Vida Misteriosa


Prefacio:

La vida no siempre nos complace. Tener recuerdos gratos o desagradables siempre los hay. Y aún sin saber sobre tu pasado puedes continuarla. Vivir sin padres a veces puede ser extraño. Más que extraño, enigmático. Sería terrible quedarse solo en el mundo… ¿Podrías creer que existen vidas misteriosas? Claro que si, tu misma vida puede ser misteriosa. Puedes tener hasta las más complejas interrogaciones sobre tu infancia sin respuestas. Tal vez, eres diferente a los demás, tal vez no. Tal vez, eres valiente para enfrentar cualquier cosa en la vida, tal vez no.
Arriesgarse es lo principal en una vida misteriosa. Si la tienes, heme aquí. En esta novela tendrás sorpresas y emociones muy fuertes. Te darás cuenta de que no eres la única persona en este mundo que vive cosas terribles. Si eres lo suficientemente valiente, pues léela. Si no lo eres, sal corriendo. ¿Estás seguro de leerla? ¿Te animarías a descubrir una nueva vida?
Supongo que si, por algo estás aquí leyendo est

1Me gustan
1Comentarios
330Vistas
AA

1. Como todo comenzó...

 

— ¡Faib la niña! — Dijo Erika desesperada.

— ¡Brigitte! — Dijo Faib mientras las gotas de sudor le caían a las mejillas.

La pequeña bebe observaba todo. Las explosiones, las armas, la sangre, y el suceso más cruel de todos. Sus ojos castaños claros brillaban con la luz de las llamas.

De los dos primeros, no se supo más nada.

 

Todo lo que se sobre mi vida pasada es que mis padres murieron de una forma extraña. Más que extraña, misteriosa. Nadie sabe sobre ellos y ni siquiera los recuerdo. No los conozco. Tal vez, alguien pudo haberlos matado, o tal vez, desaparecieron en algún accidente. Pero no lo se… Es como un misterio, un misterio sin resolver.

Tenía 2 meses de vida cuando fallecieron en Irlanda, Dublín. El mismo lugar en donde yo nací. Lo que no entiendo es cómo pude llegar al orfanato: “Miracle Child” de Inglaterra, Manchester sola >A miles de kilómetros de distancia<. No tenía ningún otro familiar que se encargue de mí o me haya llevado para Inglaterra. No puedo suponer que yo fui sola hasta allí. Porque tenía meses de vida. Creo que haber venido hasta aquí no fue una buena idea porque todos los niños y niñas somos víctimas de una bruja que se dice ser la directora y dueña del orfanato. Nos dice >>Ratas<< o >>Porquerías<< que por eso nuestros padres nos abandonaron. Porque somos >>Un error de la vida<< que no servimos para nada y cosas que hacen llorar a todos los niños.

Como ya estoy acostumbrada, le doy consejos a los otros niños pequeños para que no se sientan mal y sean más fuertes y valientes cada día.

Tengo 16 años y nací en Dublín, Irlanda el día 15 de Diciembre de 1994. Mi cabello es largo y castaño claro. Mis ojos son marrones claros, soy alta y delgada. Creo que es porque no nos dan de comer bien. Gracias a Dios, hice amigos aquí. Ellos son Bill y Heiden.

Bill tiene 17 años y es el hermano mayor de Heiden, quien tiene 7 años. Con Bill nos conocemos hace 7 años cuando Heiden era una bebé recién nacida.

Bill llegó al orfanato cuando tenía 10 años junto con su hermanita que a penas tenia días de vida. Su tío los había traído ya que no podía cuidar de ellos y sus padres habían muerto en un accidente automovilístico. Años más tarde, nos enteramos de que su tío falleció por un accidente de avión. Bill y yo no le hemos comentado mucho a Heiden sobre esto ya que es muy curiosa y se pondría triste al saberlo. Ella siempre pregunta todo. Es muy inteligente y muy valiente como yo. Es una niña muy preciosa. Sus ojos son celestes como el cielo y su cabello es castaño, largo y muy lacio. Su tez es de tono blanco y es de peso promedio (Normal). Ella nació en Escocia, Aberdeen el 23 de Agosto del 2003. Es una niña muy buena y cariñosa. La adoro demasiado.

