La gente cambia - (Zayn&Michelle) Novela Original.

Sinopsis: Michelle, una chica aventurera que luego de sufrir un horrible pasado gracias a su peor enemigo, Zayn Malik, se muda de Las Vegas a la ciudad de Chicago, creciendo en paz con sus nuevos amigos y familia. Pero los cambios de trabajo de sus padres hicieron el peor destino para ella; volver a Las Vegas.
Michelle debe enfrentarse otra vez a Zayn Malik, sufriendo de sus actos estúpidos, ella realmente lo odiaba. Hasta que descubrió, que él había cambiado... Y supo, toda la verdad y la explicación del por qué él era así...

5Me gustan
0Comentarios
1161Vistas
AA

39. La decisión.

-Esto está fuera de control Michelle, no has hablado con él como por dos semanas y sigues teniendo esas pesadillas horribles. ¿Qué es lo que te pasa? ¿Y qué cosas sueñas? Estás exagerando, demasiado. ¡No entiendo nada de esto! Pero lo que sí sé es que tú necesitas hablar con él y arreglas las cosas…-hizo una pausa-mírate, estuviste todo el día tomando café para no quedarte dormida po

r no dormir bien anoche, ¿vas a seguir torturándote?
-¡Alison! Por favor ¿puedes dejar de decirme eso? No quiero saber nada ¿entiendes? Punto y caso cerrado-subí las escaleras hacia mi habitación y cerré la puerta con fuerza. Primero mi madre y ahora mi mejor amiga. ¿Alguien más? 

Comencé a leer un libro que me había comprado hace unos años… Se llamaba ‘El caballero de la armadura oxidada’… Era genial, te enseñaba tantas cosas… Era perfecto y lo terminé rápidamente, absorbiendo cada palabra. Me quedé sentada y miré por la ventana. Las Vegas cada vez cambiaba más, y lo único que quería hacer ahora era volver, volver a donde se encontraban todos mis amigos verdaderos. No tenía para nada pensado en encontrarme a personas de mi pasado, y menos que me haga la vida imposible como si nada hubiera cambiado.

Estaba oscureciendo y no sentía ni un ruido abajo. Qué extraño. Siempre Alison ponía música fuerte o comenzaba a ver la tele a todo volumen… ¿Por qué estaba tan callada? Bajé las escaleras confundida, y luego me asusté. ¿Debería bajar? ¿Alison estará bien? Sacudí mi cabeza y dejé esos pensamientos de lado. Al bajar, de pronto, todo se hizo oscuro, la casa sin luz. ¿Se cortó la luz? ¿Qué? Temblé del miedo y terminé de bajar las escaleras, parpadeando excesivamente para poder ver un poco mejor, pero sólo la luna ayudaba un poco, llegando rayos blancos que atravesaban las ventanas. Caminé, despacio, adentrándome al comedor, mirando para todos lados, sintiendo mis pasos. Un ‘crack’ hizo que me hiciera saltar y me giré rápidamente, encontrándome con una silueta humana. Otra vez, parpadeé asustada, para poder reconocer esa silueta.
-Alison… ¿Eres tú? Por favor, no quiero jugar a esto, enserio.-La silueta se fue acercando poco a poco hacia mí, y me di cuenta de que no era Alison… era de un chico. Abrí los ojos asustada y tapé mi boca para no gritar del terror. ‘A las tres, corres’-pensé. Comencé a correr, patinando por todos lados, agarrándome de las paredes para darme más velocidad y no caerme, sintiendo pasos pesados, y rápidos detrás de mí. ‘Por favor que no tenga un arma, que no tenga un arma’.
Entre a la habitación de mi madre, cerrando la puerta en la cara de esa silueta extraña, y cerrando con llave, asustada. Los golpes en la puerta se hacían cada vez más intensos y sabía que no iba a soportar; era tan fuerte los pateos que rebotaba la puerta. Me di la vuelta y encontré a Alison, pero de la peor forma. Sentada en la silla, atada, con una soga, tapada la boca con una cinta negra, sin poder moverse. Corrí hacia ella, gritando como loca.
-Dios mío, ¿quién ha entrado?-decía mientras le quitaba las sogas y la cinta de la boca.
-¡Tenemos que correr! ¡Michelle, debes irte! ¡Ahora!
-Alison, ven conmigo, saltemos por la ventana-dije levantándola de la silla. La puerta cada vez se movía más. Miré la ventana y subí la persiana, abriendo la ventana, saqué una pierna, pisando las flores plantadas del jardín que daban para la calle y las rejas. Agarré a Alison y la tiré hacia mí, y caímos arriba de la tierra torpemente. Comenzamos a correr y saltamos la reja a toda velocidad, mientras nos acercábamos al teléfono público que había en la esquina, y así, llamar a la policía. Alison temblaba y su voz era débil, mientras yo cuidaba nuestras espaldas, mirando para todos lados. Eran como las ocho de la noche, calculando. Un auto rojo frenó de golpe y torpemente al frente de nosotras. Miramos asustadas y un chico bajó de ella. Era Zayn. Oh dios, ¿algo más?
-¿Dónde está él?-dijo alarmado mirándonos con los ojos abiertos.
-¿Quién?-dijo Alison asustada.
-Él… John. Ha entrado a tu casa, ¿verdad?-dijo mirándome tristemente. Ni siquiera pude asentir.
-¿Es John? ¿El chico que quiere a Michelle? 
-Quédense aquí, y si ocurre algo, súbanse al auto y váyanse a otro lugar-dijo él señalando el neón rojo mientras cruzaba la calle, corriendo, hábilmente.
-Zayn, ¿qué diablos estás haciendo?-dije gritando, por fin.
-Lo que debería haber hecho antes-dijo él sin darse la vuelta. Miré confundida a Alison, y ella lo miraba boca abierta. Intenté dar dos pasos hacia adelante pero Alison me paró.
-Ni se te ocurra ir a la casa otra vez. ¿No te diste cuenta? Ese chico está loco, ¡es un demente! ¿¡y si te hace algo!? No corras el riesgo por Dios.
-Pero, Zayn va a…
-¡No! Te quedas aquí, ¿me escuchaste? No te irás a ninguna parte hasta que llegue la policía.

Me solté de su mano fuertemente y salí corriendo, cruzando la calle lo más rápido posible, ignorando los gritos de Alison llamándome.
Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...