La gente cambia - (Zayn&Michelle) Novela Original.

Sinopsis: Michelle, una chica aventurera que luego de sufrir un horrible pasado gracias a su peor enemigo, Zayn Malik, se muda de Las Vegas a la ciudad de Chicago, creciendo en paz con sus nuevos amigos y familia. Pero los cambios de trabajo de sus padres hicieron el peor destino para ella; volver a Las Vegas.
Michelle debe enfrentarse otra vez a Zayn Malik, sufriendo de sus actos estúpidos, ella realmente lo odiaba. Hasta que descubrió, que él había cambiado... Y supo, toda la verdad y la explicación del por qué él era así...

5Me gustan
0Comentarios
1246Vistas
AA

17. Intruso en la casa.

-¡Michelle! ¡Michelle! ¡despierta!-gritos y movimientos desesperantes interrumpieron mis sueños. Me desperté asustada. Alison estaba despertándome a las cinco de la madrugada. 
-Hay muchos ruidos abajo-dijo ella mordiéndose las uñas.


Yo me froté los ojos y me levanté de la cama.
-¿Qué tipo de ruidos?
-Como que alguien está revisando las cosas abajo, se escuchan carpetas tirarse, cosas al suelo. Tengo mucho miedo-dijo ella acurrucándose en la cama.
-No te preocupes. Nuestra habitación está cerrada con llave, pero la mala noticia es que estamos totalmente solas. Papá y mamá no llegan hasta la tarde.
-Hay dios, ¡hay que llamar a la policía!
-¡Pero quiero ver que es!-dije abriendo la puerta.
-¡No Michelle! ¿estás loca o qué?-dijo empujándome. Cerró la puerta y agarró su teléfono celular, llamando al 911.
-Hola ¿si? Hay un extraño en nuestra casa revisando y no queremos bajar porque no sabemos quién es. Por favor, vengan lo más rápido posible-decía Alison alertada. 

Ella se encontraba a espaldas mío.
Abrí la puerta con cuidado y comencé a bajar las escaleras para poder ver quién estaba abajo. Poco a poco pude ver todo el desorden, carpetas tiradas, hojas arrugadas y esparcidas por todo el piso. Los ruidos todavía se escuchaban y en el comedor, y ví una sombra. Una persona, que al parecer, era un chico. Vestido todo de negro, con una capucha y lo único que podía verle eran los ojos, ya que estaba todo tapado.
La madera de las escaleras hicieron ¡crack! Bajo mi peso y el chico encapuchado paró de buscar. Pude ver que era alto, pero sin músculos. Miró hacia donde yo estaba y me paralicé por completo. Se escuchaban los gritos de Michelle arriba en la habitación, llamándome desesperadamente. Lo único que pude decir fue.- ¿qué rayos haces en mi casa?

Él vino corriendo hacia donde yo estaba, y empezó a subir las escaleras. Con toda la desesperación subí lo que pude, tratando de cerrar la puerta pero él había puesto el pié antes de que la cerrara.
-¡Sal de aquí!-dije forzando con él, tratando de cerrar la puerta. Alison se volvió loca y me ayudó a cerrar la puerta, hasta que por fin pudimos cerrar la perta, trabando los dedos de él en la manija y se quejó. Cerré torpemente con llave y él trataba de abrir, con empujones y patadas. 
-¡TE DIJE QUE NO BAJARAS, DIÓS MÍO!-dijo Alison temblando.
-¿y si se escapaba y se llevaba algo? Yo no lo permitiría. ¡Nos están robando! ¡Necesitamos detalles para la policía!


Luces parpadeantes se asomaron por la ventana. ‘Rojo y azul’. La policía había llegado a toda velocidad. Una gran idea se me pasó por la cabeza. Podría abrir la puerta y empujar al chico por las escaleras, y así dejaría tiempo para que la policía lo viera, ya que no podría caminar por el golpe que tendría.

Actué rápidamente, y al abrir, él se encontraba ahí, más alto que yo. Lo empujé por las escaleras y él se agarró de mi camisa. Me sostuve por la baranda y él cayó sin preocupaciones: 'parado como un gato'. Como un experto. Sin lastimare un poquito. Largué un grito de pánico y él comenzó a correr hacia la cocina.

-¡La ventana!-dije alarmada. Alison trató de pararme pero yo salí bajando las escaleras y dirigiéndome hacia la cocina. Abrí la puerta y la ventana se encontraba abierta. Mientras entraba un frío de mañana, moviendo las cortinas blancas.

‘Había escapado’.

De una patada, la policía entró a la casa con armas y observando toda la casa.
Salí de la cocina asustada. Alison bajaba rápidamente y agradeciendo a la policía por haber venido lo más rápido posible, pero no fue suficiente. El chico había escapado. No sabía exactamente qué se había llevado. No me había tomado el tiempo de mirar qué es lo que tenía en la mano, pero estaba segura de que llevaría un cuchillo o algo así. ¿qué delincuente no llevaría un arma para matar la víctima? Y lo que más me preguntaba, ¿qué es lo quería? ¿qué cosa teníamos tan importante que él haya hecho todo esto? Que alguien me diga qué es lo que está pasando.

