To weird to live, to rare to die


0Me gustan
0Comentarios
136Vistas

1. The begining

Si las botellas hablaran te contarían esta historia. Mi historia de desenfreno, decadencia y exploración de la perdición. Fue la forma que hallé para explicarme, para vivir y ser, para descubrir en lo más profundo de mi existencia mi incapacidad de convivir en sociedad.

Desde pequeño me consideré diferente.

-¿Qué niño de 4 años se sube al techo de su hogar para pedirle a los extraterrestres que se lo lleven lejos?, que él guardaría sus secretos, que le confíen sus conocimientos.

Creo que en eso se basa mi búsqueda, un interminable camino de descomposición material para encontrar el sustento espiritual, ya sea conocimiento o amor o tranquilidad o paz, que nunca he tenido.

Un insaciable hambre de saberlo todo me domina, y lo peor es que a medida que avanzo estoy más consciente de la inhabilidad humana de saber, de la constante capacidad de producción de contenido del mundo.

Sin embargo, el dolor que ha caracterizado mis pasos ha ido de la mano de mis desventuras humanas. De no poder apreciar cuando pequeño a mis congéneres, y en el exceso de compasión que produzco hoy en día.

Tengo una lucha a muerte con la sociedad y los preceptos morales comunes. Soy un pervertido y enfermo, me imagino las peores cosas y las deseo, pero de igual forma soy la persona moralmente más correcta que existe. Soy una contradicción en este mundo. El anticristo encarnado en los actos de Jesús (sin ser religioso), escondo mi vida en pensar mal y actuar bien. Soy la contradicción humana del siglo XXI, la incorrección total del comportamiento humano, que peca con actos y se constringe en pensamiento.

Tal vez todo nace de mi amor por las mujeres, que me son esquivas en mi adultez y de las cuales corrí ingenua y tímidamente cuando pequeño, aun sabiendo que mi deseo más profundo era estar a su lado.

Mi mayor deseo y causa de afecto fue Ana María, una hermosa niña que me miraba con ojos fulgurantes, con una llama imprecisa y un brillo que en mi opinión denota el amor. El ejemplo más claro de la pasión se refleja en los ojos, (tal vez sea una gota, una lágrima, un sucio en la córnea), pero para mi el amor se encuentra en ese lugar, ni en las acciones ni en las palabras, la verdadera pasión se descubre en los ojos.

Ella fue mi objeto de deseo e incluso mi mejor amiga, charlabamos mucho (no recuerdo de qué), nos mirábamos y reíamos, teníamos planes de vivir en la selva en una casa de madera los dos solos. Era mi idea, ella me seguía.

Un día le confesé a un niño de la ruta que la amaba, casualmente el terminó convirtiendose en mi mejor amigo actualmente, un angel oscuro que me lleva hacia los rincones más profundos de mi desesperación, el alcohol es un gran problema para mi, y su más fiel aliado y reclutador es mi confidente.

Ese mismo día mi "amigo" le contó todo a ella, en medio de una reunión escolar. Lo recuerdo vívidamente porque era un día especial en el colegio, habían presentaciones de los grados mayores y nos sentaban en unas largas filas de madera en las cuales entre 15 y 20 niños asentían como figuras ante las presentaciones.

Pude ver a mi amigo acercarse a ella lentamente, cambiar de silla y ponerse a su lado, ellos se encontraban tres puestos delante mio y yo solo podía sentir el mierdo recorrer mis venas, el insoportable temor de ser expuesto ante una confesión la cual quería guardar solo para mí. El le decía cosas, ella volteaba a mirarme, poco a poco sus ojos se encendieron al verme y podía sentir el calor de sus sentimientos y la profundidad de su relación conmigo acrecentarse.

Ella me correspondía, era claro para los dos. Yo tenía miedo y no podía soportar esa situación de indefensión en la que me encontraba, incapaz de controlar la situación.

La obra terminó y debimos ir hacia los salones, ella caminaba adelante de mi volteando cada tantos segundos y desnudandome con su mirada de completo y total amor. Yo no sabía y ante lo que empezaría un patrón en mi vida, decidí acercarme y hablar.

Ella me dijo sonriente -Hola-

-Hola- le contesté, -quiero decirte algo, eso que te dijo ese muchacho en la obra, todo eso es mentira-

Rapidamente sus ojos se apagaron, su pecho se contrajo, y siento que un poco de su espíritu se desvaneció en el suspiro.

Ese sería el comienzo de mis tormentos.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...