La gente cambia - (Zayn&Michelle) Novela Original.

Sinopsis: Michelle, una chica aventurera que luego de sufrir un horrible pasado gracias a su peor enemigo, Zayn Malik, se muda de Las Vegas a la ciudad de Chicago, creciendo en paz con sus nuevos amigos y familia. Pero los cambios de trabajo de sus padres hicieron el peor destino para ella; volver a Las Vegas.
Michelle debe enfrentarse otra vez a Zayn Malik, sufriendo de sus actos estúpidos, ella realmente lo odiaba. Hasta que descubrió, que él había cambiado... Y supo, toda la verdad y la explicación del por qué él era así...

5Me gustan
0Comentarios
1141Vistas
AA

9. Palabras duras.

-Aquí es.
-¿Cómo demonios sabes donde vivo?
-Ya te lo dije, nena, tu madre me dijo dónde vivías. 


-Mi madre confía en mí.
-Tu madre se preocupa por ti.
-Debería estarlo, porque estoy ahora a tu lado, y eso es algo malo-dije tratando de abrir la puerta.
-Todavía no puedes salir.
-¿A no?-dije levantando una ceja.
-No, porque a esto te lo cobro-dijo sonriendo. Había mostrado una de sus mejores sonrisas, al parecer.
-No tengo dinero. Lo gasté todo hace unas horas, lo siento-dije levantando las manos-tú me obligaste a subir.
-No estoy hablando de efectivo-dijo apagando el motor y mirándome seriamente. Mi corazón se paró por completo. ¿no quería dinero? 
-¿y entonces?-dije confundida, frunciendo el ceño. 
-Quiero algo de ti-dijo sonriendo de tal forma, que mostraba todos sus dientes.
-¿algo de mí? ¿quieres mi chaqueta? Te la regalo con gusto-dije sacándomela y tirándosela a la cara. Él comenzó a reír y yo me puse nerviosa. Cuando estaba nerviosa actuaba como tonta, se estaba riendo porque todavía no captaba lo que él quería.
-No quiero tu chaqueta, aunque sería un buen recuerdo de ti-dijo oliendo el perfume. 
-Sigues haciéndolo.
-¿Qué cosa?
-Insinuando.
-¿Crees que te estoy coqueteando?
-No exactamente.
-Pues si lo piensas así, estas en lo correcto-dijo mirando al frente. La lluvia no era fuerte ahora, pero las gotas no dejaban visibilidad en las ventanas.
-Solo dime qué rayos quieres. Necesito entrar a mi casa en este momento o te acusaré con mi madre por teléfono.
-Tu madre está de acuerdo con lo que te voy a proponer, mejor dicho, con lo que te voy a decir.
-Está claro que cuando vea a mi madre la asesinaré-dije susurrando inconscientemente. Él me había escuchado y comenzó a reír.
-¿Qué es lo que te causa gracia? A mi nada de esto me está causando gracia. Estoy con la peor persona que he conocido en mi vida, que ha arruinado por completo mi vida y ahora cuando estaba tan bien-dije intensamente-tú volviste a aparecer.
-Tú eres la que ha aparecido.
-Si, pero, que haya vuelto aquí, no significa que después de estos años, me haya olvidado de todo lo que me has hecho. ¿Sabes una cosa? Ahora que lo sé, y si piensas que soy presumida no me importa. Como has visto que no tengo frenillos, ni anteojos feos, y estoy más alta, de un día para el otro has tenido interés por mí. ¿Sabes otra cosa? Eres el chico más cretino, inmaduro y gilipollas que jamás conocí. Eres tan estúpido por aparecer y hacer como si nada, después de todo lo que me has hecho.
-Ángel yo…
-Solo cállate. Déjame decirte lo que jamás te pude decir. Eres irritante, ¿sabes cómo he sufrido? Por tu culpa, por tu estúpida reputación, todos me han odiado, me han humillado de la peor forma. No sabes por cuáles etapas he pasado por esas estupideces, he ido al psicólogo millones de veces para poder mejorar mi autoestima, ¿y vienes como si nada? ¿no te das cuenta?-le dije mirándolo a los ojos, sin importar que algunas lágrimas desbordaran-estas actuando de una forma tán hipócrita, solo quiero que te alejes, lo único que me haces es hacerme sentir mal ¿entiendes? Nada borrará todas las cosas que me has hecho-limpié como pude mis lágrimas y miré hacia la ventana. Solo quería salir de aquí, ir a mi habitación y llorar en paz. Quería estar sola.

-Las personas cometen errores-dijo mirando hacia su ventana.
-¿Por tantos años?-dije con mi voz quebrada.
-No sabía que estaba dañándote tanto. Actuaba como un tonto, lo reconozco.
-Es muy tarde para disculparse-dije mirándolo intensamente, con los ojos vidriosos. Él volvió la vista hacia mí. Sus ojos mostraban arrepentimiento, pero recordaba esas imágenes y palabras que me había dicho.
-Yo también he cambiado-dijo serio pero sonaba tan arrepentido. Sus ojos también estaban vidriosos. ¿Iba a llorar?
-No lo creo.
-Te lo quiero demostrar-dijo buscando mi mirada desesperadamente.
-No sé-dije mirando mis zapatillas, ignorando su mirada desconcertada. Habían pasado como cinco minutos, y yo no tenía la capacidad de volver a mirarlo a los ojos.
-Por si cambias de opinión, lo que quería decirte era si podrías venir a una cita conmigo, pero al parecer, tu rechazarás la oferta así que-dijo muy serio, apretando un botón. Un track se escuchó en la puerta y yo miré sorprendida-puedes irte.-miraba al vacío con intensidad. 

Perdido en la nada. 


Me sentí culpable, pero quería salir. Miré su rostro con arrepentimiento pero él no me miraba. Abrí la puerta y salí de su auto. Sequé mis lágrimas y entré a mi casa. La cerré con fuerza y me apoyé en ella, cayendo desesperada contra la espalda. ¿Qué es lo que había pasado? ‘Yo también he cambiado, No sabía que te hacía tanto daño, actué como un tonto’ sus palabras retumbaban por mi cabeza como una pelota de ping pon. La casa estaba en total silencio. Sentí un rugido de auto. Zayn se había ido, a toda velocidad.
Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...