Traté de explicar a la policía lo que había pasado. El detective, que al parecer se llamaba Conan, me escuchaban atentamente mientras los demás, anotaban cosas y hablaban por la radio.
-Bueno-dijo el detective Conan-haremos lo posible para atraparlo. Nos quedaremos para evaluar qué cosa ha desaparecido e investigaremos sobre esto. Mientras tanto, deben quedarse aquí a esperar que sus padres atiendan la llamada y vengan para acá.

Yo asentí y abracé a Alison. Sabía que ella estaba más asustada que yo, y no podía soportar verla nerviosa y temblar. Ella siempre pensaba lo peor, pero no la culpo.

------------------------

Mis papás habían llegado y la policía les explicaba todos los detalles mientras nosotras veíamos un poco de televisión. No logramos dormir otra vez, así esperamos hasta que llegaran mis papas. Ellos dieron su ‘discurso’ de cuán preocupados estaban y todos se preguntaban; ¿cómo logró entrar? Todo estaba cerrado, y nadie tiene nuestra llave de la casa. Nada parecía haber sido forzado para abrir la puerta.

La policía se fue luego de unas horas, y mis padres, seguían hablando sobre lo que había pasado. No hay que pensar qué es lo que nos hubiera pasado, mejor estar en el presente y agradecer que estemos vivas.

El ‘tal chico’ no había logrado llevarse nada, y nos preguntábamos qué es lo que estaba buscando o tal vez había entrado a la casa, al azar. 
Una vocecita dentro de mí grito; ¡puede ser Zayn! ¡es Zayn!

¿Zayn? Yo no creo que él haya entrado a mi casa y menos esta noche, cuando él se había tomado las cosas enserio y se había disculpado, pero… ¡tal vez fue una trampa! Para hacerme confiar en él y así poder entrar a casa, sin sospecha alguna. ¡podría ser él! Estoy segura. Me levanté preocupada del sillón y fui a hablarles a mis padres, sobre mis sospecha.

-Mamá, papá-dije mirándolos. Ellos voltearon a mí.-necesito decirles algo-decía mientras me acercaba a la mesa, para hablar tranquilamente.
-Tengo sospechas sobre quién haya podido entrar a la casa-dije seriamente.
-¿Quién?-dijeron ellos levantándose, con los ojos abiertos, intrigados.
-Mamá… ¿alguien tiene las llaves de nuestra casa?-dije entrecerrando los ojos. Ella acarició su brazo nerviosamente, y miraba al suelo. Ya me parecía.
-Sí…
-¿Quién?-dije haciéndome la confundida.
-Za…Zayn.-dijo ella mirando al suelo. Mi padre la miró asustado.
-¿Ese chico? ¿el que molestaba a Michelle?-dijo desesperado.
-Sí, no, bueno en realidad es por que yo…
-Mamá, justamente cuando estaba en la fiesta él había hecho sus ‘discusiones’ estúpidas sobre que estaba arrepentido de haberme hecho sentir mal. Él hizo eso para que yo no sospechara nada sobre él. ¿no es así, mamá?-dije hecha furia. Ella negó.
-No lo creo, él jamás entraría así a la casa, siempre ha pedido permiso y…
-¿Y si les hace algo a las chicas?-dijo mi papá asustado-yo no sabía nada sobre esto. ¡nada!-comenzó a gritar.
-Yo, iré a hablar con él-dije seria.
Sentí que la puerta se abrió lentamente. Los tres miramos a Alison. Ella estaba con la boca abierta por lo que estábamos hablando.

-Pensé que él...-dijo Alison.
-Él no. Él hizo todo esto para que no sospecháramos nada. Me tomó como una tonta. Yo no soy tonta, ahora mismo, iré hablar con ese cretino-dije saliendo por la puerta de la cocina. 

Subí las escaleras y comencé a cambiarme, para enfrentarlo y decirle cuán furiosa estaba por lo que había hecho. ¿cómo pude creer en él? ¿qué es lo que quiere? Lo sabía. Él gana plata no solo en los billares y restaurantes, él gana plata; robando.

Sentí que Alison entró por la puerta, y se acercaba.
-¿Irás a hablarle?-dijo asustada.
-Sí-dije enojada-le diré lo gilipollas que ha sido. Lo odio. Por hacerme todo esto, y tomarme como una estúpida-decía mientras me ponía los borcegos negros.
-Yo iré contigo-dijo ella poniéndose una chaqueta.
-¿Estas segura?
-Sí, yo tampoco puedo creer lo ha hecho.

Salimos por la puerta ignorando las protestas de mi mamá, intentó detenernos pero yo no dejaría todo esto así. Quiero ver su cara cuando descubra que no soy tan tonta después de todo. Como él lo había pensado.
Sus planes no habían salido como él quiso. La chica tonta se los había arruinado.

Que alguien se burle de mí, no es un problema. Pero que lo haga constantemente, en mi cara y a mis espaldas, no. Es lo peor que me pudo hacer, después de todo.
Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...