Bill, su hermano mayor, nació aquí en Inglaterra Manchester el día 2 de Septiembre de 1993. Sus ojos son de color verdes amarronados, su cabello es corto y lacio de color castaño claro. Su tez es de color natural y es delgado. Es un chico muy responsable, cuidadoso, inteligente, valiente y “sabelotodo” como yo le suelo burlar. Creo que ellos dos son lo más lindo que me pasó en la vida.

Una noche estaba en mi cama sin poder pegar mis ojos. Y es así como me puse a pensar: “No puedo seguir viviendo aquí. Nadie jamás me adoptará porque ya soy demasiado grande. Ya estoy harta de que nos traten mal. Hace 16 años que estoy aquí. No se que es tener una familia, una mama o un papá que se encarguen de mí. Todo el tiempo soy víctima de las crueldades de una mujer sin vida. Paso hambre, veo cosas desagradables, duermo mal, me incomoda todo. Lo único que tengo en mi vida, la única felicidad son mis amigos…”

Y había llegado a la conclusión de escaparme de este horrible lugar. Solo que no sabía como. Y mis siguientes preguntas eran: “¿Cómo haré? ¿A dónde iré? ¿Cómo viviré?” Pero ya estaba tomada mi decisión. No tenía miedo de escaparme; no le tengo miedo a nada. Pero no quería irme sola. Quería estar con mi familia: mis dos mejores amigos. Así que a esto se lo comentaría mañana en la mañana a Bill >Si es que sobrevivo mañana de la bruja<.

Luego de mis largas reflexiones, caigo en el sueño a las cuatro de la madrugada.

Al día siguiente me desperté muy temprano por los gritos de la bruja. Estaba molestando a una chica que creo que le dicen: >Miki<. Le gritaba y le decía cosas horribles. Todos salimos de nuestras habitaciones y miramos lo que estaba sucediendo hasta que vi como la bruja me miró de una forma malvada, arroja a la chica al piso y se acerca a mí como lo hacía siempre.

— Miren a quien tenemos aquí — Dijo ella de mala forma. — Una rata INMUNDA — Volvió hablarme. — ¡Tus padres no te querían por lo tonta que eres! ¡Por eso te abandonaron! ¡Porque no sirves para NADA! — Me gritó en el oído.

— Que necesita señora Could — Le contesté relajadamente sin problema alguno.

— Que te mueras sería un buen favor ¿No? — Me dijo.

— Creo que no sería posible. Para eso me tendría que matar — Le contesté nuevamente relajada haciéndole frente.

— Lo haría. ¿Pero sabes? Perdería el tiempo en una RATA que no tiene vida. Nadie te quiere. —

— Creo que no soy la única a la que nadie la quiere— La miré de mala forma.

Al escuchar lo último que había dicho, todos se sorprendieron y comenzaban a murmurar entre ellos… Pude sentir como la bruja se había enfurecido. Se podía notar el humo que se le salía por la cabeza.

— ¿Qué le pasa señora Could? ¿Dije algo malo? — Le comenté sabiendo que si había dicho algo malo.

— Hoy dormirás en el pozo — Dijo retirándose de mi vista muy furiosa.

A mi no me importó. Sabía que hoy sería libre al fin de este lugar.

Luego, todos fuimos a desayunar la horrible comida que nos daban. Daba asco. Era una especie de pasta anaranjada y babosa con sabor a mermelada en descomposición. Las moscas se posaban en la boca de la asquerosa cocinera. Otra vez, no consumiría lo que está frente a mis ojos… No por favor.

— Hola Brigitte — Me saludó Bill sonriente como siempre.

— Hola Bill, hola Heiden —

— ¡Hola Brigitte! — Corrió a abrazarme la pequeña Heiden muy contenta.

