Among angels.

Lucy Rubells, es la tipica chica con planes de graduarse, y viajar por todo el mundo. Pero eso se ve afectado pronto, cuando se muda y entra en el colegio Philifie y conoce a Eliott Baldwin. Un pecador de los cedidurent. ¿Es posible amar y odiar al mismo tiempo?

2Me gustan
0Comentarios
266Vistas
AA

2. El instituto.

Qué horror. Primer día en un colegio enorme y nuevo.

Me costó dejar atrás mi antigua vida en San Bernardino, California. Mis amigos, mi casa y mis cosas. Pero mi madre decía que no podía avanzar con su vida si seguía en ese “estúpido pueblo”. Si, de verdad dijo así. No sé qué habrá pasado para que cambie de opinión de esa manera. Pero me limite a poner cara larga y superarlo. De repente me encontraba en una ciudad enorme.

-Bueno cariño, suerte con tu primer día- Se despidió mi mama.

Le sonreí de modo que me mostrara entusiasmada, aunque estaba aterrada. Me había costado encontrar amigos en el lugar donde nací, y volver a eso me daba miedo.

Salí del auto, y camine hacia la entrada.

Los pasillos estaban repletos de adolescentes, caminando de aquí para allá, y así sucesivamente. El color de las paredes era morado, y los casilleros grises. Al final del pasillo había una puerta de vidrio con marcos azules que conducía, supuse yo, al patio de comidas. Los pasillos se dividían en 4 direcciones diferentes, y estas en otras. De verdad parecía un laberinto. Note como dos parejas se besaban descontroladamente frente a un casillero, y como una mujer canosa con una falda morada y una camisa abotonada blanca, los regañaba y se los llevaba a un puerta que decía “Sala de dirección. Director Roger Fillie”.

-Hola- me dijo una voz femenina.-Soy Candy, y este es mi amigo Freddie.

Me di la vuelta, y vi una chica 10 centímetros más baja que yo, de ojos color café, llevaba los rizos dorados y alborotados bajo una vincha negra, iba con unos pantalones de jean sueltos, y una remera con un símbolo de la paz. Parecía la típica chica amante de los animales, de un club para salvar al ambiente. A su lado, un chico de cabello chocolate, totalmente lo opuesto a la chica, llevaba una remera de nirvana negra y amarillo, y un jean celeste, roto en las rodillas, tenía los ojos color miel, muy bonitos.

-Ah…ho…hola- tartamudee- Soy Lucy, Lucy Rubells.

-Hola Lucy,-Hablo nuevamente la chica- ¿Cuál es tu siguiente clase?

-Humm…-No estaba segura, asique consulte en la planilla que me dieron del estudiante nuevo, para orientarme. Finalmente respondí- Biología.

-Genial, es nuestra siguiente clase.-Me sonrió.- ¿Vamos?

-Claro- Le devolví la sonrisa, y nos dirigimos los 3 a la clase.

 

Para mi vergüenza el profesor de biología me hizo parar enfrente de toda la clase y presentarme. Se sentaban individuales en filas, lo cual en donde nací no acostumbrábamos, nos sentábamos de a dos, y yo me sentaba con Allie.

Me senté detrás de Candy, y en la fila de al lado nuestro Freddie.

-Abran el libro en la página 19…-Comenzó el profesor Clanning, (el cual supe su nombre que estaba escrito en la pizarra)- Comenzaremos a hablar sobre la fermenta…-Y se abrió la puerta.

Entro con un andar tan ágil y confiado como si estuviese entrando a su casa. No hace faltaba conocerlo para saber que era nuevo. Y a decir verdad, no se parecía a ningún estudiante de por aquí. Tenía los ojos más azules que haya visto en mi vida, que le resaltaban aún más detrás de una piel blanca como la nieve. Si blancanieves hubiese tenido un hermano, probablemente hubiese sido él. Llevaba unos vaqueros y una camisa negra, que resaltaba su tono pálido, dejando al descubierto unos brazos fuertes y musculosos. Tenía el cabello negro bien cuidado, que llegaba a darle envidia a aquellos sosos que lo peinan con gel. Parecía salido de un comercial de shampoo en esos donde las chicas caen de tan solo verlo.

-Un poco tarde, ¿no cree joven…?-Empezó a decir entre muecas el profesor Clanning. Desde luego estará pensando que le traería problemas, insisto, daba aires de rebelde, de esos muchachos indomables que te rompen el corazón en la primera cita.

-Desde luego, siento mucho interrumpir su clase señor, no volverá a ocurrir.-Su voz era encantadora.

