Live While We're Young

Una novela que no dejará indiferente a nadie.

209Me gustan
152Comentarios
5363Vistas
AA

3. If your love is burning don’t give up my game.

 

Las condiciones fueron;

1-Tenéis que iros a vivir a unos pisos en el centro de Londres.

2- Firmaremos un contrato por un montón de dinero

3- Los menores de edad (yo  y Harry) viviremos con alguno de los demás.

Vale, mas que condiciones parecen que sean algo que hayamos pactado nosotros. Pero no. Solo teníamos eso para firmar el contrato. Y claro, aceptamos.

En tan solo dos días nos mudamos a los pisos. Yo vivia con Liam mientras que Harry vivia con Louis. Eran unos pisos bastante lujosos en el centro de londres.

-Eh chicos, Simon dijo que esta semana empezaríamos a grabar el primer single no? –pregunté

-Si. ¿Soy el único que se muere de nervios?-dijo Liam mientras acariciaba el pelo de Marie.

-No. –dijimos todos a la vez.

-Vamos chicos, estáis viviendo un sueño. Tenéis que aprovecharlo al máximo-nos animó Aida.

Mientras los demás hablaban me sonó el movil. Todos se callaron.

-¿Olly? ¿Qué tal?... ¿Ahora?... no puedo quedar… lo siento… tenemos que ensayar… vale. Adiós-colgé

-¿Qué tu novio ya te ha dado calabazas? –me dijo Louis muy borde.

-¿Perdona?-le dije yo- ¿Qué acabas de decir?

-Lo que has oído.

¿Podía ser posible? ¿No entiendo porqué Louis se ponía así?

-¿Por qué te pones así? ¿No puedo tener novio o que?

-No, si que puedes, pero lo que no puedes hacer es decirme a mi que no, y a las semanas, estar con otro. Vamos Rebeca.

-¿Por qué no? Yo ya te dije lo que pasaba.

Los demás nos observaban sin decir nada.

-Porque ya te lo dije. TE QUIERO BECCA! Y NO PUEDO SOPORTAR VERTE CON OTRO!

Yo me quedé callada. Sí, ya me lo había dicho hace unas semanas, pero… no así de ese modo.

-Nosotros… nos vamos… a la cocina-dijo Zayn. Todos le siguieron dejandonos solos. Aunque seguro que tenían la oreja puesta.

-Eso no es verdad Louis-no quería creermelo. No quería caer en la tentación que era el. No porque no quisiera. Sino por One Direction.

-Becca, joder. Admitelo. Me quieres tambien-se acercó a mi y nos quedamos a centimetros, mientras me susurraba- Sabes que me deseas, y yo a ti. ¿Por qué estás con Olly? Dejale. One Direction estará mas seguro si tu y yo estamos juntos-me mordió el lóvulo de la oreja.

-Louis, por  favor… no hagas nada. No hagas que me arrepienta de…-me volvió a morder el lóvulo ligéramente.

No pude resistirlo. Me mordí el labió, suspiré y aspiré el olor de su perfume. A la mierda. Que pase lo que tenga que pasar.

-Arrepentirte de que?-rió Louis muy cerca de mis labios.

-De esto-me tiré a sus labios como si de una leona se tratase.Notaba como Louis sonreía a la vez que bajaba su mano hacia mi culo.

-BRAVOO! Sii!-empezaron a aclamarnos los demás.

-Al fin tio!-dijo Niall- Nos ibais a matar con tanto sufrimiento.

Todos nos dieron la enorabuena. No sabía que todos estaban deseando que Louis y yo salieramos.

-¿Vamos a celebrarlo? –dijo Marie

-¿No tendrían que celebrarlo ellos? –bromeó Harry

-No Harry eso lo celebro contigo-dijo Louis con voz sexy.

-Anda vamos!-dijo Liam al fin. Y todos salimos hacia la calle.Mientras yo llamaba a Olly para decirselo.

Semanas después…

-Chicos, felicidades, vuestro disco es numero uno en las listas de Reino Unido!

-AHHH!-grité todo esto era un sueño.

-Voy a llorar-bromeo Harry.

-UN ABRAZO COLECTIVO! –dijo Liam y así hizimos.

-Chicos…-dije cuando nos soltamos- Ahora que estamos nosotros solos ¿puedo deciros algo?

-Claro cuenta, somos tooooodo oídos-respondió Niall mientras se comía un plato de spaguetti.

-Que gracias por estos  nueve meses. Y que ahora vosotros sois mi familia-me cayó una lágrima-Jo, esque… gracias enserio.

-OHH otro abrazo colectivo!-Propuso Zayn.

-No tienes que darnos las gracias. Tu eres parte de nosotros-me dio un beso en la mejilla Harry.

-Chicos, salís en 40 segundos- dijo un productor del programa donde estabamos.

Actuamos, nos hicieron la entrevista y nos volvimos para nuestras casas. Ya que en dos días, nos iríamos a Estados Unidos a provar suerte. Eso si es para ponerse nerviosos.

Que pasada de colgante-pensé mirando el escaparate- Mierda la tarjeta me la he dejado en casa.

-Bonito ¿verdad? –me susurraron en el oído.

-Louis! Jo, que susto-le dí un beso- ¿Me has seguido?

-Que va, solo estaba por aquí, y de casualidad te he visto-reimos- ¿Te gusta ese collar?

-Es precioso-dije mirandolo.

