Vida Misteriosa


Prefacio:

La vida no siempre nos complace. Tener recuerdos gratos o desagradables siempre los hay. Y aún sin saber sobre tu pasado puedes continuarla. Vivir sin padres a veces puede ser extraño. Más que extraño, enigmático. Sería terrible quedarse solo en el mundo… ¿Podrías creer que existen vidas misteriosas? Claro que si, tu misma vida puede ser misteriosa. Puedes tener hasta las más complejas interrogaciones sobre tu infancia sin respuestas. Tal vez, eres diferente a los demás, tal vez no. Tal vez, eres valiente para enfrentar cualquier cosa en la vida, tal vez no.
Arriesgarse es lo principal en una vida misteriosa. Si la tienes, heme aquí. En esta novela tendrás sorpresas y emociones muy fuertes. Te darás cuenta de que no eres la única persona en este mundo que vive cosas terribles. Si eres lo suficientemente valiente, pues léela. Si no lo eres, sal corriendo. ¿Estás seguro de leerla? ¿Te animarías a descubrir una nueva vida?
Supongo que si, por algo estás aquí leyendo est

1Me gustan
1Comentarios
329Vistas
AA

15. Nuevo hotel

 

Abro los ojos en el agua, y me asusto aún más, al ver que el agua se estaba pintando de rojo. ¿Cómo puede ser que el agua se ponga roja? Y pude lograr ver al fondo, el colgante que tenía Heiden. Al parecer, éste hacía que el agua se pinase de rojo. La mujer aún me sostenía del tobillo y cada vez me hundía más. No podía siquiera sacar la mano fuera del agua para pedir ayuda. Podía escuchar los gritos que emitía el monstruo. Con apenas las pocas fuerzas que me quedaban, le doy una patada pataleando y ella me suelta. Nado rápidamente hacia la superficie, y logro respirar con profundidad el aire que me faltaba. Pero aquella me vuelve a tomar de las piernas y la última imagen que vi antes de sumergirme en el agua, fue a Bill y un gran grupo de policías venir corriendo. Ella me golpea con su puño en el estómago haciendo que me desmayara dentro del agua. Lo último que vi mientras estaba conciente fue a Bill entrar al agua… Y nada más… Creo que quedé inconsciente por un largo tiempo porque el aire me faltaba y había recibido varios golpes. Pero al rato empecé a sentir ruidos y voces muy cerca de mí. Sentía que estaba dormida pero no podía abrir los ojos. Necesitaba respirar pero algo no me lo permitía. Luego, recuerdo a Bill y a Heiden en mi profundo sueño y me levanto rápidamente recobrando el conocimiento. Pude notar que estaba al lado de la piscina, recostada y Bill muy cerca de mí.

—           ¡Brigitte, Brigitte! ¿Estás bien? — Me pregunta Bill desesperado. Yo toso muy fuerte largando agua de mi boca, ya que había tragado mucha mientras luchaba con esa mujer de mente.

—           Si. — Logré decirle a Bill.

— ¡Está bien! — Le dice Bill a los policías y a los enfermeros.

Bill me sonríe con mucha emoción. Luego nos abrazamos fuertemente.

Pensé que esa mujer iba a cometer otro homicidio conmigo. Pero no fue así gracias a Bill. No se como agradecerle por todo esto. Siempre es él el que me salva. Parece que me desperté muy bien después de haberme desmayado. Había doctores que me querían llevar al hospital pero no quise. Les dije que estaba muy bien y que no había problemas. Los doctores aceptaron mi decisión, y no me llevaron al hospital. De la curiosidad, le pregunté a Bill que pasó con esa mujer, y el me contestó que la llevaron a donde pertenece. Parece que la loca al fin se fue a su gallinero. Abrazo fuertemente a Bill y le agradezco muy tiernamente en el oído.

—           ¿Cómo desperté? ¿Tuvieron que practicar primeros auxilios conmigo? — Le pregunté.

—           No. Te despertaste al instante de que te sacamos del agua. Había un hombre que te iba a hacer respiración boca a boca pero yo no se lo permití. Le dije que lo haría yo. Pero si no te hubieras despertado antes… bueno… ya sabes… — Me dice Bill tapándome con una toalla porque estaba muy mojada.

— Ja, ja… Eres tremendo Bill. — Le dije con las mejillas ruborizadas.

Después de lo sucedido, Bill y yo salimos del espantoso hotel, y nos encontramos con Heiden que estaba esperándonos afuera… La emoción que sintió la pequeña al verme bien.

—           ¡¡Brigitte!! — Vino corriendo a abrazarme. Yo estaba toda mojada. Pero a ella no le importó.

—           Heidy… — Le dije aún abrazándola.

