Vida Misteriosa

Prefacio: La vida no siempre nos complace. Tener recuerdos gratos o desagradables siempre los hay. Y aún sin saber sobre tu pasado puedes continuarla. Vivir sin padres a veces puede ser extraño. Más que extraño, enigmático. Sería terrible quedarse solo en el mundo… ¿Podrías creer que existen vidas misteriosas? Claro que si, tu misma vida puede ser misteriosa. Puedes tener hasta las más complejas interrogaciones sobre tu infancia sin respuestas. Tal vez, eres diferente a los demás, tal vez no. Tal vez, eres valiente para enfrentar cualquier cosa en la vida, tal vez no. Arriesgarse es lo principal en una vida misteriosa. Si la tienes, heme aquí. En esta novela tendrás sorpresas y emociones muy fuertes. Te darás cuenta de que no eres la única persona en este mundo que vive cosas terribles. Si eres lo suficientemente valiente, pues léela. Si no lo eres, sal corriendo. ¿Estás seguro de leerla? ¿Te animarías a descubrir una nueva vida? Supongo que si, por algo estás aquí leyendo est

1Me gustan
1Comentarios
294Vistas
AA

3. ¿Cómo decirle?

 

Cuando al fin Heiden y yo volvimos a casa, ella fue corriendo a saludar a su hermano.

— ¡Bill! ¡Bill! Hoy mi maestra me puso un A en Matemáticas! — Dijo Heiden muy contenta.

— ¡Muy bien Heidy! ¡Esa es mi hermanita! — Dijo con una gran sonrisa.

— ¿Y sabes qué? ¡Tengo novio! — Dijo Heiden con cara de pícara.

Tan solo haber dicho eso, Bill cambió su cara por completo. Yo solo cerré los ojos para no ver lo que iba a suceder.

— ¿Qué? ¿Tienes novio? — Preguntó Bill muy enojado.

— Si, y Brigitte me va a dar sus revistas para aprender a besar. ¿No es genial? — Dijo Heiden señalándome perversamente.

— Brigitte — Me dijo Bill seriamente.

— ¡La niña malvada miente! — Le dije haciéndome la víctima.

Solo se escuchaban pequeñas carcajadas de Heiden.

— Creo que Heidy está viendo mucha televisión con nosotros… je je — Volví a comentar algo para disimular …

— ¿Y Bill? ¿No van a ir a hablar sobre el tema? ¿Solos? — Comentó Heiden remarcando la palabra >>Solos<<.

— Claro que no. Tu y yo seremos los que hablaremos del tema solos. —

Le saqué la lengua a Heiden en forma de burla. Creo que estuve 8 minutos sin parar de reírme por lo traviesa que es. Siempre hace lo mismo. Por eso la quiero.

— ¿Y Heiden? ¿Qué te dijo tu hermano? — Le pregunté a la niña mientras volvía después de hablar con Bill seriamente.

— Que hoy no iremos a pasear a ningún lado y que no podré ver la tele por una semana. Me iré a estudiar… >Dando un suspiro< — Dijo Heiden decepcionada pensando que Bill no la regañaría al contarle sobre su novio.

— Bill, ¿Qué te dijo Heidy? — Le pregunté comiendo palomitas en el sofá.

— Me dijo toda la verdad. Que tu no le habías dado permiso de tocar tus revistas. Y me prometió que no va a tener novio hasta los 37. —

— Ja ja ja ja ja ¡Pobre Heidy! ¡Cómo le vas a hacer prometer eso a la criatura! ¡Bill! — Le dije a carcajadas.

— Bueno, es que es mi hermanita. Y la quiero cuidar. — Me volvió a decir sentándose a mi lado. Yo solo le sonreí lo cual el me devolvió la sonrisa.

— ¿Cómo te fue hoy en tu trabajo Britt? — Me preguntó Bill.

— Espléndido. Me han ascendido a jefa de empleados: a un paso de ser la dueña del local y marca de ropa — Le dije muy feliz.

— Woow, veo que te va muy bien con el trabajo ¿No? — Me preguntó Bill.

— Si. — Le contesté.

— Yo estuve pensando en ir a estudiar en la universidad… — Me dijo.

— ¿Ah si? ¿Y qué estudiarás? — Le pregunté curiosa.

— Estudiaré para ser Detective — Y comenzó a largar carcajadas al igual que yo. Es obvio que es otro de sus chistes sin coherencia. Bill es un chico increíble. Siempre me hace reír en todo momento. Por eso lo quiero tanto.