Era una gargantilla de diamantes y cristalitos, super bonita.

-Pues cierra los ojos-me dijo

-¿Qué?-le pregunté con los ojos entornados.

-Cierra los ojitos-me los cerró él y noté como se ponía detrás de mi- Vale espera un poco mas…-puso algo frio sobre mi cuello y lo cerró- Abre los ojos.

Los abrí miré mi cuello y vi el colgante del escaparate, ahora puesto en mi cuello.

-¿Cómo lo has hecho?-le pregunté.

-Ya lo tenía comprado de antes-me besó- ¿Te gusta?

-Es… es… es precioso Louis-lo abracé y empecé a llorar.

-Eh, oye ¿Por qué lloras?

-Porque no te merezco Louis-dije limpiandome las lágrimas.

-¿Por qué no? Eres boba si piensas eso. Tu me mereces, yo te merezco.Nos merezemos. Y nos hacemos felices el uno al otro. ¿Tu has visto Luna Nueva verdad?

-Claro-reí- ¿A que viene eso?

-Pues…  si tu te fueras, a mi me pasaría como a Bella.Si no apareciera alguien que me hiciera sentir lo que me haces tú. No sería persona. Y como no lo hay, no quiero que te separes nunca de mi lado. ¿Me entiendes? Así que dejate de cosas sin sentido

-Louis… eso.. es lo más bonito que alguien me ha dicho en mi vida…

-Pues vete acostumbrando-me dio un cálido beso en los labios y condujo hasta casa.

Allí Liam me esperaba con la persona que nunca creí volver a ver.

-¿Albert? ¿Cómo has sabido donde vivia?

-Pues las Directioners son mejores que los detectives-intentó bromear, pero yo no estaba de bromas. Una parte de mi pasado había vuelto a mi, y yo había jurado no pensar en el pasado.

-Chicos, este es Albert, eramos amigos en España.

Louis y Liam lo saludaron.

-Vamos a dejaros solos un rato-dijo Liam- Luego nos llamas vale? –me dio un beso en la mejilla y Louis otro en los labios y se fueron.

-¿Por qué no respondes a ningun mensaje, ni a nada?

-Porque no quería saber nada de mi pasado Albert… no… no quiero revivir nada.

-¿Por qué tus padres murieran?

Al recordarlo una punzada me dio en el corazón.

-¿Por qué has tenido que recordarlo?

-¿Sabes? Nunca lo pensé, pero ahora me he dado cuenta. Eres una cobarde. No quieres afrontarte a los malos momentos.

-¿Y que si no lo quiero afrontar? ¿Qué pasa si quiero vivir en una burbuja?

-Que algún día esa burbuja se explotará. Recuerda eso.

Después de esas palabras, se fue, dando un portazo.

Sus palabras tenían razón. Soy una cobarde, pero no.. no quiero revivir los días en los que yo y mis padres eramos felices. Prefiero no acordarme de ellos.

Me tumbé en mi cama. No tenía ganas de ir a ningún sitio. Simplemente tumbarme en mi cama y esperar a que me durmiera. A que se me pasara todo. Y así hice. Me dormí. Lo que no noté, es que Louis vino preocupado a casa, y al verme dormida y con la cara humeda, se tumbó a mi lado e inertemente yo me aberacé a el. Porque él es el único que consigue que me sienta segura. Como le decía casi todos los días, el era mi Superman.

….

A la mañana siguiente me desperté aun abrazada a el. Pero el estaba despierto. Mirandome con ojos de amor.

-¿Estás mejor?-me preguntó.

-¿Cuándo has venido?

-Anoche. Como no llamabas le dije a Liam que me dejara sus llaves ya que el se iba a quedar en casa de Marie. Y al verte aquí con los ojos llorosos, decidí quedarme.  ¿Qué pasó con el chaval ese?

Me incorporé y miré por la ventana.

-No es importante… tranquilo-mentí.

-Tiene que ser importante si te hizo llorar-me besó el hombro-Cuentame anda.

-Me dijo la verdad. La verdad que yo no he querído creer.

-¿Qué verdad?

-Que yo no quería saber nada de mi pasado porque era una cobarde. Que  vivo en una burbuja, y que esa burbuja algún día explotará.

-Solo te voy a decir dos cosas-se puso delante de mí- La primera, tu no eres ninguna cobarde y la segunda, si esa burbuja explota, yo estaré ahí para que no te hagas daño ¿vale?

-Ya pero…-me calló.

-Shh-me tapó la boca- Ves y habla con el. Tranquilamente. ¿De acuerdo?

Asentí. Me levanté y empecé a cambiarme la ropa.

-Por cierto Louis-me giré aún con el pantalon y el sujetador puestos- Te quiero.

-Eso ya me lo has dicho-rió

-Pero ahora no es un te quiero normal. Es un te quiero para que no te olvides. Le besé la mejilla.

-Nunca lo haré, porque nunca tendré que olvidarte.

Nos fundimos en un gran beso. Un beso donde lo decíamos todo sin necesidad de palabras. Bajó sus lavios hasta mi cuello, dejando ahí una pequeña marca. Sonreí.

-Y esto para que no te olvides de mi-me susurró al oído.

-Nunca lo haré-le sonreí- Ni aunque esto fuera un sueño.

-Si esto fuera un sueño, nos encontraríamos en la vida real-me volvió a susurrar- Sería injusto no conocernos.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...