La gente cambia - (Zayn&Michelle) Novela Original.

Sinopsis: Michelle, una chica aventurera que luego de sufrir un horrible pasado gracias a su peor enemigo, Zayn Malik, se muda de Las Vegas a la ciudad de Chicago, creciendo en paz con sus nuevos amigos y familia. Pero los cambios de trabajo de sus padres hicieron el peor destino para ella; volver a Las Vegas.
Michelle debe enfrentarse otra vez a Zayn Malik, sufriendo de sus actos estúpidos, ella realmente lo odiaba. Hasta que descubrió, que él había cambiado... Y supo, toda la verdad y la explicación del por qué él era así...

5Me gustan
0Comentarios
1177Vistas
AA

37. Perdida.

Salí corriendo por la puerta, esquivando las manos del chico desconocido, ignorando las miradas asustadas de todos en las calles, corrí sin parar, sin saber a dónde iba, pero no me importaba. ¡Son tan imbéciles! 

El día estaba horrible, estaba nublado y parecía que la lluvia iba a inundar las calles de Las Vegas. Me tropecé con una piedra y caí sin piedad. ¡Todo es una basura! ¿Cómo

 dejé que me controlaran así? ¿Po qué estoy llorando por esto? ¡Yo no lloro por estupideces! ¡Deja de llorar maldita sea!

Unas manos temblorosas y arrugadas tocaron mis brazos. Traté de mirar claramente a la persona pero era imposible, se veía todo nublado, borroso por las lágrimas que seguían cayendo.
-¿Se encuentra bien?-se escuchó una voz de una mujer. Sequé mis ojos y pude ver con claridad. Era una señora mayor, con el pelo blanco y anteojos grandes. Vestía elegante pero se veía humilde. Asentí y me levanté con su ayuda.
-Gracias-dije susurrando. Mi voz se escuchaba débil y quebrada. ¿Por qué me pasan estas cosas? ¿No tuve ya bastante desde pequeña? ¡La gente no cambia! ¡Siempre va a ser la misma! ¡Él jamás cambió! Comencé a correr otra vez. No quería encontrarme denuevo con Zayn ni con ese chico extraño, que me parecía conocido. ¿No era el que había entrado a robar? Sacudí mi cabeza para sacar esos tontos pensamientos y me dirigí hacia mi casa.

Entré por la puerta, llena de lágrimas, con la cara destrozada, mi cuerpo mojado por la lluvia fuerte. Entré y cerré la puerta con fuerza, sin dejar de mirar a Alison, sin dejar de llorar. Ella estaba sentada en el sillón mirando la televisión, abrió la boca y luego la cerró, abalanzándose hacia mí, y abrazándome con todas sus fuerzas. Ella era la única que hacía eso.

-Por el amor de Dios, si Zayn te hizo algo yo lo asesino-decía ella mientras me abrazaba más fuerte, y yo, llorando en su hombro. ¿Por qué él me habría hecho eso? ¿No se suponía que él se sentía mal cuando me trataba mal, pero lo hacía por su reputación? Él dijo que se había arrepentido, pero esto ya es otra cosa. Se pasó de la raya. ¿Venderme en una apuesta? Me hace sentir una sucia. Estoy tan cansada de todo, ¿por qué no podemos volver en donde todo estaba mejor? ¿Por qué tenía que perdonarlo y creer lo que decía, cuando era todo una mentira? ¿Por qué me lo ocultó? 

Estaba sentada en mi cama, al costado de la ventana, viendo como anochecía, viendo como la lluvia mojaba el vidrio y caían despacio y lentamente como mis lágrimas en mis mejillas. ¿Por qué sigo llorando? Quiero evitarlo pero no puedo. Alison está abajo preparando no sé qué cosa. No he hecho más nada que escuchar mis pensamientos, no presté atención a lo que me había dicho. ¡Maldita sea! Cuando mi mamá se entere, sabrá que la razón siempre la he tenido yo. 

Tenía tanta bronca, pero lo único que quería hacer ahora, era abrazar a mis padres y rogarles volver en donde todo era mejor. ¿Por qué volver al pasado? ¿Al sufrimiento que pasé? Es exactamente lo mismo pero más doloroso. Más doloroso porque yo confiaba en él. Mis expectativas eran diferentes, pero ahora son peores. 

No necesito explicaciones porque sé exactamente la intención. ¿Es por eso que siempre ‘protegía’? ¿Por ese? Debo estar más atenta ahora. Escaparme de los dos no va a ser nada fácil.

Sacudí mi cabeza y bajé las escaleras, dirigiéndome al salón de música, secándome las lágrimas. Hace mucho que no tocaba el piano. Me senté en él, en silencio y suspiré, largando todo el aire contenido para no gritar mientras lloraba. Tocaba una canción que me había enseñado mi papá y mi tía. Ella había muerto hace unos dos años, la extrañaba; era hermosa, graciosa, y la adoraba. Era una artista, era genial. Pero por una maldita enfermedad ella se había ido. Nunca olvidaba la canción, la habíamos escrita los tres juntos, cuando tenía diez años. Era lo mejor que podía hacer ahora, concentrándome en las notas en los teclados y olvidarme por un segundo, del mundo.
Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...