Moments

Una chica de 23 años ve su vida cambiar por completo cuando se muda a Inglaterra y conoce al amor de su vida.

120Me gustan
43Comentarios
4731Vistas
AA

7. Stereo hearts

 

Abrí los ojos lentamente. Tardé unos segundos en darme cuenta de quien era.

“Harry… Hola” murmuré mientras me sentaba en el sofá “disculpa, me quedé dormida. ¿Hace mucho que estás aquí?”. Estaba hecha un desastre: despeinada, los ojos un poco rojos y cara de enferma, no dejaba de estornudar…

“No mucho. Lo suficiente como para saber que es cómico ver tu cara cuando te despiertas jaja” rió.  “Jaja, no es divertido, Styles” respondí intentando lanzarle un cojín. “¿Cómo te sientes?” me preguntó mientras se sentaba a mi lado.   “Mal. He estado toda la tarde con fiebre” dije poniendo cara de niña chiquita “¿Qué hora es? Creo que ya me toca la medicina otra vez”. “Son las 5:20” respondió.

“Todavía no, pensé que era más tarde ¿quieres algo? Agua, jugo…”  le pregunté mientras intentaba levantarme del sofá pero Harry no me dejó. “¿Cómo te vas a levantar? No, estoy bien así, gracias” me sonrió.

“Quería hablarte de lo de anoche. Estoy muy apenada, de verdad. Empezando por haberte hablado mal cuando me encontraste. Yo no tenía por qué haber pagado mi molestia contigo, tu sólo estabas tratando de ayudarme. Lo siento. Después por lo que hizo Charles ¡qué grosero! tú ni siquiera tenías nada que ver en el asunto. Por Dios… Si hubiese sabido quién era en realidad nunca hubiese aceptado salir con él. Fue una completa pérdida de tiempo”. Bajé la mirada al piso porque sentí una lágrima bajar por mi mejilla.

“¡Hey!”  Dijo mientras secaba la lágrima y me miró fijamente a los ojos. “No llores, eso no lo merece. A parte que llorar no te ayuda para nada ahorita. No tienes motivos para pedirme disculpas, yo entiendo que estabas molesta. Por lo otro tampoco te preocupes, no fue tu culpa”.

“Es que no lloro por él, es una lágrima de decepción, de molestia. Hace cuatro años que no salía con nadie hasta que Tom nos presentó. Un día él y Lilly salieron a reunirse con ex compañeros de la universidad y me llevaron para que conociera más gente. Charles y yo empezamos a hablar, intercambiamos números y a la semana empezamos a salir. Salimos como tres o cuatro veces, a veces me pasaba buscando para almorzar en la universidad y así. Nunca pensé que podíamos llegar a algo serio porque había sospechoso en él que siempre me hizo dudar. No sabía si eran ideas mías porque estaba paranoica o qué, pero al final tuve la razón. En fin… Lo que quiero ver es la cara de Lilly cuando se lo cuente, ella fue la que más me insistió para que saliera con él porque le parecía una persona ‘bastante agradable’ ¡ja! Demasiado, diría yo… y bueno, también tengo que darte las gracias por haberte mojado con ese aguacero y haberme traído hasta acá. Sólo tenemos un día conociéndonos, no tenías por qué tomarte esa molestia”.

“No fue ninguna molestia. No podía dejarte ahí y que caminaras hasta aquí bajo esa lluvia, podía pasarte algo” Me guiñó el ojo y me abrazó. “Pero muchacha ¡estás prendida en fiebre! ¿Dónde tienes las compresas? ¿Y otra cobija? ¿Algún medicamento? ¿El termómetro?”.

“Cálmate, no me voy a morir por una fiebre jajaja. Las compresas están en un estante en la cocina, las cobijas en la puerta que está debajo de la escalera y los medicamentos y el termómetro aquí en la mesita”. Harry se levantó inmediatamente a buscar las cosas. Me parecía muy tierno que quisiera ayudarme.