Y el señor Clanning lo contemplo boquiabierto mientras tomaba asiento detrás de Freddie.

Me moleste mucho, porque a él no lo hizo presentarse ante la clase. No sé si por eso, o porque tan solo quería saber su nombre. Le mire de reojo, y para sorpresa mía también me estaba observando. Aparte bruscamente la mirada, sonrojada, y me pareció escuchar una risita, pero creo que fui la única que se dio cuenta, entonces me centre en mi tarea.

 

 

En la cafetería, me senté con Candy, Freddie y sus amigos. Me sentí muy incómoda, porque todos me hacían preguntas, y hasta uno intento flirtear conmigo. Al verme así, Candy saco otro tema, y empezaron a hablar entre todos.

Y ahí estaba el, en el fondo de la cafetería. En una mesa. Solo. Me miraba fijamente, con una expresión divertida y a la vez acusadora. Solo tenía una manzana, y la sujetaba firme, con fuerza. Quizá debería ir a preguntarle si se le ofrecía algo…

-¿Y? ¿Cómo te trata la ciudad?- Pregunto alguien a mi lado.

Me sorprendí al ver de quien se trataba. Era Freddie, y era la primera vez que me hablaba.

-Humm…-Me encogí de hombros.

-Debe ser difícil para ti trasladarte de un pueblo tranquilo, a terrible ciudad.-Parecía esforzarse para hablar conmigo sobre algo.

-Bueno la verdad es que, fue un cambio brusco- dije.-Pero ya me acostumbrare.

Abrió la boca para decir algo, pero fue interrumpido por la campana, y todos se pararon para ir a clases.

Gracias al cielo, nuestra clase se tuvo que ir a casa porque el profesor de ciencias había enfermado y falto.

 

 

-Hola cielo.-Dijo mi madre, mientras subía al auto.- ¿Cómo te ha ido en tu primer día?

-Bueno, hice amigos, y mi profesora de literatura me felicito por mi trabajo en la clase.-Le sonreí.

-Vaya… ¿de verdad?- Me miro ceñuda.- Te felicito, ¿ves? Después de todo no es  tan malo mudarse.

Si, mentí en algunas partes, pero quería complacerle, y que supiera que no era un bicho raro antisocial.

El auto freno de golpe, haciéndome chocar la cabeza contra el parabrisas.

-¡Oh dios mío! Casi atropello a ese muchacho- Exclamo mi madre que estaba terriblemente traumada con el auto y los incidentes, ya que sufrimos uno cuando yo tenía 4 años.

Era el. De nuevo. Estaba en una motocicleta negra con rayos rojos, y esta vez llevaba una chaqueta de cuero negra. Me sonrió, y se volvió, desapareciendo entre los demás automóviles.

-¿Lo conoces?- Inquirió curiosa, y todavía algo nerviosa.

-¿Qué? ¿Yo?-Solté enseguida.- Ah, ah, si esta en mi clase de Biología, es nuevo…creo.

Al parecer siempre me traicionaba mi vergüenza, me sonroje, y mi madre me sonrió. Esperen, ¿vergüenza dije? ¿De qué? Ni siquiera lo conozco, no me tendría que importar si quiera si respiraba.

-Bueno, como digas Lucy, pero te lo digo desde ahora…-Me miró fijamente.- Esos son los muchachos que te complican la vida.

 

 

 

 

Mientras escuchaba el álbum de The Beatles “Yellow submarine” pensaba en él. El. El. El.

Y en lo que mi madre había dicho en el auto <<Te lo digo desde ahora, esos son los muchachos que te complican la vida.>> Además ni siquiera había entablado una conversación. Pero la manera en que me miraba me hacía ponerme de los pelos. ¿Qué quería? ¿Por qué no venía a decirme algo y ya? Quizá piense que soy como las demás que se derriten por chicos con motocicletas y chaquetas de cuero.

Toc, toc.

-Adelante.- dije.

-Lucy, ¿crees que puedes leerme este libro?- Me dijo Daniel.

Lo mire tiernamente, no quería pensar en cuanto tiempo le quedaba, solo quería que se quede por siempre a mi lado. De tan solo pensar que no iba a estar en las mañanas pidiéndome que le compre en su cafetería preferida de California, su moffin de chispas de chocolate favorito, y la alegría que cruzaba por su rostro cuando me pedía que le cante y le cantaba “Across the universe”, me hacía llorar y ya no paraba más. Y odio tanto llorar.

-Claro, cielo.- Le sonreí. Se acostó en mi cama, y yo también a su lado, entonces le comencé  a leer “peter pan” por enésima vez.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...