La gente cambia - (Zayn&Michelle) Novela Original.

Sinopsis: Michelle, una chica aventurera que luego de sufrir un horrible pasado gracias a su peor enemigo, Zayn Malik, se muda de Las Vegas a la ciudad de Chicago, creciendo en paz con sus nuevos amigos y familia. Pero los cambios de trabajo de sus padres hicieron el peor destino para ella; volver a Las Vegas.
Michelle debe enfrentarse otra vez a Zayn Malik, sufriendo de sus actos estúpidos, ella realmente lo odiaba. Hasta que descubrió, que él había cambiado... Y supo, toda la verdad y la explicación del por qué él era así...

5Me gustan
0Comentarios
1156Vistas
AA

5. Soñando con él.

-Lo sé, no hace falta que me lo recuerdes. Pero quiero lucir lo más relajada posible. ¿Qué pasa si me ve nerviosa? No quiero que encuentre mi punto débil, porque él me torturará con eso siempre. 
-No, claro que no, debes mostrarte distante, aunque si fuera, tú, iría a coquetearle y…
-¡Alison!


-Lo siento-dijo ella sonriendo inocentemente. 
-Aquí está sus órdenes. Disculpen por la tardanza-dijo una chica dejando las bandejas en la mesa.
-Gracias-dijo mi padre sentándose. Comenzamos a comer y yo no sabía qué hacer. Él seguí ahí, mirándome. ¿Acaso no tiene un trabajo qué ocupar?
Todos habíamos terminado de comer pero mis padres seguían con su importante charla, y hacía todo esto más difícil.
-Alison, ¿me puedes acompañar al baño por favor?-le dije mostrando mi incomodidad.
-Ah, sí, claro, vamos-dijo ella agarrándome de la mano y llevándome hacia el baño.
Justamente pasamos al lado de él, y mi respiración paró por completo.
-Oye, Michelle, ¿podemos hablar?-dijo él. Escuché su voz pero me limité a mirarlo. No lo quería ver ahora.
-Ángel-dijo él, con voz de superioridad. Mi corazón paró por completo. No había escuchado esa palabra hace años. No podía creer que me haya llamado así. Odio que me llamen… ugh… Ángel. Un día mi madre me había llamado así y yo me enojé tanto, que no podía controlarme. Prácticamente, que había vuelto loca y casi le gritaba a mi madre. Él había visto todo y desde ahí, me molestaba con ese sobrenombre. Parecía una histérica pero ya me molestaban y me cargaban con ese sobrenombre, me humillaban y me tomaban el pelo. No podía creer que me haya llamado así, mi ira me controló más que mi ignorancia hacia él. Solté mi brazo de Alison, aunque ella haya querido detenerme yo me acerqué a él desafiante mientras veía como se quedaba quieto y me observaba con su sonrisa cínica de lado.
-¿Disculpa?-dije haciendo una cara que no reconocería. Estaba tan enojada que si tuviera todo los pelos parados no me importaría.
-Así es, te llamé Ángel-dijo marcando cada palabra y moviendo su lengua.
-Tú sabes que no puedes decirme eso-le dije desafiante.
-Sí, yo te lo puedo decir. Te puedo decir lo que quiero cuando yo quiera.
Oh dios. Me tocó en la peor parte. ¿Que él piense que puede controlarme? ¿hacer lo que quiera conmigo? ¿ponerme sus ridículos sobrenombres?
-Eres un hijo de…
-¡Michelle!-dijo Alison apareciendo detrás de mí, agarrándome de los brazos ya que estaba por empujarlo.
-Mi pelo ha tenido un mal día y tú eres una experta en arreglarlo. Así que vamos, por favor acompáñame-dijo entre dientes.
-Así es, Ángel, ve con tu amiga, pero luego hablaremos.-Guiñó su ojo, lo hizo. 
-No tengo nada que hablar contigo-dije retirándome y entrando al baño de damas lo más rápido posible.
-¿Viste eso?-dijo ella sorprendida. Yo respiraba agitadamente. Mi pulso estaba a mil. ¿qué le pasaba a ese? ¿qué quiere lograr? Esta va a ser la última vez que lo voy a ver. ¡No lo soporto! Es irritante.
-¿Hola? ¿Llamando a Michelle?-dijo ella pasando las manos por mi cara.
-Estoy bien-dije respirando normalmente-no puedo creer que justo hayamos entrado a este restaurante-dije mirándome en el espejo y peinando mi cabello con los dedos- ojalá hubiéramos entrado al restaurante de Paris, como dijiste tu al principio.
-Eso es una buena señal. Estas super hermosa Michelle, ¿qué esperabas? Apuesto a que ahora debe estar maldiciéndose por haberte hecho todo eso en los últimos años, e ir por ti y…
-Solo déjalo ahí y olvídalo-le dije levantando la mano y cerrando los ojos- Que haya vuelto a Las Vegas no significa que haya vuelto la vieja Michelle. Si él trata de humillarme no podrá porque se lo devolveré. Ya no soy más la niña tonta que se deja hacer todo. Ya no soy el blanco de nadie más, esa fue la última vez. Ya no soy la de antes. Fin de la historia.
Salimos del baño tranquilamente y él no estaba. Nos sentamos en la mesa y luego de unos minutos mis papas dijeron que ya era hora de irnos. Me levanté tan rápido que casi tiro todas las sillas de la mesa. Salimos y seguimos caminando, rumbo a nuestra casa. Estaba totalmente cansada, no por caminar, si no por el viaje y por el repentino cambio de ambiente. 
-Llegamos-dijo mi padre con una sonrisa. Era una casa grande, de color azul marino con ventanas por todos lados, grandes y blancas. Era de dos pisos, que al parecer el piso de arriba se encontraban dos baños y cuatro habitaciones. 
-Woow-dijo Alison entrando por las rejas-¿aquí viviremos?-dijo ella sorprendida.
-Así es, pero en las vacaciones de verano, tu tendrás que volver a viajar a tu casa ya que tus padres te extrañaran. Si es que te dejan, vivirás con nosotros más adelante.
-En eso no hay duda-dijo con la boca abierta.
-Yo solo quiero ir a nuestra habitación-dije con los ojos cansados. Entramos a la casa y no quería estar inspeccionando cada lugar, solo subí las escaleras y me acosté en una cama que al parecer, era la habitación de Alison y mía. Mis ojos se fueron cerrando poco a poco hasta dejarme en un profundo sueño. 

