Live in dreams.

Todo lo que piensas que sólo es un sueño, en cuestión de segundos puede hacerse realidad.

74Me gustan
21Comentarios
2318Vistas
AA

2. Es la hora.

 

[Narra Sofia]
Un día cualquiera. Te levantas y ni te planteas que hoy pueda pasar algo importante. Se trata de vivir la vida, como si fuera el último, pero en mi caso no es así siempre pasa algo importante.

Me levanto demasiado deprisa de la cama. “Mierda” pienso. Me da la sensación de que mi cabeza esta a punto de estallar. Cierro los ojos y vuelvo a tumbarme, esta vez con más lentitud. Intento recordar que hice anoche. Apenas recuerdo las cosas. Solo música, alboroto y… mucho alcohol. Ahogo un gemido de claro arrepentimiento. No dejo de prometerme a mi misma que no volveré a beber.
Alzo la mirada hacia mi mesita de noche y alcanzo el móvil con una mano. Son las doce de la mañana. Suspiro y a mi pesar me levanto de la cama. Me coloco las zapatillas y camino. Dios, mi cabeza da muchas vueltas, ¿o es la habitación? Me froto los ojos con las manos mientras camino hacia el cuarto de baño. Mis zapatillas de andar por casa hacen algunos ruidos molestos contra la moqueta cuando arrastro los pies, pero mi avanzada resaca me impide si quiera prestarles atención. Estoy intentando no pensar en lo que hice anoche para no arrepentirme de nada antes de despertar a Rebeca, mi mejor amiga.
Una vez en el baño me deshago de toda mi ropa y abro la ducha. Me quedo ahí un rato, sin apenas moverme, para despejarme y borrar la cara de sueño que tengo.

Aprovecho estos minutos de descanso para presentarme, me llamo Sofia. Tengo dieciséis años y mucha vida por delante. Me gusta demasiado la música, los chicos y la fiesta. Soy bastante extrovertida y no se me da mal la amistad. En general, una chica normal y corriente. Estudio en casa. Soy morena y tengo los ojos normales, mi nariz es redondita y más bien pequeña, mis labios son rosados y finos. Rebeca, es mi mejor amiga desde que éramos pequeñas, nuestras madres siempre han sido amigas y no iba a ser menos nuestra amistad. Cuando me descubrieron vino a vivir conmigo a Londres -¿te imaginas? Dos chicas de quince y dieciséis años viviendo solas en Londres, aunque siempre con visitas inesperadas por parte de nuestros padres…- Rebeca, tiene ahora diecisiete años y aunque se supone que al ser mayor eres más responsable, ella no lo es. (?)

Salgo de la ducha y me envuelvo en la toalla blanca que reposa sobre el lavabo. Me miro en el espejo con cierto miedo por lo que pueda encontrarme. No puedo evitar soltar una carcajada. Tengo maquillaje por toda la cara…Parece que me haya disfrazado de Halloween. Me desmaquillo y me peino el pelo pensando en lo que puede que haga hoy. Es sábado e iré a hablar con Simon, sobre el programa.
Salgo del baño y vuelvo a mirar la hora. La una menos cuarto… ¿UNA MENOS CUARTO? Madre mía… He estado casi una hora en el baño…

Abro el armario y saco unos vaqueros oscuros, una camiseta blanca de tirantes y ropa interior oscura. Me visto corriendo, ya sólo quedan los zapatos… Paso la mirada por cada uno de ellos hasta que me decanto por un par. Las alcanzo y me las pongo. Doble lazo y… Listo.

Cojo mi bolso y salgo de mi habitación. La una menos cinco ¡buf! Bajo las escaleras hasta llegar a la cocina. No se oye ningún ruido lo que significa que Rebeca aun no se ha levantado. Cojo un poco de chocolate de la nevera y le doy mordisquitos despreocupados mientras alcanzo mi libreta y un Boli. Los pongo sobre la mesa y escribo…

Rebeca: No he querido despertarte. Me voy a hablar con Simon, sobre el programa del lunes, probablemente me quede a comer allí y venga para cenar… Llámame si quieres detalles, o si quieres venir, Sofia.

