La gente cambia - (Zayn&Michelle) Novela Original.

Sinopsis: Michelle, una chica aventurera que luego de sufrir un horrible pasado gracias a su peor enemigo, Zayn Malik, se muda de Las Vegas a la ciudad de Chicago, creciendo en paz con sus nuevos amigos y familia. Pero los cambios de trabajo de sus padres hicieron el peor destino para ella; volver a Las Vegas.
Michelle debe enfrentarse otra vez a Zayn Malik, sufriendo de sus actos estúpidos, ella realmente lo odiaba. Hasta que descubrió, que él había cambiado... Y supo, toda la verdad y la explicación del por qué él era así...

5Me gustan
0Comentarios
1144Vistas
AA

8. Tratando de alejarme.

Mi cartera de cuero serviría para tapar mi cabello de la terrible llovizna. No había traído paraguas ya que habíamos tomado prestado la furgoneta de mis papas, pero… como ya verán… Alison se fue con ella… con un chico. Traté de despejar mi mente y concentrarme y en cruzar la calle. Sentí que alguien me agarró de una forma tan fuerte que casi me caigo para atrás. Miré el rostro de aque

l chico, y era él. Zayn, otra vez.

-Suéltame. Me estás lastimando-dije tratando de quitar su fuerte brazo del mío. Él solo me miraba confundido. Como si no fuera de esperarse lo que había hecho. Lo había sorprendido completamente.
-¿Quieres soltarme? Llegaré tarde a la biblioteca, cerrará en unas horas-dije tratando de caminar hacia la calle, pero él me sostenía tan fuerte, que estaba segura de que me quedaría doliendo por semanas.
-No te dejaré ir. Subirás a mi automóvil en este mismo instante o yo te llevaré a la fuerza.
-¿Crees que puedes mandarme? Tú no eres nadie, ni siquiera un conocido. Así que si no te importa, aléjate de mí porque soy capaz de golpearte, cretino.
Él negó sonriente-nena, jamás te creí como tú estás ahora.
-¿Crees que iba a ser igual? ¿Así de vulnerable y tonta como antes?-dije mirándolo a los ojos. No sabía si estaba llorando o era la lluvia.
-No quise hacerte tanto daño. Fui un estúpido-dijo buscando mi mirada.
-Eso no puede perdonar todo lo que me hiciste, Zayn. Solo aléjate de mí, déjame tranquila, busca a una perra en la calle que irá a tu casa ¡con gusto!-dije gritando, dejando que mi ira me controlara.
-Sigues haciéndolo. Si sigues haciendo límites, te llevaré a la fuerza.
-Súeltame A-H-O-R-A-dije exigente. Él se agachó hasta mis piernas y me levantó. No podía creer lo que estaba haciendo. ¡Me estaba llevando a la fuerza! Tenía mi cabeza y mis brazos colgando por su espalda. Pataleé todo lo que pude, le pegaba en la espalda como podía, pero él no parecía para nada afectado.

-¡Súeltame! ¡Ayuda! ¡Me quieren violar! ¡Me están secuestrando-dije gritando con todas mis fuerzas. Una leve risa juguetona salió de él. ¿Qué es lo que estaba pensando? ¿Qué podía llevarme a dónde quería? ¿Qué seguía siendo una estúpida como antes? ¡Que alguien me ayude por favor! En ningún momento dejé de golpearlo pero estaba gastando mis fuerzas para nada.

Él me bajó, y me empujó suavemente al auto rojo y brilloso que se encontraba estacionado. Me entró al auto, y aunque haya intentado millones de veces escapar, él puso la traba y no sabía cómo quitarla para poder abrirla. Había puesto la traba para los niños. Como si fuera una niña pequeña. Tonta y encerrada. 

-Tu casa está a unas cuadras de la ciudad ¿verdad?
-¿De verdad te importa mi seguridad?-dije arreglando mi pelo enredado y mojado por la lluvia. Él no contestó y comenzó a manejar. ¿Qué estaba pretendiendo? ¿Ahora sería mi guardaespaldas? Que crea lo que quiera pero que me agarre a la fuerza, me meta en su automóvil y me obligue a ir a mi casa en su auto es irritante. Y menos con la persona que me ha hecho sufrir más que muchas personas. Él se había ganado mi odio, como un trofeo en el puesto número uno.
Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...