----

‘¿Qué? ¿Qué hago aquí?-dije asustada mirando para todos lados. Me encontraba en una casa extraña. Estaba totalmente segura de que no era la casa en donde estábamos. Habían muebles hermosos, sillones de cuero y se escuchaba que alguien se estaba bañando en el baño. ¿Quién anda ahí? ¿Por qué rayos me encuentro aquí? ¿Qué está pasando?-dije aterrada. Sentí un terrible y arrebatador frio. En la casa habían estufas pero yo estaba completamente ¡desnuda! Solo me encontraba con una toalla tapando los pocos lugares de mi cuerpo. La puerta del baño que se encontraba detrás de mí se abrió repentinamente, salté, pero sin dejar de sostener, asustada, la pequeña toalla blanca que tapaba mi cuerpo.
-¿Zayn?-dije asustada. Él salía de bañarse, y al parecer, salía con solo una toalla tapando desde su cintura para abajo. Su cuerpo estaba musculoso, ni mucho ni poco, pero me por un momento me puse demasiado nerviosa, y más, cuando los dos estábamos desnudos a solo un metro de distancia. Su rostro estaba lleno de sorpresa y misterio.
No percaté cuándo es que él estaba tan cerca de mí y lo único que sentía era su respiración chocar contra mi cuello. Él estaba así de cerca. Rozando su nariz en mi cuello, suavemente, y yo no sabía qué hacer. ¿Qué es lo que está pasando? ¿Qué significan estos sueños? Estoy aterrada. ¿Por qué se siente tan real? ¿y por qué estoy soñando con él? Oh vamos, Michelle ¡despierta! Deja de imaginar y soñar estas estupideces ¡y despierta de una buena vez!
Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...