—           Britt, estaba muy triste. No sabía que te había pasado. Quería salvarte de ese monstruo pero Bill no me dejó. — Me dijo con sus ojos húmedos.

— Pequeña, Bill me salvó. Y no quería que vengas conmigo porque esa mujer te podría haber echo daño. Pero ya estoy bien… — Le dije muy contenta.

Luego le di un pequeño beso en la mejilla a Heidy y le acaricié su sedoso y suave cabello.

Al final, le dijimos a la policía que todo estaba bien… Ellos se fueron y nosotros partimos hacia otro hospedaje. Y por supuesto, que esta vez sin miedos de que una mujer sicópata viva al lado nuestro. Me dolían los golpes que me había echo, y por supuesto, el gran rasguño que me hizo. Pero no le daba mucha importancia, ya que ahora sí disfrutaríamos de las vacaciones. Y más contenta estoy, de que ya no le hará nunca más daño a nadie.

La verdad, es que viví los momentos más espantosos de mi vida. ¡Peor que Miber!

No se como hago para siempre zafar. Espero que mi suerte jamás cambie.

Los chicos y yo, tomamos un taxi para ir hacia un nuevo hotel mucho más bonito que el de antes… ¿Podría ser de 6 estrellas? No lo se, pero a este hotel le pondría 10 estrellas. Es magnífico el lugar. Sin mujeres locas, sin clones de Bill, sin Miber, sin nadie extraño que nos esté fastidiando la vida.

—           ¡¡Es genial mi cuarto!! — Decía Heiden saltando en su cama de la emoción.

—           Heiden, romperás la cama. — Le dije acomodando su ropa en el armario.

—           ¿Cómo se podría romper si es una cama con plumas bañadas en oro? — Decía Heidy a carcajadas.

— Que graciosa. — Dije sarcásticamente.

Una vez que terminamos de desempacar, los tres almorzamos en el restaurante que estaba en el hotel, en un salón del primer piso. Heiden estaba encantada con el hotel. Decía que se sentía como Angelina Jolie.

—           Ja, ja, ja ¿Y porqué Angelina Jolie? — Dijo Bill riéndose.

—           Porque para mi ella es muy linda, rica y famosa. Y así me siento yo en este hotel… — Dijo devorando el almuerzo.

— De rica y famosa si te lo creo. Pero de linda… hmm, yo creo que > Hizo una pausa con cara de enamorado <… Brigitte es más linda. Muuuchoo más linda. — Dijo Bill sin darse cuenta de lo que acaba de decir.

—           Shh — Le dije a Bill disimulando entre risas.

—           ¿Así que linda eh? ¿En serio piensas que Brigitte es muuuy linda y muuuchoo más linda? — Dijo Heiden arqueando y remarcando sus cejas. Tan solo haber dicho eso, Bill se puso muy nervioso y no sabía que decir.

—           Eh, eh… — Decía Bill pensando en una excusa.

—           Lo que Bill trató de decir, > Hice una pausa tratando de buscar una excusa < es… que… ¡Estaba diciendo una broma! > Bufé < ¡Claro que Angelina Jolie es más linda que yo! Ja, ja… — Decía tratando de convencer a Heiden.

—           Aahh, entiendo… — Dice con los ojos entre-cerrados tratando de descubrir que era lo que sucedía.

— ¿Qué rico no? — Dice Bill cambiando de tema…

¡No lo puedo creer! ¿Acaso soñé lo que escuché? ¿Ustedes oyeron a Bill decirme que soy linda? ¡Qué tierno! ¡Es la primera vez que Bill me dice eso! Claro, antes pensaba que Bill me dijo muchas otras cosas pero fue Iván, su clon malvado. Esta vez, Bill me dijo algo hermoso… ¿No es tierno mi Billy? No puedo estar más feliz. No puedo esperar para decirle que él también es muy lindo. Más lindo que Brad Pitt.

—           ¿Y esa gran sonrisa Brigitte? La sonrisa se te marcó después de que Bill dijo que eras linda. — Dijo Heiden sospechando.

—           Em, es que me acordé que… ¡Te tengo una sorpresa! — Le dije moviendo mis manos en señal de ¡Sorpresa!

—           ¿Ah si? — Dijo Heiden muy feliz. — ¿Y dónde está? — Dijo la pequeña loquita buscando por debajo de la mesa.

— Luego te la doy. Pero antes te debes comer toda la comida ¿Si? — Le dije señalando con mi tenedor a su plato. Al escuchar eso, Heiden comienza a atragantarse con la comida y yo le digo que coma despacio, no valla ser que después Angelina Jolie vomite en el hotel…

Bill me mira con su sonrisa encantadora, y yo se la devuelvo. Al instante Heiden corre su cabeza para vernos y los dos rápidamente continuamos comiendo haciendo que nada pasó.

-Continuará-

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...