La gente cambia - (Zayn&Michelle) Novela Original.

Sinopsis: Michelle, una chica aventurera que luego de sufrir un horrible pasado gracias a su peor enemigo, Zayn Malik, se muda de Las Vegas a la ciudad de Chicago, creciendo en paz con sus nuevos amigos y familia. Pero los cambios de trabajo de sus padres hicieron el peor destino para ella; volver a Las Vegas.
Michelle debe enfrentarse otra vez a Zayn Malik, sufriendo de sus actos estúpidos, ella realmente lo odiaba. Hasta que descubrió, que él había cambiado... Y supo, toda la verdad y la explicación del por qué él era así...

5Me gustan
0Comentarios
1151Vistas
AA

19. Las Vegas y sus calles peligrosas.

Me sentía absorta y estúpida por haber culpado a Zayn de algo que posiblemente él no haya hecho. Pero las preguntas no paraban de resonar en mi cabeza. ¿Quién fue la persona que entró a mi casa? y lo peor, ¿Qué es lo quería? ¿Por qué intentó atacarme? 

Mis padres acababan de poner una supuesta ‘seguridad’ en todas las puertas, con seguro, candados y cosa por el estilo. Aunque me asu

staron bastante por el ‘exceso de nuestra seguridad’ ya que jamás habían llegado a tal punto de obsesionarse con eso. No pensé que llegarían hasta ahí.

Era muy extraño en Las Vegas que lloviera constantemente, pero siempre terminaba nevando. Tal vez se acerque una nevada en pleno verano. 

Fui a salir un poco. Habían pasado dos días, encerrada en casa, mirando películas de terror con Alison sin respirar un poco el aire de afuera. Mis padres se habían tomado esos dos días de vacaciones, para quedarse con nosotras, pero hoy se les había acabado. Alison se había quedado dormida y yo estaba en completo aburrimiento. Abrí la puerta y salí a caminar un poco. Estar todo el día adentro, pensando sin ninguna distracción no era bueno para mí. Me agarraría urticaria o algo por el estilo. Sinceramente estaba cansada de dormir y de comer comida china. 

Decidí usar unos ‘supuestos’ atajos para dar vueltas manzana, y hacer un poco más largo los caminos y así me entretuviera mirando los locales y las personas pasar, con sus diferentes vestimentas.

‘En Las Vegas nunca te aburres’.

Los borcegos chocaban contra el suelo, sonando como si fueran zapatos con tacos. Los edificios cada vez eran más grandes y descuidados, con calles un poco desiertas y demasiado tranquilas. Por momentos pensé que me había perdido pero la calle principal se encontraba a unas cinco cuadras de donde estaba. Unos olores repugnantes se sintieron en los costados de las veredas, eran los callejones, que contenían cajas gigantes de metal llena de bolsas de basura, desparramada, con ratas y algunas escupidas. Las paredes estaban llenas de graffitis, por todos lados. Sentí un escalofrío. Jamás había pasado por estas calles y menos que parecían callejones abandonados. Estaba segura que me había metido en territorio de pandilleros y que en cualquier momento aparecerían. Aceleré mi paso y me di cuenta que no era la única que estaba caminando. Supliqué mirando las ventanas rotas de los edificios abandonados, que no sean los pandilleros o un ladrón. Dando grandes zancadas, cruzaba las calles, y ya me faltaban pocas cuadras para salir de las calles infernales. Estaba segura que eran las seis de la tarde pero con las nubes tapando los últimos rayos del sol, estaba demasiado oscuro, para poder ver si algunas ratas se cruzaban por mis pies.

Cinco chicos, en una ronda, con gorras de béisbol, jeans anchos por debajo de la cintura, zapatillas rotas y camperas hasta las rodillas, con colores fluorescentes, y poco combinados. ‘Pandilleros’ pensé. Ellos voltearon hacia mí. Estaban al frente de la vereda donde me encontraba, y comenzaron a reír. Era una presa fácil. Saqué mi celular lo más rápido que pude y llamé a cualquier número.
-¿Hola?
-Estoy a una cuadra detrás de la calle principal, pandilleros, ellos están detrás de mí, necesito ayuda-dije agitada, corriendo lo más rápido que podía, desesperada.
-¿Michelle?-estaba segura de que no había llamado ni a Alison ni a mi mamá. La llamada se había cortado, y al voltear me desesperé más de lo que estaba, ellos corrían sorprendentemente rápido y me gritaban: ‘no corras, no te haremos daño’ mientras reían como si bromearan. Estaba segura de que me harían daño, efectivamente. 

Había leído en muchas novelas, que ‘la chica tonta y vulnerable’ se perdía torpemente y de ‘casualidad’ se encontraba con pandilleros que la querían violar. Bueno, en este caso, yo no era ni chica tonta y vulnerable, pero lo demás, estaba en lo cierto. Me alcanzarían, y no podría seguir con los detalles.

Me desvié de la calle y doblé en la otra, para cortar más camino y así ver, si podría pedir ayuda a cualquier persona que pareciera amigable, y así llegar hasta la calle principal y encontrarme con los de seguridad. Había por todos lados policías, pero, no sé por qué en estas calles, no habían. 

Está bien, trataba de pensar positivamente pero era imposible, cinco chicos altos, llenos de tatuajes, delincuentes drogadictos corrían detrás de mí para alcanzarme y para, posiblemente… violarme. 

Sentí un brazo detrás de mí, y al voltear vi que era uno de los pandilleros, que se había separado de su grupo y me sonreía; su sonrisa no era para nada amistosa.

-¿Qué hace una chica tan hermosa, como tú, aquí, y sola?-decía mientras se me acercaba.
-Por favor, déjame ir-dije caminando para atrás, cubriendo mi espalda, porque si corría, él me tiraría por detrás, o tal vez, sacaría un cuchillo y bueno…

Él negó con la cabeza, divertido-estas en territorios privados, no puedes irte así como así.
-No lo sabía, lo siento, yo solo estaba caminando, no volveré por aquí, lo prometo-dije asustada.
-¡Hey! Por aquí-dijo él moviendo su brazo. Los cuatro pandilleros de su grupo venían en la esquina, acercándose hacia nosotros.
-¿Qu…Qué me van a hacer?-dije tartamudeando, mirando al chico asustada, suplicando de que por lo menos tenga algo de compasión por mí.
Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...