Con eso bastara. Y probablemente no me llame. En fin… salgo a la calle y camino decidida. Hay un poco de viento, pero en general no hace frío…Saco el móvil, esta vez para llamar a Will. Aún no había sonado el segundo ¡Bip! y ya me había descolgado.

-¡Sofia! ¡Por Dios! ¿Dónde te has metido? Ya me ha llamado el Sr. Marshall y Simon, estaban preocupados y…
-¡Will! Respira hondo, Will… A nadie le van a salir heridas en los pies, por esperar…-llamo a la puerta del estudio y cuelgo el móvil. A veces este hombre es imposible.
Will me abre la puerta con los ojos platos. Le abrazo rápido y le doy un beso en la mejilla, entro y me lleva directa hacia una especie de pasillo.
-Busca a Simon, habla con él y que te explique todo respecto al programa, tengo que hacer unas llamadas y… ¡no te distraigas!-dicho esto sale corriendo dejándome con la palabra en la boca.-
-¡Bf! ¿Y cómo encuentro su ‘camerino’?- veo a un chico, al final del pasillo y decido preguntarle.- Perdona ¿Te importaría decirme donde esta Simon? Si lo sabes claro…
-Claro –sonríe.
Entre sonrisas y una larga charla por delante nos encaminamos hacia la puerta dónde se encontraba Simon y el chico, Zayn, se marchó sin decir si quiera un ‘Adiós’.

-¡Sofía!- exclama sorprendido, pero feliz de verme.- No me esperaba tu visita, no tan ‘pronto’.-ríe.-
-¡Simon!- acojo su abrazo y, cuando nos separamos, me mira de arriba a abajo, como evaluándome-
-¿Es éste el aspecto que tiene la nueva juez de uno de los programas más importantes…?- comenta con actitud desenfadada. Río y pongo los ojos en blanco, acercándome otra vez a el para abrazarle de nuevo
-Ejem...- oímos un carraspeo detrás de nosotros y me aparto rápidamente de Simon para ver quién nos ha interrumpido, aunque lo sabía mucho antes de ver sus centelleantes ojos verdes examinando la espalda de Simon. Me sorprendo a mí misma por ser capaz de distinguir ese breve carraspeo de Will de entre todos los demás. Supongo que en todos estos meses he llegado a conocerle mejor de lo que pensaba.
-Hola, tu debes de ser Will- saluda Simon con un marcado acento inglés y una sonrisa, tendiéndole la mano- Algunas por aquí me han hablado mucho de ti...- veo cómo me mira de reojo al decir esto, pero decido no darle mucha importancia y después de saludar con una sonrisa me dispongo a presentarles.
-Will, éste es Simon, aunque supongo que sabéis quienes el otro... Hacía mucho que no le veía- le dirijo una sonrisa afectuosa a éste -.

Tres días después.
[Narrador Zayn]
-Y después de esa increíble demostración de talento por parte de Cher Lloyd, tenemos preparado a otro grupo para presentar a nuestro último participante. Un gran aplauso a ¡One Direction!
"No me lo puedo creer... ¡Nos toca!" –pienso.
Y Sofía estará ahí…Es una de los ídolos del grupo, no solo por su talento sino por haber sido capaz de enfrentarse a una experiencia tan grande a una edad tan temprana. Me gustaría que acabáramos como ella, pero cada vez lo veo más difícil. Ha podido comprobar que todos los participantes tienen mucho nivel, tal y como nos temíamos. Ella ha estado juzgando muy duro, pero no se si seremos lo suficientemente buenos como para destacar entre todos ellos.
Nervioso, cambia el peso de una pierna a otra. Ahora están anunciando la actuación, aunque no podemos ver el exterior. Nos encontramos en un cuarto pequeño con una sola puerta, una puerta que da al escenario donde tendremos que demostrar nuestro talento frente a miles de personas.

[Narrador 0]
Una bombilla situada encima de la puerta se enciende, de color verde. Simon ha terminado de hablar, y ahora lo único que se oye en ese mar de gente son sus aplausos y silbidos, deseosos de ver el último número de la noche y descubrir por fin qué grupo y/o cantante han conseguido llegar a la final. En el interior de la pequeña habitación, los chicos miran al frente. La puerta se ha abierto. Es la hora.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...