¿Cómo decirle que me gusta desde que teníamos 9 años? No lo se. Pero sus ojos verdes con tonos marrones me hacen sentir que estoy en la cima de una montaña, que tranquilamente me podría arrojar de un precipicio sin miedo a lastimarme o morir. Su sonrisa hace que día a día pueda despertar en las mañanas. Pienso en él todo el tiempo y en todo momento. Nunca jamás había visto a un chico de esa forma. Porque yo he conocido millones de chicos en el orfanato pero ninguno es como Bill: inteligente, dulce, gracioso, valiente, fiel, amigable y muy tierno. Es que, nunca me ha gustado otro chico a demás de Bill. El fue mi primer amor y lo será por siempre. Pero, tal vez el no me vea de esa forma… sino como una hermana.

— Bill, iré a hacer unos mandados. Quédate con Heidy. — Le dije a mientras tomaba mi billetera.

— Bueno — Me respondió sin ningún problema.

Salí a comprar un poco de alimentos para esta noche. Al cruzar la calle, creo que se escuchaban pequeños “silbidos”. ¿Me explico?

No le di mucha importancia, y seguí mi camino… Pero cuando estaba por la cuadra y media, vuelvo a escuchar esos mismos silbidos y creo que ya me di cuenta.

Estaban piropeándome como lo hacen a menudo. Eso me incomoda bastante pero no le doy importancia y sigo mi camino. Podía sentir como una “banda” de chicos me observaba. Creo que no soy la única que me pasan estas cosas. Cuando estaba en último grado de mi colegio, mis compañeras me contaban sus experiencias. Y cada vez que ellas y yo salíamos, siempre alguien tenía que “imitar” a los pajaritos. Es raro, porque cada vez que salimos Heiden, yo y Bill, no me pasa esto. ¿Quién entiende a los chicos? Bueno, a demás de escuchar a los pajaritos humanos “cantar” también se acercan para entablar una conversación. Como: “- ¿Estás libre hoy por la tarde mi amor? -” Yo solo no les contesto y sigo mi camino. No se si seré exagerada. Pero hay hombres que son realmente babosos. No les tengo miedo a que me hagan daño, porque se defenderme.

Así que fui hacia el almacén para comprar lo que necesitaba. Y en eso, siento que alguien me toca el hombro, me doy vuelta y veo el rostro de un hombre. Un rostro que me parece algo familiar.

— Disculpe si la molesto señorita, pero soy de Irlanda, y no conozco mucho este lugar. ¿Me podría decir dónde estoy? —

— Por supuesto, usted está en las calles de Londres, Inglaterra. — Le respondí.

— He venido con mi avioneta desde Irlanda buscando a alguien. Una chica llamada Brigina… ¿Puede ser? Me dijeron que vive aquí con sus dos hermanos. Lo cual es extraño porque ella no tiene hermanos… — Me dijo aquel hombre.

— No conozco a ninguna Brigina señor — Le contesté algo curiosa.

— Oh, disculpe. Creo que seguiré con mi búsqueda por otro lado… — Y el hombre se retira sin dejar rastro alguno…

Una vez comprado las cosas que necesitaba, volví camino hacia casa…

— ¡Brigitte! ¡Mira la tele! — Me dijo Bill apurándome a que viera las noticias. Dejé las bolsas de los mandados en la cocina, y fui corriendo a ver…

— Oh por Dios — Logré decir al ver lo que decía el televisor.

>> Han capturado a la supuesta directora del orfanato “Miracle Child” por maltrato infantil. Un delito que duró unos 20 años sin hacer justicia. Hoy en día, todos los niños han sido trasladados a otro orfanato a continuar sus vidas aún mejor. Si usted quiere adoptar a alguno, llámenos al número en pantalla y le estaremos muy agradecidos…<< — Capturaron a la bruja — Me dijo Bill muy sorprendido.

— ¡Aleluya! Esa vieja ya me estaba molestando hasta en mis sueños. Al fin se hace justicia. — Dije aliviada.

— Parece que alguien la denunció. Seguramente alguien mayor que se enteró. Porque a nosotros nadie nos creyó. — Me dijo Bill.

— ¿Encerraron a la rata en su jaula? — Dijo Heiden tomando un poco de jugo.

— Si — Le dijo Bill.

— ¡¡Siiiii!! — Saltaba de la felicidad Heidy.

— ¿Puedo ver ahora la televisión? — Preguntó Heiden haciendo carita de ángel.

— Si. Pero solo si prometes comportarte bien. — Le dijo Bill.

— Si, lo prometo — Dijo Heiden sentándose en el sofá muy cómoda.

-Continuará-

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...