mismo sillón que él, pero lejos, él en un extremo, yo en el otro. Empezamos a mirar un programa, creo que era de comedia, porque él reía. Yo simplemente fingía reír cuando él lo hacía, mis pensamientos me distraían demasiado.

Dieron las 7:00 p.m. y mi mamá no llegaba, y tampoco dejaba de llover. Cuando al fin escuché llegar un auto. Era mi madre. Ella entró a la casa y le explique el por qué Harry seguía aquí, - Empezó a llover, y él estaba temblando... - Ella me comprendió e insistió en que Harry se quede esa noche. Mi madre lo conoció en el trabajo, es decir, fue de allí que lo enviaron, aparte sentía que después de darme un recorrido por la ciudad lo mínimo que podríamos hacer a cambio, sería alojarlo solo por esa noche.

Mi madre se fue a dormir, se veía exhausta por el trabajo. Me quedé con Harry viendo tv.

Sí, pues mi madre es así, se puede preocupar mucho o poco por mí, es decir, no desconfío de Harry, pero sigue siendo un desconocido. Al menos logró darme suficiente confianza como para sentirme cómoda con él.

Al poco tiempo, yo quedé profundamente dormida y creo que Harry también. De pronto, siento algo sobre mí. Abrí los ojos, y era nada más y nada menos que el chico de los rizos...

- Solo quería cubrirte, parece que tienes frío - me dijo, mientras me tapaba con mi manta.

- Gracias - le dije, intentando no sonrojarme - pero mejor iré a mi habitación, ven te mostraré la de huéspedes para que te quedes .

- No - me dijo - ya dejó de llover, no quiero incomodar, mejor me voy .

- No, no incomodas a nadie, ven - le dije guiándolo hacia las escaleras.

Le mostré su habitación y se quedó allí, yo me dirigí hacia la mía. Los pensamientos me abrumaban demasiado, nunca me había sentido así. Decidí bajar por algo de agua, y al pasar por la habitación de Harry lo vi, estaba allí, sentado, no se había dormido todavía. No se me ocurrió cosa mejor que preguntarle.

- Harry - le dije - ¿Sigues despierto? .

- Oh, sí, disculpa, es que no puedo dormir...

- Yo tampoco, justo bajaba por algo para tomar.

- ¿Te puedo acompañar?.

Y de nuevo caí, una de sus famosas sonrisas, como decirle que no...

*Nota del Autor: Por favor denme su opinión, gracias. *

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...