La gente cambia - (Zayn&Michelle) Novela Original.

Sinopsis: Michelle, una chica aventurera que luego de sufrir un horrible pasado gracias a su peor enemigo, Zayn Malik, se muda de Las Vegas a la ciudad de Chicago, creciendo en paz con sus nuevos amigos y familia. Pero los cambios de trabajo de sus padres hicieron el peor destino para ella; volver a Las Vegas.
Michelle debe enfrentarse otra vez a Zayn Malik, sufriendo de sus actos estúpidos, ella realmente lo odiaba. Hasta que descubrió, que él había cambiado... Y supo, toda la verdad y la explicación del por qué él era así...

5Me gustan
0Comentarios
1158Vistas
AA

30. Sin entender.

Me tomé un remedio para sentirme mejor, y creo que había ayudado bastante con mi fiebre y mal estar. Me preparé con algo cómodo, jeans desgastados, una blusa blanca con un chaleco cuadrillé celeste, y mis famosos borcegos negros. Bajé las escaleras y almorcé con lo que encontré, mientras despedía a Alison con la mano, saliendo por la puerta. Ella minutos antes

 me había avisado que Zayn estaba en camino. Un nudo fuerte en la garganta hizo que el apetito se me fuera por completo y atendí la llamada del teléfono de emergencias que había dejado mi mama para comunicarse conmigo. Ella como siempre me llamó preocupada para ver si todo iba bien, y le comenté sobre… Que iba a ver a Zayn en unos minutos. Ella creo que estaba feliz que estuviera viéndolo a él, aunque no encuentro la lógica del por qué. Le mandé saludos a mi papa y cortaron. El timbre de la casa sonó haciéndome saltar del asiento, y casi caí al suelo.

Nerviosa, me acerqué hacia la puerta y respiré profundo, abriéndola y encontrando al típico chico guapo. ¿Cómo podía verse tan relajado así como así? 
-Uh. Hola-dije tratando de sonar relajada, aunque ese ‘uh’ arruinó todo.
-Hola-dijo él con la mirada divertida. Me miró de abajo para arriba y ladeó la cabeza hacia un lado, mirándome confundido pero sin dejar el lado divertido que siempre tenía, como si tuviera una broma privada en su mente.-¿Realmente estás enferma?-enarcó una ceja.
-Um. Sí, pero creo que ahora estoy mejor-dije perpleja mirándolo. Sentí una cierta admiración por su forma de vestir.
-Genial-dijo él sonriendo. Me hice a un lado para que pudiera entrar, y cerré la puerta. Él observó toda la casa como si estuviera buscando una cosa, o a alguien. Luego, me miró a los ojos, y sonrió. Yo sonreí también pero sabía que él, se había dado cuenta de que mis ojos no respondieron lo mismo y su sonrisa desapareció.
-¿Qué ocurre, Anastasia?-lo miré sorprendida, con los ojos bien abiertos al igual que mi boca. ¿Me había llamado Anastasia? Odiaba que me llamaran así, odiaba mi segundo nombre.
-Nadie dijo que tenías permiso de llamarme así-dije enfadada. Él rió por lo bajo y negó con la cabeza divertido.
-A mi me encanta ese nombre-dijo él en voz baja. Me acerqué a él y lo miré.
-A mí no. Prefiero Michelle, Javadd-dije sonriendo triunfante. Él me fulminó con la mirada y asintió.
-Está bien, Michelle-dijo él divertido. Me alejé un paso hacia atrás sin dejar de mirarlo. Tenía las ansias de abrir mi boca y contarle lo que había soñado.
-¿Qué ocurre, Michelle?-dijo él sonando preocupado-estás tensa y nerviosa. ¿Quieres que me vaya?
-No-dije rápidamente y él se sorprendió-No, no te vayas. Yo, sí, estoy nerviosa porque tengo que contarte algo-dije seria. Él miró confundido.
-¿Qué cosa? ¿Sobre qué?
-Sobre algo importante, y de seguro te reías, o no lo sé, pero tengo que sacarme las dudas y las preguntas. Odio las respuestas en blanco-dije todavía mirándolo seria.
-Dime-dijo él al igual que yo. Me senté en el sofá y él hizo lo mismo, sin dejar de mirarme confundido, esperando a que hablara.

-Yo, soñé algo, horrible-dije sin mirarlo a él, mirando hacia el frente.-Soñé con un niño.
-¿Un niño?-preguntó susurrando.
-Era un niño flaco. Estaba llorando, y se encontraba en una casa extraña, desordenada y fría. Él pedía ayuda, estaba solo-dije sin dejar la vista hacia el frente. Él se puso tenso y siguió escuchando.
-Continúa.
-Sentía que a él lo conocía. Y… unos ruidos fuertes se escucharon del otro lado de la casa, y en la puerta de la habitación en donde estaba el niño, apareció un hombre, alto y con el ceño fruncido. Enojado. Enfadado con la única persona que estaba allí.
-El niño-dijo él susurrando. Su aliento me hizo cosquillas en el cuello, y sabía que estaba cerca de mí, pero seguí contándole.
-El niño se escabulló asustado en la habitación pero el hombre lo agarró violentamente por el brazo y se lo llevó no se a donde.-paré y tragué saliva-luego de eso escuché gritos del niño, desgarradores, y horribles lloriqueos. –Sentía que él comenzó a respirar anormalmente, sorprendido y tenso, nervioso, asustado.
-El hombre era el padre del niño. 

Y el niño…eras tú.
Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...