Moments

Una chica de 23 años ve su vida cambiar por completo cuando se muda a Inglaterra y conoce al amor de su vida.

120Me gustan
43Comentarios
4759Vistas
AA

5. Don't tell me

 

*regreso a mi punto de vista* 
No lo podía creer ¿Qué hacía ese idiota aquí? Me bajé del carro de Harry furiosa. 

"Vete de mi casa, Charles. Ahora mismo" dije en un tono de voz bajo, pero firme. No quería que Harry se enterase de nada porque me daba vergüenza que tuviera que presenciaresadiscusión.

"¿Qué pasa? Primero no contestas el teléfono, después te vas corriendo del restaurante sin decirme nada, llegas a tu casa con otro tipo y encima me dices que me vaya. Si no querías salir más conmigo sólo tenías que decírmelo, no montar este teatro. No sabía que las venezolanas eran unas zo..." 

"¿Cómo te atreves? " chillé " te recuerdo que fuiste tú quien estaba en el restaurante con otra ¡En el mismo restaurante donde nos íbamos a ver! Por eso no pudiste buscarme aquí, por eso no respondías el teléfono cuando te llamé. Y no digas que vi mal o que puedes explicarlo, porque, perdón, un beso como el que vi sólo tiene una explicación ¡Con razón te la pasabas ocultándote las veces que salimos, con razón siempre te ibas para otro lado y te cambiaba la voz si te llamaban! ¡No soy tonta!". Seguí sin alzar la voz aunque ya no aguantaba más su cara de niño inocente. Me enfurecía que pensara que era una tonta, que iba a creerle.

"¿De qué hablas? ¡Estás loca!" gritó. Harry salió del carro y se paró a unos pasos de nosotros. 

"Sabes perfectamente bien de lo que hablo. Por favor vete y no vuelvas ni me llames más nunca. ¿Quedó claro?" 

Charles se dio la vuelta maldiciendo. Cuando pasó al lado de Harry y escupió al piso y le dijo: "espero que estés contento" 

"Harry, siento mucho que hayas tenido que ver este espectáculo. Estoy muy apenada, de verdad. Gracias por..." no podía mirarlo a los ojos. 

Sin darme cuenta, Harry me tomó en sus brazos. “Todo va a estar bien. No te preocupes” no sé si era frío, pero sentí un cosquilleo en la espalda. Estaba temblando de frío de rabia y esos brazos que me sujetaban con firmeza me hacían sentir segura. “Creo que lo mejor es que hablemos después. Cálmate. Lo mejor es que te vayas a cambiar, para que no te enfermes. Buenas noches” le contesté con una sonrisa floja, pero sabía que había entendido lo que quería decir. Me besó en la frente y se fue.

Entré a mi casa y lo primero que hice fue tomar una ducha de agua muy caliente mientras dejé preparando un té en la cocina. Me puse el pijama más abrigado que encontré y puse la ropa que se había mojado encima de la lavadora para lavarla al día siguiente. En eso me di cuenta que me había quedado con la chaqueta de Harry. A pesar de que estaba empapada, seguía oliendo a su perfume. Cuando terminé la taza de té fui directo a mi cama y me arropé con dos cobijas. Todavía tenía mucho frío.

Estuve mucho rato dando vueltas en la cama pensando en lo agradable que era conmigo aunque teníamos un día conociéndonos, en cómo Harry había aparecido en medio de la lluvia y me había llevado hasta mi casa, en cómo respetó mi silencio, en cómo estuvo atento mientras peleaba con Charles, en cómo intentó tranquilizarme, en su abrazo… ¿qué pasa? No me podía estar gustando, él no. No podía estar confundiendo las cosas, el no estaba tratando de conquistarme ni nada por el estilo: sólo estaba siendo agradable. A parte él tenía novia y yo tenía que tratar de alejar esos pensamientos. Y mientras mi mente se debatía entre fantasear y poner los pies sobre la tierra, yo me quedé dormida. 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...