— ¿Dormiste bien Heidy? — Le pregunté.

— ¡Si! Soñé contigo y con Billy — Me contestó muy dulcemente.

— ¿A si? ¿Y sobre qué era el sueño? — Le pregunté mientras la alcé a mis brazos.

— A-A no se los voy a contar… — Me dijo la pequeña.

— ¡Hmmm ya lo descubriré! Ja Ja — Largué una carcajada.

— ¿Hablaste con la bruja? — Me preguntó Bill.

— Si. Las dos tuvimos una conversación de bruja a rata — Le contesté haciendo una mueca.

— Como siempre — Me dijo Bill haciendo otra mueca.

— ¿Sabes? Toda la noche estuve pensando en algo genial… — Le dije bajando la voz para que nadie escuchara

— ¿Ah si? ¿Qué? Cuéntame… — Me ordenó Bill.

— Ahora no Bill, nos van a escuchar. — Le dije tratando de disimular que estábamos hablando porque la bruja nos observaba desde lejos con sus ojos furiosos.

— Bueno — Me contestó Bill después de darse cuenta.

Desayunamos la horripilante comida que nos sirvieron, Heiden se quejaba cada vez que tragaba esa pasta que se parecía a estiércol de pájaro. Yo ni la probé. Bill la revolvía como si fuera sopa mientras la observaba con cara de asco. ¿Quién va a comerse eso? Heiden si, tenía mucha hambre la pequeña…

Una vez terminado el desayuno torturador, nos fuimos al salón de clases del mismo orfanato. Bill iba a una clase diferente que a la mía al igual que Heiden. La maestra que tenía yo nos trataba bastante bien a comparación de la bruja. Así que aprovechaba de la tranquilidad. Era un poco aburrida la clase de Historia, pero estaba agradecida de que había al fin paz. Luego nos tocó la clase de Matemáticas lo cual yo resalté y obtuve buenas notas como siempre. Soy muy buena alumna. Siempre lo fui.

Al final de la clase, todos salimos para  disfrutar nuestro tiempo libre en el parque del orfanato que estaba muy sucio. Nadie lo limpiaba. Pero al menos, era la hora de la siesta de la bruja. Así que nos dejaba en paz >por unas horas<.

Nos encontramos con Bill y Heiden y fuimos a la parte de juegos para que la pequeña Heidy jugara.

— Ahora si me puedes decir — Me dijo Bill muy curioso.

— Si. — Y lo llevé a un lugar alejado de los demás para que nadie nos escuchara o viera.

— Bueno, quiero que nos vallamos de este lugar. — Se lo dije rápidamente. — ¡Quiero irme de este horripilante lugar Bill! Ya no soporto a esa mujer que nos odia — Le dije bajando la mirada. — Pero no se si quieres venir conmigo. Yo no me quiero separar de ustedes. Ustedes son como mi familia Bill. — acoté.

-En el ambiente, hubo una pausa incómoda-

— Estoy de acuerdo. — Me dijo Bill sonriente.

— ¿En serio? — Logré decir muy feliz

— ¡Claro! Pero, ¿Cómo lograremos irnos de aquí? — Me pregunto muy curioso.

— Lo tengo todo planeado. Lo que vamos a hacer es… >>Y le expliqué todo detalle por detalle lo que vamos a hacer en unas horas antes del atardecer. Bill estaba de acuerdo conmigo. Porque el también quería irse de este lugar y poder estar al fin libre con su hermanita. Luego, fuimos hasta donde estaba Heiden y se lo comentamos. La niña saltaba de la emoción por nuestra decisión. Pero le advertimos que disimule en frente de todos. Nadie tendría que saber sobre nuestro plan de escape o sino se lo comentarían a la bruja con tal de que ella los deje en paz por un día entero. << Bill y yo no parábamos de sonreír. Aclarando bien, no dejábamos de sonreírnos entre si. Ojala no se de cuenta.

-Continuará-

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...