Volvió a los pocos minutos con la cobija. Me arropó en ella y me dijo que me tomara la temperatura mientras el conseguía algo donde traer agua tibia. Tenía 39,5 °C. Entonces lo vi regresar con un recipiente lleno hasta la mitad, una compresa y un vaso con agua.  Tomé una pastilla al tiempo que Harry me ponía la compresa en la frente. Se acomodó de nuevo en el sofá y me abrazó. La televisión seguía encendida, estaban pasando una de mis películas favoritas, El Ilusionista. “La persona que escribió el guión de esa película es un genio, de verdad. Me encanta” le dije.

Cada 15 minutos Harry estaba pendiente de cambiar el agua de la compresa. Cuando la película terminó ya había bajado la fiebre. Me tomé la temperatura y estaba en 37. Entonces él me dejó levantarme del sofá. “Quédate a cenar. Dame unos minutos que me cambie y bajo a preparar algo”. “De acuerdo” contestó.

Subí a mi cuarto, me bañé lo más rápido que pude, me cambié de ropa y bajé. Al llegar a la cocina, Harry ya estaba cocinando algo,

“Pero ¿Qué…? ¡Harry! Te dije que YO iba a preparar algo” Protesté.

“Nada de eso. Me tomé el atrevimiento de cocinarle, señorita, porque usted no está en condiciones de hacer nada todavía. Espero que no se moleste conmigo” Me regañó.

Cuando la ensalada y los sándwiches estuvieron listos, nos sentamos en la mesa de la sala para poder escuchar lo que quedaba del noticiero.

“Y ya para finalizar, en la sección de farándula tenemos que el líder de la banda One Direction, después de haber regresado a su casa para un merecido descanso, fue visto ayer en horas de la noche en el centro de la ciudad con una chica de la cual aún no tenemos información. Ambos fueron vistos unas cuadras después del restaurante favorito de Styles. Éste, dejó su carro estacionado en el medio de la calle para tomar a la chica y subirla. No sabemos quién es esta muchacha ni qué relación tiene con el cantante pero nos preguntamos ¿Qué dirá Caroline cuando se entere?¿O será que Styles y Flack ya no están en una relación y cada quien está haciendo su vida?¿Será esta la nueva pareja de Hary?  Aquí los dejamos con fotos que nos hicieron llegar los fans a través de Twitter. Con esto, nos despedimos hasta la emisión de mañana. Buenas noches”.

Las imágenes empezar a pasar una por una delante de mis ojos: la chica de la foto era yo. Estaba boquiabierta. “¿Cómo hace esta gente?” Pensé “claro, Caroline… casi se me había olvidado que Harry tenía novia”. Él parecía molesto. Su teléfono sonó.

“¿Sí?” contestó y hubo una pausa “No Caroline, no tienes ningún derecho a hablarme así, ni a molestarte. Lo de nosotros se acabó ¿es que no lo entiendes? Deja de perseguirme ¿por qué no te vas con tu mánager? Por lo visto se la llevan MUY BIEN” se quedó callado por unos segundos. Su cara empezaba a ponerse roja “No me vuelvas a llamar, ni vuelvas a venir, por favor” Colgó la llamada y volvió a la mesa. “Discúlpame, de verdad. Es obvio que también estaba viendo las noticias… Estoy cansado de ella. Terminamos hace un mes porque la encontré con su mánager. Aunque de todas formas fue lo mejor que pudo pasar, ya yo no quería seguir con esa relación” se disculpó.

Entonces, ya no tenían nada. Una parte de mí se sintió aliviada, después de todo no tenía novia. Por otro lado no podía dejar de pensar en lo que acababa de ver en el noticiero. Se me había saltado el pequeño detalle que Harry era una figura pública y por eso los medios estaban pendientes hasta de cuántas veces al día pestañeaba.

“No te preocupes. Eres famoso, todo el mundo siempre querrá enterarse cuando rescatas  damiselas bajo la lluvia jajaja”. Ambos reímos.

Terminamos de comer y buscamos otra película para ver. Nos acomodamos en el sofá y el me volvió a abrazar. Al rato empecé a sentir sueño, seguramente por las pastillas. El sueño fue más fuerte y sin darme cuenta me quedé dormida en el hombro de Harry.

A la mañana siguiente cuando desperté, Harry se había ido. 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...